31/julio/2007

Para todos los públicos (II)

Hace poco escribía un post sobre Nikko UK, una empresa británica que ha lanzado al mercado recientemente un juguete para aficionados de todas a las edades a los coches teledirigidos pensado para ser utilizado por personas con algún tipo de discapacidad física (no me digas que desde entonces no le has estado dando vueltas a qué otros productos se pueden -y se deberían- adaptar…). Esta semana me he encontrado en TechCrunch con otra buena idea -que, lo reconozco, se me había pasado comentar- dirigida para otros consumidores.

White Cane Label es una tienda de ropa on line para personas con discapacidades visuales -¿a qué te suena la idea? Claro, te la propusimos hace medio año en la revista-. Esta tienda funciona mediante sonidos y textos en lugar de confiar en las imágenes. Los navegantes reciben recomendaciones en función de las respuestas que den a un particular cuestionario que trata cuando entran en la página de averiguar su estilo. Cada recomendación incluye una descripción detallada del producto, además de su precio.

Y, lo que redondea la idea -y lo que me ha animado a escribir hoy sobre ella-, cuando la tienda envía la ropa a los consumidores incluye etiquetas en braille -lo que abre la puerta a otros negocios- que informan al comprador sobre el diseñador, los materiales, el tamaño, el color… de forma que no sólo sepa que lo que ha comprado es lo que ha pedido, sino que, además, encaja con la forma que tiene de organizar un armario una persona con una discapacidad visual.

De momento, esta idea es sólo un proyecto universitario -la idea se le ha ocurrido a dos estudiantes del Instituto de Tecnología de Rochester-. De hecho, sus fundadores confían en donaciones de diseñadores para configurar su catálogo. Sin embargo, a finales de año quieren comenzar a funcionar.

Por cierto, no estoy en absoluto de acuerdo con algunos de los comentarios que aparecen en Techcrunch que dicen que es una no-money idea. ¿Seguro? Hay consumidores y se ofrece un producto de calidad que también piensa en el consumidor cuando ya ha hecho la compra -piensa en cómo utiliza ese producto… no sólo piensa en vender-.

Si quieres leer más sobre cómo adaptar páginas web, entra en este link.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Rafael Galán

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


4 − = tres

Siga los comentarios en RSS