12/febrero/2008

Sampling consistente

Vuelvo a uno de mis temas favoritos (y recurrentes): lo que te llega (o lo que no te llega y querrías desesperadamente que te llegara) al buzón de correo. El gancho ahora es Matter, un nuevo experimento de sampling a domicilio que se va a poner en marcha en el Reino Unido que me ha llamado mucho la atención: se trata de una pequeña caja con productos gratis de distintas empresas dirigida a segmentos muy, muy concretos de población, que a mi, por lo menos, me gustaría que me llegara a casa.

Así, a simple vista, lo reconozco, suena raro. Lo de sampling suena a: “Todo lo que me envíen sin mi consentimiento va a terminar en la basura en menos de dos minutos”. Y lo de a domicilio suena a: “Empresa pesada que me persigue a casa porque no quiere darme ni una tregua para descansar de sus aburridos mensajes publicitarios”. Bueno y también suena a: “Nadie da duros a pesetas” (todavía no hay traducción a euros para este dicho popular). Eso a primera vista, porque detrás tiene mucha chicha.

Para empezar la empresa que lo quiere popularizar (Artomatic) cuenta, nada menos que con la colaboración (interesada, pero colaboración al fin y al cabo) del Royal Mail, el Correos de aquellos lares. Esto, además de ofrecer garantías sobre la seriedad del proyecto (tanto a las empresas anunciantes como a los consumidores: a unos, por las garantías de distribución… vamos que están pagando a una empresa seria; a otros por seguridad… que no se trata de un envío engañoso).

Como todo en esta vida… empresarial la clave está en cómo se hace.

¿Qué es lo que va dentro de la caja? Desde libros de la editorial Penguin hasta muñequeras para jugar a la Wii (¿no me digas que no es útil?), pasando por un calendario de diseño de la compañía Virgin Atlantic (que ha ganado varios premios). Puedes leer aquí sobre los productos que enviaron en su primera experiencia piloto (cuyos resultados les han animado a seguir adelante).

Los envíos, por supuesto, no son masivos. La audiencia se segmenta y se vuelve a segmentar (en función de todos los criterios que interesen a las empresas que van dentro de la caja y de las sub-audiencias: no todo vale para todos). Ahí, como resulta obvio, está la clave de éxito de un negocio de este tipo. Sobre el primer envío oficial -que se realizará en verano de este año- tan sólo ha trascendido que se dirigirá a hombres de entre 25 y 35 años.

De momento a Nintendo, Nissan, Toyota y Virgin, entre otras empresas, ya les ha parecido una buena idea. Y aquí el modelo de negocio está claro: tú pones el producto y yo te cobro por los envíos… y por garantizarte que lo hago bien.

Esta iniciativa está abierta (en principio) a todas las empresas que estén interesadas. Eso sí, hay una criba. Los criterios los ponen ellos.

A mi me parece interesante… y replicable en nuestro país.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Rafael Galán

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


ocho − = 5

Siga los comentarios en RSS