24/febrero/2011

El poder de las redes/relaciones sociales

HSM anuncia la celebración el 12 de abril en Madrid de un seminario especial con Charlene Li sobre el impacto de las redes sociales, más concretamente sobre un término acuñado por esta experta en redes sociales y liderazgo abierto que es “Groundswell”. Este es también el título del libro que escribió, junto a Josh Bernoff, vicepresidente de Forrester Research, “allá por 2009” sobre un tema que todavía entonces no tenía la importancia tan extrema que empieza a tener ahora: el impacto de las redes sociales sobre el negocio de las empresas.

Charlene Li comenta en este vídeo de introducción al seminario que “lo importante no son Faceebook, Twitter, Friendli,….” al fin y al cabo no son más que herramientas, de las que con toda seguridad irán apareciendo más, con mayores utilidades. “La cuestión son las relaciones, las relaciones que puedan formar y desarrollar…”, afirma Li.Y también para mi esto es lo importante: el poder de las relaciones sociales en Internet.

Cualquier adolescente actual, me atrevería a decir que el 100% de ellos, se inició hace años en este campo con el Messenger. Paralelamente utilizaba los sms, a tope cuando pillaba alguna oferta, como canal secundario. Unos pocos años después ya estaba en Tuenti, al poco en Facebook, empezó a usar la videoconferencia, luego entró en Twitter, luego se compró la Blackberry para usar los “wassup”,… Es decir, es la primera generación que prueba la validez de la afirmación de Charlene Li. Las herramientas van cambiando, ampliándose y diferenciándose las posibilidades de comunicación, pero en el fondo lo que importa son “las relaciones”.

Teniendo en cuenta que el concepto de “relaciones sociales”  ya ha cambiado para esta nueva generación de jóvenes. No renuncian, salvo casos patológicos, al contacto personal: al botellón, a las cañitas, a las compras, a las cenas,…. Pero se han acostumbrado a ir más allá, porque se lo permite la tecnología. Pueden estar toda la tarde con sus amigos y, ya en casa, seguir hablando con ellos por cualquiera de las múltiples posibilidades de que disponen. Este contacto permanente está afianzando sus relaciones y, además, les está permitiendo mantener vivas otras que hayan podido hacer en persona (antes era mucho mas difícil encontrar un momento para escribir una carta). Hablar, verse a través de videoconferencia, mandarse mensajes, dejarse comentarios, agregarse a grupos, jugar online con la Play3 con otros amigos,…. y entre medias, llamarse por teléfono. El tiempo que emplean en ello es significativo y, salvo cataclismos, seguirá siéndolo según vayan creciendo (y también lo emplearán en otros “canales de entretenimiento” que se van creando: televisión por Internet, móvil, etc.). Un proceso que deberíamos seguir observando, e intuyendo cómo deberíamos adaptarnos, para que las nuevas generaciones no se olviden de nuestros negocios.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Javier Inaraja

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


cinco − 3 =

Siga los comentarios en RSS