20/mayo/2008

Comunicar despidos, ¿un nuevo uso para los blogs?

Quería iniciar este post dando un dato fiable acerca del número de blogs que existe actualmente. Sin embargo, las cifras oscilan demasiado según la fuente, así que prefiero obviarlo. Lo que está claro es que hay muchos, quizás demasiados. Esa proliferación exagerada de bitácoras se debe, en parte, a los distintos usos que se le pueden dar.

Unos lo hacen simplemente por satisfacer su ímpetu a la hora de comunicar. Otros recurren a ellos porque son una plataforma sencilla y económica para crear nanomedios de comunicación. Algunos, como Julio Alonso, director de Weblogs SL, se están montando, con bastante acierto, su pequeño imperio (algunos meses su red de blogs supera los 30 millones de páginas vistas).

Muchas empresas los utilizan para dar a conocer sus novedades, alguna para presentar sus proyectos y captar compradores y ahora acabo de descubrir un nuevo uso: comunicar despidos.

Martin Varsavsky, el empresario argentino que fundó (y posteriormente vendió) Jazztel y Ya.com, acaba de utilizar el suyo para reducir la plantilla de Fon. En uno de sus post comunicó hace unos días el cese de parte de su plantilla: “Vamos a tener que hacer una reducción de personal de 14 personas (…) Aunque 14 personas parezca poco a mí me hace sentir muy mal despedir gente y pido disculpas a los empleados que tendremos que despedir”.

varsavsky450.jpg

Personalmente creo que no es la manera más adecuada de hacerlo, aunque el presidente de esta red WiFi ha tratado de justificar su postura posteriormente en Cinco Días: “Si lo he publicado en el blog es para que otros emprendedores lo lean, se enteren y puedan fichar a los despedidos; de hecho ya me han preguntado por algunos”.

Sin embargo, este mismo diario apunta que “esta reducción de plantilla se suma a otras anteriores no hechas públicas y a bajas voluntarias que han mercado el equipo a menos de la mitad en un año”.

Un despido, en general, es uno de los factores más estresantes que puede sufrir una persona. Creo que, cuando no queda más remedio y los motivos no son procedentes, se debería hacer con el mayor tacto posible.

Espero que no cunda el ejemplo porque no me gustaría leer un día en EmprendeBloggers que Hachette ha decidido que he dejado de formar parte de esta empresa.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Otros blogueros

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


+ 2 = ocho

Siga los comentarios en RSS