18/noviembre/2011

Las barreras para emprender

Ayer estuve –evidentemente– en los Premios Emprendedores, que se celebraron en el Hotel Villa Magna, de Madrid, a los que acudieron más de 300 personas. Entre los invitados había destacados profesionales del emprendimiento. Aproveché la ocasión –durante el cóctel– para lanzar la misma pregunta a cinco grandes emprendedores: “Desde vuestra experiencia, ¿qué barreras ralentizan el emprendimiento en España?

El primero de ellos fue Ángel María Herrera, fundador de Bubok. Ángel María afirmó:

“Las principales barreras son culturales y las autoimpuestas por nosotros mismos. Todavía no tenemos una cultura de emprendimiento. No se entiende lo que es emprender. No se apoya lo suficiente a los emprendedores, aunque cada vez hay más discurso en torno a ese tema, y me alegra que se use cada vez más la palabra ‘emprendedor’. Pero aún falta mucho. Falta que se usen más las cosas que se hacen en España, sobre todo, todo lo que supone Internet, que no tengamos miedo a comprar en la Red; a usar las nuevas tecnologías; que haya una cultura general formativa; que se vaya entendiendo que todo esto es posible; que la gente no se plantee ser sólo funcionario, sino que también trabajar por tu cuenta es una salida, etc. En definitiva, es un tema más cultural que cualquier otro tipo de barreras. Respecto a si la falta de financiación o de acceso a inversores es una barrera importante, creo que cuando alguien tiene un buen proyecto, es decir, que sea escalable y ambicioso, siempre encuentras financiación. Otra cosa es el autoempleo, que es diferente. Pero cuando es un proyecto que tiene capacidad de crecer, la ventaja de estar en un mundo global es que puedes encontrar dinero en cualquier parte del mundo. Para los buenos proyectos no es tanto una problema de financiación, sino más un tema cultural. Es más difícil encontrar buenos proyectos hoy en día que financiación”.

Didac Lee, consejero delegado de Inspirit, también respondió a mi pregunta. Sus palabras fueron éstas:

“Por mi experiencia personal, que empecé con 21 años, sin un duro, sin el apoyo familiar, sin contactos, sin conocimientos, la conclusión a la que llego es que, si bien podríamos buscar barreras externas, aunque existieran, no valdría la pena echarles la culpa. Unos piensan que es culpa de los poderes políticos, otros que es culpa de la financiación. La única barrera para emprender es la mentalidad del que emprende. Es la fata de iniciativa personal. Y eso tiene que ver con la cultura en la que hemos sido educados. El emprendedor se crea con la educación que haya recibido. Por ejemplo, si yo cuando era pequeño, en lugar de que mis padres me obligaran a ir al restaurante a trabajar hubiera estado de fiesta todo el día, y en lugar de pagarme por mi trabajo en el restaurante los sábados por la noche me hubieran dado el dinero sin esfuerzo, seguro que yo no hubiera sido emprendedor. Por eso, lo más realista es que cada uno se mire a sí mismo y que no busque excusas donde no las hay. Y respecto a si la falta de acceso a la financiación es una de las principales barreras, creo que es más una falta de emprendedores. Porque si uno va a buscar financiación y presenta un proyecto y el emprendedor no tiene CV del sector en el que se quiere meter, ni tiene equipo especializado en ese mercado, etc., es normal que no consiga dinero. En definitiva, podemos echarle la culpa a muchos agentes externos, pero también sería conveniente reflexionar un poco sobre qué cosas podemos hacer y cómo cambiar eso. No es tan trivial como decir que es sólo un problema de financiación, hay otros muchos factores que influyen como la falta de compromiso, por ejemplo”.

Lucas Carné, co-fundador de Privalia, subrayó:

“Principalmente, es una barrera sociocultural. Tenemos un país de producir funcionarios que se fomenta tanto en las familias como en las escuelas. Es una cuestión más sobre la dificultad para reclutar gente que se sume a un proyecto. Una de las barreras a eso es el miedo al fracaso o el endemoniamiento a que te puedan colgar el cartel de fracasado. El fracaso no se acepta, sino que se esconde y hay una aversión al riesgo y a equivocarte tremenda. Se habla mucho de las barreras administrativas, de que los procesos para constituir una empresa son pesados, etc., pero son excusas, porque si un emprendedor no es capaz de constituir una sociedad y de hacer las cuatro gestiones administrativas que tiene que hacer, entonces conseguir clientes, convencer a proveedores para que te dejen el producto en depósito, vender, etc. será incapaz de hacerlo. Sí es cierto –y no es el caso de mi negocio, pero lo he vivido en mi familia, que también es emprendedora– que tenemos un exceso de regulación normativa. Hay un afán regulatorio, normativo y recaudatorio de la Administración Pública impresionante. La Administración podría hacer más cosas relacionadas con materia fiscal, con vehículos de financiación específicos para emprendedores. Hay algunos como Enisa, pero debería haber muchos más”.

Para Zaryn Dentzel, fundador de Tuenti:

“La principal barrera que existe en España es una actitud generalizada, desde las instituciones de Gobierno, la educación, las grandes empresas, las familias… de que no se deben asumir riesgos. Y más aún cuando se vive una situación de crisis existe el pensamiento generalizado de que no se debe arriesgar, de que tienes que quedarte en tu puesto… Ese miedo al fracaso y de asumir riesgos hacen que haya muchísimos menos cambios. Eso tiene un efecto muy grande, porque cuando tienes más gente participando en hacer cambios eso afecta a más gente. En los colegios se piensa que es mejor tener un trabajo para toda la vida, trabajar para una gran empresa o para la Administración. Esa actitud complaciente y el miedo a asumir riesgos es lo que hace que haya menos proyectos. Al final, si quieres hacer algo, se puede conseguir financiación, se pueden crear buenos equipos…, si eres muy persistente lo puedes hacer, pero el problema es que falta tener iniciativa”.

Ignacio Vargas, co-fundador de Next Limit Technologies, afirmó:

“Los emprendedores que empiezan se enfrentan a tres barreras. La primera es la financiación. Hasta pedir 10.000 euros, te exigen una nómina. Lo que es una incongruencia. Le dices al banco que necesitas 10.000 euros para montar una empresa y te preguntan ‘¿dónde está su nómina?’ ¡Cómo te voy a dar mi nómina si quiero emprender! El banco no ha entendido la pregunta. La segunda es la cantidad de leyes absurdas que tenemos en este país, que son barreras que impiden emprender. Y la tercera tiene que ver con que la sociedad no ve aún al emprendedor como alguien que aporta valor, sino más bien como un bicho raro. El tema de la falta de financiación es un gran problema. Una vez necesitaba dinero para hacer una reforma en mi casa. Me fuí al banco a pedirlos y les dije de broma que necesitaba dinero para un proyecto de investigación sobre los quarks y no me lo daban bajo ningún concepto. Y les dije que no, que era una broma, que era para reformar mi casa, y me dijeron que sin problemas. O sea, tu casa no tiene riesgo, pero los quarks sí, y eso que es el mismo dinero. Es decir, tienes que arreglar el baño de tu casa para que te den dinero, pero si tienes un proyecto eres persona non grata. No digo con esto que te tengan que regalar el dinero, sino que te lo pongan fácil. En el caso de mi novia, que ha emprendido, ha tardado seis meses en hacer papeleos de notaría, Hacienda, seguros, Seguridad Social, gestión de la marca, etc., acabas agotado, y encima sin dinero, porque has tenido que invertirlo sólo en montarla. Luego empiezas y antes de facturar te llega una carta de Hacienda que te dice que te quita el IVA intracomunitario, y si lo quieres, reclámelo. Todas esas barreras son las que impiden que las empresas nazcan, avancen, crezcan, contraten gente, etc. No te lo ponen fácil”.

¿Y tu que opinas?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Javier Escudero

3 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Angel Anaya  |  18 de noviembre de 2011 a las 13:25

    Por supuesto que existe una barrera sociocultural en el aspecto de emprender, pero es una cuestión de actitud, uno no es emprendedor porque le pongan las cosas fáciles, ni deja de serlo por que se las pongan difíciles. A partir de ahí, si es cierto que las dificultades para emprender son muchísimas, desde excesiva burocracia, legislaciones absurdas, falta de crédito….. Pero eso es algo que entra en el concepto de emprender.

  • 2. Joel Pinto  |  18 de noviembre de 2011 a las 22:14

    Emprender no es un tema sencillo y nunca lo ha sido. La primera barrera es mental, de actitud, es de miedo a asumir riesgos, a perder, a tener que comenzar de nuevo y sobre todo a un contagio excesivo de una actitud negativa que en lugar de empujarnos a re-inventarnos, nos congela la sangre en los huesos y nos deja paralizados.

    Si miramos hacia atrás, todos los grandes negocios de hoy en día comenzaron con personas “emprendedoras” que en su momento (y en muchos casos momentos peores que los que se viven hoy en día) asumieron sus riesgos y decidieron lanzarse al agua.

    Hay que apostar por el futuro. Falta es quien se atreve.

  • 3. Esteban Ramirez  |  16 de septiembre de 2015 a las 16:42

    Si miramos hacia atrás , todos los grandes negocios de hoy en día comenzaron con personas emprendedoras que en su momento asumieron sus riesgos y decidieron lanzarse al vacio

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


+ 9 = diecisiete

Siga los comentarios en RSS