Archivo de agosto, 2011

17/agosto/2011

No intentes doblar la cuchara

¿Preocupado por el número de fans que tiene la página de tu empresa en Facebook?

Desde que Facebook estrenara las páginas de empresa, lo único que parece preocupar a todo el mundo es cómo incrementar el número de fans. Cantidad, cantidad y más cantidad. Parece que sólo importa apilar los ‘me gusta’ en montoncitos para abrazarlos al más puro estilo del Tío Gilito. Error.

Según datos del white paper de ComScore ‘The power of like’, el 27% del tiempo que los usuarios pasan en Facebook lo dedican a leer el panel de actualizaciones de noticias. Que los usuarios inviertan más de una cuarta parte de su tiempo en la red dentro este apartado puede parecer de cajón pero, por si no te has dado cuenta aún, eso significa que pasan más minutos ahí que cotilleando perfiles o trasteando en páginas de empresas como la tuya. De hecho, según ComScore, tu página tiene 150 veces menos de posibilidades de ser vista que algunas de las actualizaciones que publicas. Para que te hagas una idea, según el mismo estudio, 156 personas vieron algún contenido de la marca Starbucks en el mismo periodo que registraba una sola visita a su página de fans. Una pena. Tu bonita página, con sus flamantes pestañas, su landing page y sus fotos multicolores apenas es visitada por tus propios fans, así que ¿cómo esperas que la visiten los demás?

Esto me ha llevado a pensar que quizá estemos sobrevalorando el número total de ‘me gusta’ de una página. Si lo piensas, darle relevancia al número total de fans es cómo que todo el mundo te felicite, pero nadie vaya a tu fiesta de cumpleaños. Triste. Si no conseguimos que aumente nuestra conversión en visitas, ventas o cualquiera que sea el objetivo que nos hayamos propuesto, de poco vale congregar a multitudes en un estadio 2.0, si nadie va a quedarse a ver el partido.

De hecho, un reciente informe de PageLever, rescatado recientemente por Juan Merodio en su blog, muestra datos de cómo el porcentaje de fans que visualiza las actualizaciones evoluciona de manera inversamente proporcional al número total de fans. Hablando claro, cuántos más fans tenemos, menos ven nuestros contenidos. ¿Qué?

La pregunta no es qué, si no por qué. Y la respuesta es simple: porque no dedicamos el tiempo necesario a parar el relojito y cuidar a nuestros fieles. Lo queramos o no, según va subiendo nuestro número de fans, van descendiendo sus interacciones, porque aunque tengamos un gran volumen de incondicionales comentadores y megustadores, nuestro índice de interactividad siempre va a ser un porcentaje con respecto al número total de seguidores. Y en social media ésto significa que el todo no siempre es igual a la suma de sus partes.

Ya tenemos claro que cuando ganamos fans perdemos interacción. Y algunos me dirán, qué importa que participen o no, si tengo cuatro millones de seguidores. Pues bien, es ligeramente importante si tenemos en cuenta que el algoritmo por el cual el señor Zuckerberg y sus compinches seleccionan la prioridad de las actualizaciones que vemos cada uno se calcula en base al nivel de interacción. Hablando en plata, lo que vemos cuando nos conectamos a Facebook no es lo qué está pasando, es lo que le está pasando a la gente con la que más interactuamos. Sin duda, una ingeniosa forma para no aburrirnos viendo las fotos de la comida de nuestro excompañero de trabajo en casa de su suegra y mantenernos enganchados al pie del ratón.

Resumiendo, cuántos más fans, menos interacción, y cuánta menos interacción, menos visibilidad. Con lo cual, queda claro que vale más un seguidor interactivo que cientos de seguidores pasotas. Ésto demuestra que la verdadera influencia del ‘me gusta’ proviene de la interactividad de los fans existentes y del poder de persuasión que ellos ejercen, conscientemente o no, sobre sus amigos, más que en la captación de nuevos fans completamente ajenos a la comunidad.

De manera que deja de prestar atención a la cantidad y céntrate en la interactividad. Si no haces más que pensar cómo incrementar tu número de fans, estarás comportándote como Neo en la película Matrix cuando ve cómo un niño sin pelo está doblando una cuchara sin tocarla. Cuando Neo lo intenta y fracasa, el niño le dice:

– No intentes doblar la cuchara, eso es imposible. En vez de eso, sólo procura comprender la verdad.

– ¿Qué verdad?

– Que no hay cuchara. Si lo haces verás que no es la cuchara la que se dobla, sino tú mismo.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

16/agosto/2011

Emprender por necesidad y también con cabeza

(Adelanto del editorial de Emprendedores de septiembre)

 

Este mes hemos buscado oportunidades de negocio para quienes trabajen en solitario, ¿Por qué? Sencillamente, por que son la inmensa mayoría. Muchos de ellos, además, lo hacen por que es la única alternativa que encuentran, visto el mercado laboral.

La pura necesidad se está convirtiendo en un motor innegable en el desarrollo del emprendimiento en España, de eso no hay duda ninguna.

Esta realidad no es ni buena ni mala en sí misma: hemos visto centenares de empresarios que se lanzaron a serlo por no encontrar trabajo y han triunfado. Lo que conviene remarcar es que antes de lanzarse, el emprendedor debe realizar un proceso de reflexión importante tanto de números como de enfoque personal. Quien lo hace por ‘exigencias del guión’ debe reforzar aún más sus posiciones.

En el dossier ofrecemos algunos consejos en esta línea: evitar las prisas, invertir lo mínimo, tener cuidado con los cobros, diferenciarse… pero me gustaría remarcar uno en especial. Cuando alguien se convierte en emprendedor asume un camino que no es una salida profesional cualquiera. Es una decisión vital que condiciona por completo su vida (casi nadie es emprendedor a ratos). Debe apostar y calcular bien cuáles son los riesgos que asume. En definitiva, hasta dónde estás dispuesto a pedalear. Es un camino en el que te hará falta la fuerza, pero que (todos lo dicen) también está lleno de satisfacciones.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

12/agosto/2011

Emprendedores suicidas

Cuando me lo contó me vino a la memoria esa desternillante y memorable escena de La Vida de Brian –para los más cinéfilos, Life Of Brian, 1979– de los Monty Python, cuando el protagonista, colgado en la cruz y sufriendo el calvario que eso supone, ve sorprendido cómo un grupo de miembros del Frente del Pueblo Judáico, que se autodenominan, el Escuadrón de Suicidio, desciende a la carrera de una montaña dirigiéndose hasta la cruz donde está Brian. Los soldados romanos, presas del miedo, huyen despavoridos. Cuando el que manda la columna da la orden de ataque, desenvainan sus espadas y se suicidan delante de Brian. Y antes de morir, el último de ellos dice: “Así aprenderán estos romanos”, mientras Brian, sorprendido, dice: “Serán cretinos”.

Pues contaba esto, porque hace unos días, mientras entrevistaba a uno de los expertos para el dossier sobre oportunidades de negocio para autónomos, que sacaremos en el mes de septiembre, me hablaba, entre otras cosas interesantes, de los ‘emprendedores suicidas’, que son aquellos que deciden emprender en Internet a toda costa, sí o sí, con extrema urgencia, en lo que sea y cómo sea.

Me decía –tan sorprendido como Brian en la cruz– que en el último año y medio le han llamado muchos potenciales emprendedores suicidas “que la segunda frase que me dicen después del rutinario ‘buenos días’ es ‘quiero montar un negocio en Internet –sea el que sea– porque estoy pensando capitalizar el paro’. Y eso, sin ningún otro argumento de análisis y estudio de la viabilidad del futuro negocio, es muy peligroso”.

Me cuenta además, muy humildemente, que intenta explicarles a esos emprendedores suicidas que emprender sea donde sea –y en Internet también– conlleva un proceso previo de investigación y la asunción de unos riesgos. Y que cuando ve que el proyecto es interesante apuesta por él, y si el proyecto no se sostiene por ningún sitio, “por ética profesional, le digo qué lagunas veo y le rechazo como cliente”. Esto, reconoce este experto, no le consuela porque al ser un mercado, el de desarrollo de proyectos web, tan atomizado y competitivo, “siempre habrá algún listo que se embolse el proyecto sabiendo que no va a funcionar a las primeras de cambio. Pero eso va con la ética de cada uno”.

Lo que más me preocupa de esa situación es que el emprendedor suicida, que ha sido rechazado con argumentos de peso por un experto con ética, y busca a otro que le desarrolle el proyecto porque cree que él sí posee la verdad, es que piense como los suicidas de ‘La vida de Brian que: “Así aprenderán esos romanos”. Y la respuesta es clara: “Serán cretinos”.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

9/agosto/2011

Cómo redactar (bien) un anuncio en Google

Llevo varias semanas preguntándolo a algunos expertos y el que me ha contestado de verdad ha sido Oscar Fuente, uno de los promotores de SeedRocket, director de la agencia Area Interactiva y profesor de redes sociales (además de promotor) de la escuela de negocios para emprendedores IEBS… vamos una persona que sabe lo que dice. Tomamos una coca-cola la semana pasada en una terraza de Barcelona y luego nos hemos venido ‘carteando’ con el asunto. Os cuento:

Me llamó mucho la atención un ejemplo que puso sobre un anuncio puesto en marcha por la ONG Plan. El texto era el siguiente:

¿Pensando en apadrinar?
Conoce Plan
Verás los resultados infórmate

El anunció no funcionó en absoluto. Muy poca gente hacía clic. Y los que lo hacían al final no cerraban el apadrinamiento de niños. La ONG perdía dinero, en resumen.

Buscaron alternativas, y al final publicaron un anuncio que resultó un completo éxito:

Apadrinar a un niño
Colabora con Iker a parar la pobreza.
Apadrina un niñ@ Ya! Infórmate aquí.

El número de personas que vieron el anuncio aumentó, el porcentaje de personas que clickaban en él llegó al 12% y, lo que es mejor de todo, el índice de conversión subió hasta el 10%. El 10% de los que pincharon se convirtieron en padrinos de niños… ¿Por qué? Te resumo los consejos de Oscar Fuente:

El texto escogido condiciona claramente el éxito del anuncio y redactarlo no es nada fácil: requiere un buen ejercicio de creatividad y síntesis sintáctica y semántica. Los anuncios de Adwords tienen sólo 3 líneas. La primera línea es el titular (25 caracteres) y preferiblemente ha de contener las palabras clave. Las 2 líneas restantes corresponden al texto (35 caracteres cada línea), que ha de ser conciso y mencionar lo más pronto posible lo que nos interesa publicitar.

El objetivo que tiene que cumplir un buen anuncio es conseguir el mayor ratio CTR y, además, conseguir que ese tráfico sea de la mayor cualificación posible; con el público más afín a lo que estamos anunciando.

Además, debemos de saber que Google no acepta el uso de un lenguaje excesivamente publicitario y tiene vetado el uso de determinadas palabras como superlativos. Más información.

Generalmente hablamos de dos estrategias de anuncios en Google Adwords:

  • Anuncios AIDA: su ventaja es que obtienen ratios de clic más elevados, porque suelen ser más intrigantes y despiertan más la curiosidad, pero también provoca mayor número de clics, pero menos cualificados. Ladesventaja es que los ratios de conversión suelen ser menores, aunque consiguen clics más baratos.
  • Anuncios AIDCA: suelen ser los más eficaces cuando conseguimos que también tengan ratios aceptables de click, porque segmentan el tráfico mucho mejor. Es posible conseguir anuncios que segmentan bien los clics y, además, convierten bien, pero es bastante complicado y requiere de una metodología constante de creación de nuevos textos.

Reglas para crear buenos anuncios:

  • Los anuncios deben tener buena rítmica (sonar bien, como un buen poema o una buena orquesta).
  • Deben contener las palabras clave del grupo al que pertenecen.
  • En la primera línea es muy importante explicar nuestra principal ventaja o elemento diferencial.
  • En la segunda línea es muy importante que hagas una llamada a la acción y/o incluyas un incentivo.
  • Además usa las mayúsculas para subrayar o canalizar el mensaje.
  • Si el precio forma parte del beneficio o ventaja del producto conviene incluirlo, pero si es una barrera seguro que baja el CTR y hace perder fuerza al anuncio

Algunos consejos de Google.

Estas reglas suelen ser eficaces, pero a veces, en función del producto anunciado, es más eficaz ser más agresivo o no. Por ejemplo, en productos de decisión compleja no es muy efectiva la agresividad en la comunicación.

En resumen, escribir estos ‘poemas’ no es nada fácil pero hay reglas para conseguir que sean más eficaces.

Suerte!

 

 

Oscar Fuente, tomándose una coca-cola conmigo (Tengo que mejorar como fotógrafo).

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

8/agosto/2011

¿Es negocio una editorial online de no ficción?

No tengo muy claro si sería negocio en nuestro país, pero yo os cuento el modelo de negocio y vosotros, mientras disfrutáis de vuestras merecidas vacaciones, decidís.

Mi afición por los libros de no–ficción (los que tengáis tiempo libre de vez en cuando y no hayáis leído a gente como Gay Talese, Mary Roach o Michael Lewis, honestamente, no sé qué estáis haciendo con vuestras vidas) me ha llevado a conocer ByLiner, un recomendador de artículos periodísticos (cultura, ciencia, negocios, viajes y deportes) y de libros de no-ficción (en las mismas categorías) que es, además, editorial (exclusivamente) de libros electrónicos. Y me diréis: ¡Que no te enteras, Rafa! ¡Que eso ya existe! ¡Que en España hay varias plataformas! Y es entonces cuando os digo con ese tono pillo que me caracteriza: ¡No tenéis ni idea!

¿Dónde está la diferencia? (Y ahí va mi imparable argumentación…)

Primero, no es una plataforma que publique a cualquiera. Sólo publica a los mejores, igual que una editorial de papel (en el que se publica) y hueso (dentro del que se mete si es que la obra es buena). No es una fórmula para publicar sino una verdadera editorial on line, con editores de verdad que selecciona a autores que  podrían haber publicado ese mismo libro en papel de haberlo escrito unos añitos antes. Esta plataforma publica obras breve de no ficción de escritores en activo de referencia, en su mayoría de las principales revistas estadounidenses. No es una plataforma para satisfacer egos, sino para ofrecer buenos libros de no-ficción, para cuando un artículo periodístico se queda corto.

Segundo, son obras breves, de unas 70 páginas máximo, para poder leer de una sentada. Y son breves porque están pensadas para leer en dispositivos electrónicos, con lo que, aunque se pueda leer igual que en papel, trata de pensar en cómo leen los lectores habituados a los dispositivos digitales.

Tercero, cada libro cuesta menos de 2,5 euros. Sí, has leído bien: 2,5 euros. Asequible para toda la gente a la que nos gusta pagar por los contenidos (no pagaría 20 euros por un libro digital -lo siento, Amazon, me sigue saliendo más barato haceros los encargos en papel–, pero menos de diez, con los ojitos cerrados, igual que hago con la música que nutre mi iPod de congas y rumbas de los años 30).

Cuarto, no venden ellos directamente, sino que venden en las principales librerías on line, empezando por Amazon y acabando por Kobo (que, honestamente, no conocía), pasando por la tienda de Apple. Ellos no venden directamente.

Francamente, entras y te tiras horas leyendo.

Y no son los únicos que han probado con este modelo de negocio. Amazon ha lanzado también una serie de libros a través de su sistema Kindle Single, libros de entre 10.000 y 30.000 palabras para leer de una tirada. ¿Funciona? Un mini-libro digital que analizaba y explicaba la última versión del sistema operativo para Mac OX Lion, escrito por John Siracusa, un bloguero tecnológico de referencia en Estados Unidos, ha conseguido vender 3.000 ejemplares. Cada ejemplar cuesta 4,99 dólares. A mi me salen las cuentas 4,99 dólares x 3.000 ejemplares = 15.000 dólares…

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

5/agosto/2011

Un estudio de mercado “de mierda”

Lo primero, perdón por el titular, pero el término lo recoge la Real Academia de la Lengua –Del. lat. merda, excremento de algunos animales–, y si lo recoge la RAE –que, por si no lo sabías, tiene un presupuesto anual de 7 millones de euros para defender nuestra lengua, de los cuales 3 millones, aproximadamente, salen de tus bolsillos y los míos–, no es pecado escribirlo desde un punto de vista lingüístico o por lo menos desde un punto de vista moral. No pretender ser un titular despectivo, sino ilustrativo.

Quería contaros una idea de negocio vinculada a la biotecnología –sí, a la biotecnología– con la que me he encontrado y que me toca muy de cerca. Digo que me toca muy de cerca porque yo soy de esas personas que pone el grito en el cielo cada vez que se encuentran con una mierda –Del. lat. merda. Excremento de algunos animales– de perro en la acera cuando por la mañana voy a coger el autobús de camino al trabajo.

Bueno, al grano. ¿Qué te parecería aplicar conocimientos genéticos más modernos para detectar qué perro es el responsable de ese zurullo humeante que ha quedado sin recoger en la calle y que, indefectiblemente, tiene que ser de un perro del barrio y disuadir así, ante la posibilidad de un escarnio público, a todos esos dueños a los que les cuesta agacharse para recoger los excrementos de sus perritos? Ya no tienes que seguir soñando. Es una realidad. Es un negocio estadounidense y se llama PooPrints.

Mientras que científicos de la Universidad de Copenhague continúan analizando el ADN de esqueletos de vikingos con más de 10.000 años de antigüedad para tratar de determinar si llegaron a América antes que Cristóbal Colón –por poner un ejemplo–, esta empresa propone, utilizando las técnicas de un laboratorio forense, crear una base de datos local del ADN de los perros para determinar quién es el culpable cuando quedan restos orgánicos sin recoger y la calle está, para entendernos, llena de caca y los vecinos se hacen los suecos. Y la idea no es castigar a los dueños –uy, mal van por ahí–, sino disuadir ante la posibilidad de escarnio público.

Y porque los amos no dejan un rastro de ADN y crear una base de datos humanos levantaría una polvareda ética, que si no…

Pero todo esto, te lo estoy contando no por el negocio en sí -que en Estados Unidos no me cabe duda de que pueda ser negocio, pero en España, honestamente, no-, ni por la reflexión económica –que ya la hicieron en su día los autores de Freakonomics–, sino por el estudio de mercado que han llevado a cabo –y que ha debido de ser muy positivo, porque incluso franquician la idea– y los argumentos comerciales del negocio que han extraído de ese estudio:

“Los excrementos de perro en la calle se encuentran entre las principales quejas de los ciudadanos”.

“Un perro genera 125 kilos de excrementos al año”.

“Al año se generan 9.000 millones de kilos de excrementos de perro”.

“El 40% de los excrementos de la calle no son recogidos por los dueños”.

“Los excrementos de un perro de tamaño medio son más perjudiciales para el medio ambiente que un SUV –coche todoterreno–?

No me digas que no es un estudio de mercado… de mierda –Del. lat. merda. Excremento de algunos animales–.

¿Y todo esto viene a cuento de qué? Pues a cuento de que muchos emprendedores cometen habitualmente el error de pensar que hay un gran mercado para sus productos cuando en realidad no existe o no es tan grande como se creía inicialmente. Esto se traduce en que el producto no satisface ninguna necesidad de los consumidores potenciales. Ese entusiasmo, por lo general, lleva a construir planes de negocio irreales, con lo que se convierte en un problema, inevitablemente, endémico. Esto ocurre muchas veces cuando se quiere importar una idea de fuera: no todas son importables. Mucho ojo.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

3/agosto/2011

Donde tenía una empresa, ahora tengo tres

En el dossier que publicamos este mes, sobre cómo reinventarse como emprendedor y empresario, he incluido el ejemplo de Trágora Traducciones, una empresa creada por tres traductoras que han sabido diversificar su negocio (y aumentar sus ingresos) de una forma muy innovadora. Para los que no lo hayáis leído, os resumo brevemente su forma de diversificación. Ellas ofrecían servicios de traducción a empresas (elemental, claro) y pensando en cómo aumentar sus líneas de negocio decidieron ofrecer formación on line a los futuros traductores (sabían que existía un nicho importante en este sentido). El cambio suponía que ellas mismas tenían que formarse realizando un curso de formación on line. Pero se lanzan y apuestan por ello. El servicio funciona y con esto han conseguido llegar a un público objetivo nuevo: los propios profesionales de la traducción. Y ahora viene lo mejor: si tienes un nuevo público objetivo, puedes ofrecerle cosas distintas a las que propones a los de siempre, ¿no? También elemental, claro. Ellas se dieron cuenta de que estos profesionales, que normalmente trabajan como freelancers (son autónomos, vaya) pueden necesitar contenidos sobre los trámites necesarios para montar una empresa, cómo gestionar el negocio, sobre comunicación… y un sinfín de cosas que antes no tenían sentido en su cartera de clientes. Y abren otra nueva línea de negocio. Ya van, de momento, tres empresas.

¿Por qué os cuento todo esto si ya lo podéis leer en el dossier? Porque a pocos días de cerrar el número descubro otra otra empresa de traductoras que ha diversificado de una forma también absolutamente innovadora: han creado un servicio de traducción telefónica en tiempo real. La empresa se llama Idaian Translation y su servicio se basa en vender unas tarjetas prepago (como las de las teleoperadoras) en las que se incluye un código de usuario que te da acceso a los traductores de la empresa. La idea es sacar de más de un apuro a cualquier turista o profesional que necesite comunicarse en cualquier idioma durante un imprevisto como servicio de urgencias médicas, atención en carretera, búsqueda de alojamientos, etc. Y poniéndonos en el otro lado, el de los empresarios del sector turístico, lo mismo: saber en unos segundos qué le está queriendo decir un cliente extranjero. La idea me gusta por lo original y lo sencilla que es de poner en marcha: estas tarjetas prepago, que han bautizado con el nombre de Travel Bonus, cuestan sólo 10 euros.

En definitiva, dos empresas que se dedicaban al mismo negocio y que han terminado ofreciendo servicios absolutamente diferentes en su camino a la diversificación y la reinvención, que básicamente viene a ser lo mismo. Y dos buenos ejemplos de que merece la pena sentarse a pensar sobre el negocio que cada uno se trae entre manos para buscar nuevas vías de negocio que a veces cuestan poco poner en marcha y que van abriendo más vías… casi como las archiconocidas matrioskas rusas, que siempre esconden dentro otra más y otra más…  ¿Conocéis más ejemplos similares?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

2/agosto/2011

Negocios que puedes montar tú solo

Ya tenemos acabada la portada del próximo número de Emprendedores, el de septiembre, que podrás comprar a finales de este mes de agosto. Esta vez hemos realizado un análisis de qué oportunidades de negocio se pueden desarrollar si trabajas tú sólo. Y la respuesta a esta investigación es bien sencilla: casi todos.
Las empresas españolas de por sí son muy pequeñas, pero actualmente con la crisis y las dificultades financieras están reduciendo más aún su tamaño, aunque no necesariamente su competitividad. La tendencia de las empresas a subcontratar cada vez más servicios está generando una importante bolsa de oportunidades para todos aquellos que se deciden a lanzarse ahora.
Muchas de las oportunidades que hemos localizado tienen que ver con esto; con la opción de trabajar por cuenta propia para dar servicios a otras empresas. ¿Qué servicios? Casi todos: consultoría, finanzas, contabilidad, informática, mantenimiento, exportación, desarrollo comercial, ventas, organización de eventos, gabinete de prensa, marketing, publicidad, control de gestión, logística…
Las grandes empresas tienen muy metido en su filosofía la conveniencia de subcontratar el trabajo que no sea esencial para su empresa, y las pequeñas también están entrando en esta rueda, incluso los autónomos son cada vez más propensos a subcontratar también cierta parte de su trabajo.
En otra línea, también hemos localizado una fuerte tendencia al desarrollo de negocios unipersonales en Internet. La creación de comercios electrónicos aún tiene mucho recorrido en nuestro país y muchos emprendedores están viendo huecos donde desarrollar su oferta. Las inversiones suelen ser bajas, con lo que es más factible para empresarios individuales.
En los tradicionales nichos de empleo también hay oportunidades: medio ambiente, salud, movilidad, dependencia, aplicaciones, etc. En estos campos conviene más que nunca realizar un buen análisis del mercado antes de lanzarse: pueden saturarse muy rápidamente.
Vemos que crear tu empresa en solitario en este momento ofrece probablemente más opciones que nunca en la historia. Conviene, como siempre, definir muy bien qué vamos a ofrecer y qué vamos a pedir a cambio; pero lo cierto es que nunca habíamos tenido en nuestra sociedad y en nuestro mercado menos reticencias a contratar empresas con un sólo trabajador: el emprendedor. Y eso hay que aprovecharlo…
La portada de septiembre. Arrancamos la temporada con fuerza
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

Siguientes Posts Posts Anteriores