26/septiembre/2011

¿Coopetir o competir?

Hablando con un emprendedor (del que daremos cuenta en unas semanas), que ha desarrollado junto a dos socios una aplicación móvil, me contaba que oteando el mercado en busca de oportunidades de negocio –lo que debe hacer todo emprendedor– vieron un negocio muy interesante que se estaba haciendo en Estados Unidos y decidieron adaptarlo a las necesidades, exigencias y demandas de nuestro mercado –otra cosa que se debe hacer cuando se importa una idea–.

En un momento de la entrevista, en la que hablamos del diseño, desarrollo, puesta en marcha, barreras, recursos, modelo de negocio, expansión internacional y un largo etcétera de cuestiones –reconozco que a veces somos un poco pesados con las preguntitas–, le pregunté si habían tenido en cuenta la posibilidad de que pudieran chocar en algún momento con la empresa de EEUU.

Mi sorpresa –porque nos encontramos con empresas que se esconden en su burbuja y se aíslan del mercado pensando en que así la competencia no les descubrirá– es que estos emprendedores españoles sí lo habían valorado. Y tanto era así que incluso no tuvieron reparo alguno en contactar con ella. Acto seguido, la sorpresa se la llevaron los propios españoles que, pensando en que les fuera a ‘regañar’, les ofreció colaboración, tanta que les ayudó a resolver algunas dudas que tenían sobre el desarrollo de la aplicación e incluso les puso en contacto con importantes inversores de EEUU… ofrecimiento que los españoles, por supuesto, han aprovechado.

“Igualito que aquí –confesaba mi entrevistado– que si se te ocurre preguntar algo a un competidor te saca las uñas”.

Tal vez, radique ahí la diferencia entre las empresas que coopiten y las que compiten. Yo me quedo con las primeras. ¿Y tu?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Javier Escudero

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


cuatro − = 2

Siga los comentarios en RSS