28/junio/2011

Conozco a un chaval de 17 años que está cambiando el mundo

Acudo con cierta frecuencia a entregas de premios, jurados de concursos y eventos varios relacionados con el emprendimiento. La verdad es que es una de las mejores maneras de ver por dónde se mueve el mercado, qué estáis pensando vosotros, los emprendedores, y qué oportunidades de negocio se están abriendo.

Confieso que pocas veces me he llevado una impresión tan profunda como la que viví hace un par de semanas en mi visita a la sede en Madrid de Ashoka, la red de internacional emprendedores sociales, recientemente galardonada con el Premio Príncipe de Asturias. Uno de sus programas, llamado ‘Jóvenes Change Makers’, da soporte y ayuda a jóvenes de entre 14 y 22 años que hayan desarrollado un proyecto solidario. En la reunión se analizaba si un nuevo candidato podía incorporarse a la red.

Pedro Jiménez, un estudiante de 17 años, viajó el verano del año pasado a Ciudad Bolivar, en Bogotá (Colombia) para realizar un voluntariado en la Fundación Colombianitos, una institución que presta apoyo a la infancia. Pedro comprobó que la situación de los niños estaba cuajada de carencias. Una de ellas resultaba especialmente dolorosa desde el punto de vista emocional y de integración: muchos de los niños sólo tenía un par de zapatos. Esos niños no pueden jugar al fútbol porque destrozan su único calzado. Quedan fuera de la sociedad, son marginados dentro de los marginados.

Al llegar de vuelta a España, Pedro, con la ayuda de sus compañeros de clase Enrique y David, crearon ‘Goles para una vida mejor’ una iniciativa que consiste en recoger calzado usado (alguno casi intacto) de los niños españoles y enviarlo a Colombia para los chicos de la Fundación Colombianitos. Pedro y sus amigos se han encargado de todo: de recoger por su colegio y por otros de Madrid el calzado deportivo, contactar con una empresa que ofrece los envíos gratuitos y de coordinar la llegada y la entrega del material a Bogotá… DE TODO.

Es emocionante y esperanzador observar el aplomo con el que defendieron su proyecto (que resultó aceptado claro). Muy por encima de la media que está uno acostumbrado a ver en emprendedores adultos y con el plus de ilusión que saben ponerle los adolescentes a los proyectos que lideran.

Pedro Jiménez y sus compañeros estudian en un colegio de élite y sin embargo han tenido la capacidad de observar una oportunidad de mejora de las vidas de chicos que están en la mayores dificultades. Pedro ha tenido la visión para encontrar una solución a un gran problema y el coraje de ponerla en marcha.

Tiene 17 años. Recuérdalo la próxima vez que escuches a alguien escudarse en la crisis para no poner en marcha un proyecto.

 

p.d: En la foto Pedro Jiménez (derecha) con sus compañeros Enrique y David.

Pedro Jiménez, a la derecha, con sus compañeros de colegio Enrique y David en la presentación realizada en Ashoka.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Alejandro Vesga

1 Comentario Añade un comentario

  • 1. JT  |  30 de junio de 2011 a las 17:42

    Así es cómo se cambia al mundo. Enhorabuena por la iniciativa.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


5 + = doce

Siga los comentarios en RSS