25/junio/2007

La importancia de llamarse Pedro y no Peter

¡O Juan, en lugar de John! Que a qué viene eso, pues muy sencillo. Que la globalización ha muerto… o mejor dicho, que la globalización ha iniciado un proceso de readaptación. Me explico…
Preparando un reportaje sobre MySpace con motivo de la apertura de una nueva filial, esta vez en España (ya está en 9 países, incluido Estados Unidos, donde está la central), he podido comprobar cómo las multinacionales, esas que han hecho de la globalización su DNI, han empezado (bueno, realmente llevan ya algún tiempo) a volver sobre sus propios pasos y dar otros nuevos.
Con sus enormes tentáculos, principalmente financieros, han conseguido asentarse en todos los rincores del mundo por muy escondidos que estuvieran. Pero se han dado cuenta que instalar toda su pesada maquinaria en un país no era suficiente para convencer a los consumidores foráneos de las buenas virtudes de sus productos y/o servicios. En esa línea, han visto que, aunque sean grandes y globales, para crecer en esos mercados necesitan convertirse en locales, es decir, ser Pedro y no Peter. Es el caso, por ejemplo (hay más), de Youtube o MySpace que han abierto sus respectivas delegaciones en España, con equipos humanos de aquí con la idea de que conocen el mercado local, los gustos, preferencias y necesidades de los usuarios españoles. Como dice un compañero, “apuestan por construir una sensibilidad local hacia sus servicios globales”. Esto no es nuevo, porque ya lo han hecho en otros países, pero es la tónica general y lo habitual a partir de ahora. Y eso es así, porque se han dado cuenta que cada vez más existen pequeñas empresas locales que copían sus ideas de negocio para implantarlas en sus respectivos países. Eso obliga a estas grandes multinacionales a una carrera de expansión internacional trepidante para evitar que surjan pequeños negocios a la sombra de sus ideas, y en los casos en los que ya llegan demasiado tarde, es decir, cuando esos negocios locales ya están implantados y afianzados, comprarlos.
Los mensajes que podemos extraer de esta tendencia (de lo global a lo local) son:
1.- Que las empresas nacionales o locales juegan con ventaja respecto a las multinacionales, porque conocen al dedillo a sus respectivos mercados (y sino es así, ya estás tardando en conocer a tus clientes).
2.- Que las empresas nacionales o locales pueden investigar qué hacen otras en otros países y adaptarlo -en menor tiempo posible por eso de la libertad de movimiento del pequeño frente al grande en la toma de decisiones- a sus respectivos mercados.
3.- Y que las empresas nacionales o locales que sean las primeras en algo siempre juegan con la ventaja de ser compradas por una multinacional. Y los ejemplos son muchos. Y eso es un aliciente, ¿o no?
Pues no pierdas tiempo y sácale partido a tu tamaño.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Javier Escudero

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


6 + ocho =

Siga los comentarios en RSS