18/diciembre/2007

Blogs + opiniones + productos = así las piezas sí encajan

Reducir la forma que tenemos de ver el mundo a ‘bueno’ y ‘malo’ es un error… salvo que sea a la hora de recomendar productos. Cuando queremos gastarnos los cuartos en un producto queremos tener todas las garantías posibles y queremos saber que lo que compramos es lo mejor, no medio-bueno, regular, medio-malo o algo que a-lo-mejor-nos-gusta o nos-podría-gustar… ¡queremos saber si es bueno… o malo y ya está (y así no lo compramos)! A lo mejor nosotros pensamos que eso que queremos comprar es una maravilla -impulsados por el deseo consumista más irracional o convertidos en zombis por una mega-campaña de publicidad… que yo llevo un año enterito luchando para no comprarme la Nintendo Wii-.

Dicho todo esto, repasando TechCrunch me he encontrado con un ‘viejo’ conocido: Summize.com, una web, que por exponerlo de una forma sencilla, reduce el mundo a bueno y malo. Tal y como nos gusta a los compradores. La blogosfera lleva ya tiempo dando voz a las recomendaciones de los consumidores, pero unas webs se quedan sólo en recomendar

Summize (un proyecto que pusieron en marcha a mediados de 2006 dos ex-AOL con una inversión de 750.000 dólares), claro, es mucho más compleja que esto. Es un buscador de información sobre productos en blogs (navega entre medio millón de bitácoras) que tiene en cuenta dos descriptores: bueno y malo. A partir de ahí enlaza esas opiniones con productos similares, al estilo de todos los negocios web que están proliferando en torno al concepto de ‘reviewosphere’ (la nueva ‘palabrota’ con la que se hace referencia ahora a lo que llevamos ya más de tres años llamando recomendaciones).

Aunque de momento se centra únicamente en opiniones sobre libros, cine, aparatos de electrónica de consumo y juguetes, en breve incorporará búsquedas de información sobre coches, hoteles y restaurantes… y lo que se les vaya ocurriendo. En su home, no sólo incluyen el buscador, sino que además hacen propuestas a los internautas sobre las ‘tendencias’ del día (lo más buscado al estilo Technorati). La gracia de todo esto está en que está enfocado a productos y a venta de productos. En un par de clics del ratón ya estás comprando (haz la prueba tú mismo). La gracia del negocio está en cómo hace las búsquedas: sentimientos puros y duros. “A mi me ha gustado” vale más que “me salió barato”.

Este negocio, mutatis mutandi, me ha recordado mucho a la española (en espíritu y equipo) MyStrands, centrada únicamente en recomendaciones musicales.

¿Se te ocurren otros campos a los que trasladar esta idea de negocio?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Rafael Galán

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


− 5 = dos

Siga los comentarios en RSS