22/junio/2011

Si no recuperas el capital invertido en tres años, ¿mejor no emprendas?

Vamos a polemizar un poquito.

Sabes de sobra que la falta de previsión, la infrafinanciación al arrancar un proyecto, el exceso de optimismo a la hora de evaluar la penetración de los productos en el mercado o de las previsiones de ventas, una deficiente definición de los costes operativos o una cuantificación y periodificación incorrecta de las inversiones pueden hacer que un negocio con potencial se quede sin gasolina al girar la esquina.

Vamos a quedarnos con eso de “infrafinanciación”, “deficiente definición de los costes operativos” y “periodificación incorrecta de las inversiones”.

Hablando con emprendedores del Vivero de San Blas de Madrid Emprende hace unos días, surgió el tema de la infrafinanciación de los emprendedores y me acordé de una reciente entrevista -hoy he estado rebuscando entre las entrevistas, que, ojo, las guardamos por los siglos de los siglos-con el responsable del área financiera de una escuela de negocios, que hablando sobre viabilidad me contaba esto:

“Empezar un negocio en el que no se pueda recuperar el capital invertido en tres años -es decir, ganar cada año lo suficiente para cubrir lo invertido- no es recomendable. Si se trata de ventas que exigen ciclos de tiempo muy largos las dificultades se multiplicarán”.

“Por otra parte, el que empieza un negocio debería plantearse la siguiente pregunta ¿qué me rendiría mi dinero propio, o capital, puesto en un depósito a plazo fijo en un banco o caja de ahorros? Si no espera obtener un beneficio anual que esté por encima del 5,5% (después de impuestos) no tiene sentido empezar, pues en algo de riesgo elevado ha de exigirse una rentabilidad neta de no menos del doce por ciento sobre el capital invertido”.

” El emprendedor debe plantearse cuál es el coste de oportunidad de su capital y de sus esfuerzos ¿qué obtendría en una colocación sin riesgo, como la deuda pública? Pues él debería de obtener el triple. En torno al doce por ciento anual”.

¿Qué opináis? ¿Estáis de acuerdo con este punto de vista? Animaos y comentad. A título ilustrativo, los fondos de capital riesgo, cuando entran en un contrato de participación en un negocio que tiene futuro y ofrece productos nuevos o que no existen en el mercado, suelen pedir que rinda lo suficiente para que puedan retirar el capital que inviertan en cuatro años. Recuperar un capital en cuatro años significa que el negocio tiene que rendir, como mínimo, un veinticinco por ciento anual. Algunos piden por cada cien que invierten recuperar el triple al cabo de cuatro años.

Todo depende del riesgo.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Rafael Galán

1 Comentario Añade un comentario

  • 1. Kilbin  |  29 de junio de 2017 a las 15:42

    Muy buen artículo, gracias por la información!

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


uno + 2 =

Siga los comentarios en RSS