27/julio/2007

USA que estás en los altares

Cuando medio país está pensando en lo poquito que le queda para cogerse las vacaciones, hay otros “adelantadillos” que ya nos hemos gastado todo el crédito vacacional del año. No se si será por casualidad, o por lo “barato” que está el dólar, el caso es que tres compañeros de la redacción hemos coincidido este año en poner rumbo a los United States of America.

Gran país, tienen de lo mejor del mundo… y de lo peor. Pero hoy me gustaría contrastar con vosotros la opinión que me he traído del espíritu emprendedor que tienen allí. Es un tópico: “Los Estados Unidos… la tierra de las oportunidades”. Y es verdad, hay oportunidades, si bien no para toda la población: la enseñanza primaria es gratuita en las escuelas públicas, pero la enseñanza superior sólo está reservada a los mejores (en los estudios, en el deporte,…) o a los ricos.

Cursar una carrera en una universidad privada puede costar entre los 250.000 y los 300.000 dólares. Otra opción es alistarse al ejercito (se podían ver anuncios en los que ofrecían 70.000 dólares de prima inicial una vez te alistabas y posteriormente otros 120.000, para estudiar la carrera que tu quisieras en la universidad que quisieras). Claro, que esto tiene el inconveniente de que te alistes para hacer derecho y acabes pegando tiros en Bagdad.

Ahora, tampoco es obligatorio hacer una carrera para ser un empresario de éxito, puede ser uno el típico self-made man (aunque el perfil de moda de los entrepreneur en estos tiempos se corresponde más con el de un universitario con una start up tecnológica o una spin off de alguna universidad). Claro que tal y como está estructurado el mercado laboral allí (el despido es libre, no existen días festivos ni horario, 9 días de vacaciones al año,…) y dado que mucha gente tiene dos trabajos para poder mantener un nivel de vida aceptable -con unos ingresos anuales por encima de unos 3.000 dólares mensuales-… la opción más lógica para prosperar económicamente es montarte tu propio negocio.

Con esto lo que quiero decir es que allí se ve claramente el refrán tan nuestro de “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”. O sea, que en los USA hay que “emprender” obligatoriamente si quieres llevar una vida cómoda, una buena casa y un “carro” grande. Una iniciativa casi forzada para escapar de una vida cómoda pero básica, que contrasta con la facilidad con que en Europa solemos tender hacia esa última opción (muchos prefieren ser funcionarios o contratados laborales indefinidos,… “me engañarán en el salario pero no en el trabajo”…). Y es que mientras aquí vivamos tan bien como ahora -más de cinco personas con las que he hablado en este viaje en los USA me han declarado que tienen pensado venirse a vivir a España por nuestra calidad de vida-, lo del espíritu emprendedor seguirá siendo una “vocación” más que una “necesidad”.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Javier Inaraja

1 Comentario Añade un comentario

  • 1. Francisco Jesús López Ramos  |  27 de julio de 2007 a las 20:04

    Muchas veces me pregunto si realmente en España vivimos también como presumimos, sobre todo teniendo en cuenta que nuestros salarios no son precisamente los más altos del Europa, y sin embargo los precios sí que están en niveles perfectamente europeos.
    Aquí desde luego sí somos expertos en sacarle provecho y lustre a lo poco o mucho que tenemos, y con un sueldo medio y la ayuda (en metálico o en canguradas) de nuestros padres, conseguimos llevar a nuestros hijos al colegio concertado (¡la enseñanza pública es para los pobres!), comprar un coche de gama media-alta y un piso a 10 ó 15 Kms de la ciudad donde trabajas (eso sí con piscinas y centro comercial a 5 minutos). Si luego no llegas a fin de mes, nadie se entera.
    Yo creo que en España vivimos bien, pero nuestro estado de bienestar no se asienta en las condiciones laborales ni en la protección del Estado, sino en cómo nos tomamos la vida (y el clima, claro), de lo cual también se contagian los guiris.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


5 − = dos

Siga los comentarios en RSS