29/agosto/2011

Banqueros ‘con buen rollito’ y rockeros ‘insolidarios’: ¡El mundo al revés!

Dos noticias de este verano me han llamado poderosamente la atención. La primera, con mucho maquillaje. A finales de julio, el diario El País publicaba que el Banco Santander va a facilitar el pago de las hipotecas ante las nuevas demandas sociales y dejará pagar sólo los intereses durante tres años a los parados o personas que pierdan el 25% de sus ingresos. ¿Y a qué se debe esta medida? Pues, según explicaba su consejero delegado Alfredo Sáenz, la entidad “es sensible” a los movimientos de protesta popular por el papel de la banca en la crisis.

¡Increíble! Los chavales del 15M, con sus propuestas utópicas, han logrado convencer a un gremio como el de los banqueros, que presume de tener los pies bien asentados en el suelo, de que, bueno, que no está mal echar de vez en cuando una mano solidaria a la gente que pasa por dificultades a la hora de pagar sus hipotecas. ¿Un ejemplo desinteresado y altruista de Responsabilidad Social Corporativa? Eso parecía a estas alturas de la noticia (la sexta línea), aunque al llegar a la séptima línea el espejismo se desvaneció por boca del propio Alfredo Sáenz: “Hemos pensado que tenemos que actuar para mejorar la imagen y la percepción que tienen algunos segmentos de la población, y, sobre todo, los jóvenes“.

¡Acabáramos! De RSC con buen rollito, nada de nada. Lo que tenemos entre manos es una muy bien calculada (y legítima, ¡eh!) operación de imagen. Vamos, que buscan de alguna manera desmarcarse de la mala imagen que los deshaucios y demás efectos de la crisis está teniendo sobre el sector bancario, y que en el futuro pudiera perjudicar de alguna manera el negocio. ¡Marketing puro y duro! Las cosas, por su nombre.

La segunda noticia también pone los pelos de punta. El País titula: ‘Estampida de bandas de ‘heavy metal’ en Spotify’. Según el diario, bandas como In Flames, Napalm Death, Paradise Lost o Sick Of It All, y también muchas otras de las que editan la discográfica Century Media, han decidido retirar su música de Spotify. La discográfica lo justifica de esta manera: “Century Media ha decidido retirar sus repertorios de Spotify en un intento de proteger los intereses de sus artistas (…). La venta física de discos está cayendo drásticamente en todos los países donde Spotify está activo. (…) Dado que los artistas necesitan vender para poder continuar creando, Spotify se ha convertido en un problema para ellos”.

¿Pero no habíamos quedado en lo bonito que es compartir el trabajo y la creatividad con el público a través de Internet, y gratis además? ¿Pero no había que explorar nuevos modelos de negocio alternativos a la venta clásica de música y blablablá blablablá blablablá? Otro discursito demagógico que se nos va por las alcantarillas. Ya queda menos para que estos grupos, de estética antisistema, lleguen a tener su representación en la CEOE. Al tiempo.

Y es que, aunque con distintos collares y cosmética, parece que banqueros y rockeros comparten la misma (y legítima, ¡eh!) ideología: su cuenta corriente.¿Es para indignarse, o no?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Fernando Montero

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


6 + dos =

Siga los comentarios en RSS