21/octubre/2011

Abre tus puertas al mundo

Se ha escrito mucho sobre las ventajas de dar el salto a Internet –me refiero a aquellos negocios tradicionales que buscan en la Red otro canal de ventas– y no voy a ser yo quien diga lo contrario. Estar en Internet no es una necesidad, sino una ‘obligación’. Y no se admiten discusiones ;D

La primera y más llamativa ventaja –si comparamos un mismo negocio físico que no esté en Internet con otro que además de físico esté en la Red– es que abres la puerta de tu negocio a todo el mundo. Con ese ¿pequeño paso? estás ampliando tu mercado potencial y, por extensión, también las posibilidades de tener más ingresos.

Me/nos decía Rodolfo Carpintier, fundador de DaD, hace unas semanas que la mayoría de las empresas que hay en la actualidad no son del siglo XXI:

“El 95% de las empresas todavía son del siglo XVI, XVII, XVIII, XIV y XX. Y está todo por hacer. Es cuestión de mirar a tu alrededor y pensar que ‘si empezara de cero ¿cómo lo haría?’ Seguro de forma completamente distinta a como se viene haciendo hasta ahora. Todos los sectores se van a internetizar: unos en 3 meses, otros en 3 años y otros en 10 años, pero seguro que dentro de una década todo estará sobre Internet desde el punto de vista de la producción, de la distribución, del acceso global a la toma de decisiones, de las contrataciones, etc.”.

Pues eso, que no lo digo yo, sino un profesional con la experiencia de Carpintier en el mundo del emprendimiento. Y aún dice algo más importante:

“El gran problema de las empresas tradicionales es que no han entendido todavía el mundo de Internet y el ritmo al que su sector se va a internetizar y les resulta muy difícil aplicarlo, porque no lo entienden. Y las que se dan cuenta que tienen que hacerlo están cambiando de forma dramática. Y de hecho en EEUU empieza a haber consultoras especializadas en mover a empresas grandes a Internet con el objetivo de cambiar sus estructuras de producción interna”.

Y ahí está la clave: muchas empresas tradicionales no dan el salto porque aún no han entendido todo lo que supone la Red para su negocio.

Y toda esta ¿mini introducción? es porque hace unas semanas ‘descubrí’ (maldita ignorancia) una empresa que sí ha entendido la relevancia de Internet para su mercado: Iglesias Panadería-Pastelería, de Cangas do Morrazo (Pontevedra), un negocio familiar con cerca de medio siglo de vida y 5 tiendas propias, que ha decidido vender empanadas, empanadillas, dulces y pan gallego a través de su plataforma www.riglesias.es.

Fundada por Rogelio Iglesias Espiñeira, la empresa ha ido combinando la tradición artesanal en la elaboración de sus productos con la incorporación de nuevas tecnologías para mejorar la producción (almacén de harinas y obrador climatizados, control de temperaturas y humedades relativas en fermentación, corte automático, control de temperaturas en pre cocción y congelación, entre otras).

La idea de dar el salto a la venta on line –me cuenta Javier Iglesias, gerente de esta empresa gallega– ya se la habían planteado hace unos años:

“El proyecto lo retomamos a mediados de 2010, ya que hacía falta una remodelación de la página web, y la inclusión de la venta on line no suponía un gran coste. Además, estaba cursando un Executive MBA, lo que nos daba la posibilidad de clarificar algunos datos en concreto de mercados como el madrileño y de otras ciudades importantes. Por otra parte, la infraestructura necesaria para la venta on line ya la teníamos, y con la ayuda de empresas externas se modificaron ciertos parámetros para que fuera perfecta, sobretodo en cuanto a conservación del producto en el transporte. Algunas empresas en épocas de recesión dan un buen servicio a proyectos no muy grandes. Por ejemplo, es el caso de Air Liquide, que nos envió a dos hombres del laboratorio para buscar el gas que mejor se adaptaba a nuestros productos”.

El gerente subraya que el nuevo canal de venta on line surge como respuesta necesaria “a una cierta demanda latente, de la gente que es cliente nuestra en temporada vacacional en nuestras tiendas locales, que a lo largo del invierno demandaban nuestros productos en sus ciudades de origen. Y por otro lado, la maduración del mercado on line en cuanto a productos alimentarios se refiere, así como la no necesidad de recursos exclusivos para este servicio”.

Como apoyo a la tienda on line han abierto un canal en Facebook “con el objetivo de generar lazos emocionales con el cliente y poder disfrutar y aprender de ellos. Por el momento, la demanda de información para la venta de nuestros productos en otras comunidades ha aumentado considerablemente, lo que indica una potenciación de la imagen de marca; otro de los objetivos principales de este proyecto”.

Pero el negocio no se ha quedado ‘solo’ en la elaboración de pan y derivados, sino que para crecer “y para garantizar para sus productos una materia prima de primera calidad”, la compañía ha ido diversificando a lo largo de los años y cuenta con una flota de barcos que navega por los mares del norte de Europa para aprovisionarse pescado.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Javier Escudero

2 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Joel Pinto  |  21 de octubre de 2011 a las 22:26

    Eso verdaderamente se llama ser emprendedor y abrirse al mundo, descubriendo todas las oportunidades de diversificación que el nuevo entorno ofrece.

    Excelente artículo, Javier, para compartirlo.

    Feliz noche!

  • 2. Alquiler de Oficinas Madrid  |  24 de octubre de 2011 a las 11:40

    Muy buen artículo, gracias por tu reflexión.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


+ cinco = 6

Siga los comentarios en RSS