29/noviembre/2011

¿Tenemos una máquina de fabricar emprendedores?

Este viernes voy a conocer en persona a Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, emprendedor, business angel y autor del best-seller “Ha llegado la hora de montar tu empresa”. Voy a participar en una reunión con el resto de socios de su plataforma de business angels en la que van a ver nuevos proyectos y luego también tendremos una charla para hablar sobre emprendimiento.

La verdad es que es una muy interesante oportunidad para mí. Hoy en España al fin hay un nuevo grupo potente de nuevos emprendedores de éxito, que también han decidido apostar las ganancias de sus negocios en el desarrollo de nuevos proyectos empresariales puestos en marcha por otros. Pasar toda una mañana con uno de los grupos más destacados seguro que me da una buena visión sobre cómo está ahora ‘el estado del arte’ en materia de nuevos proyectos tecnológicos. Qué están buscando los business angels, si hay o no recursos para darles impulso, cómo son los proyectos que llegan a una sesión como esta…ya os contaré.

Mientras, confieso que acabo de terminar de leer el libro de Alejandro. A pesar de ser un bombazo editorial todavía no había sacado un rato con calma (en mi descargo diré que tengo un hijo de tres años y una hija de uno, con lo que el tiempo libre es algo casi quimérico). Me ha gustado mucho. Es una aproximación muy realista (y bien escrita, además) a la creación de tu propia empresa.

Alejandro ofrece una serie de consejos y observaciones estructurados en una secuencia lógica: tu espíritu emprendedor, la idea, su viabilidad, el plan de empresa, trámites, financiación, etc. En la las últimas páginas del libro realiza una serie de reflexiones finales muy interesantes. No obstante, me choca bastante una: “No puedo por menos que criticar los errores de la Administración, en especial haber puesto en marcha una máquina de fabricar emprendedores. De un modo indiscriminado, se ha animado a mucha gente, motivada o no, formada o no, a lanzarse a la carrera emprendedora. Me temo que esta campaña acrítica dejará muchos cadáveres por el camino; me parece una irresponsabilidad tremenda alentar vocaciones débiles con frases hechas y publicidad barata”.

No creo que el trabajo de la Administración en fomentar el espíritu emprendedor esté siendo excesivo. En todo caso lo contrario. La mayoría de las campañas son para informar de las ayudas que prestan las administraciones y eso, es positivo y muy necesario, ya que aún no hay un conocimiento muy profundo sobre los pasos a dar y los posibles apoyos.

Las campañas de sensibilización deben analizarse en su contexto. Es positivo que en un país con tan poca tradición emprendedora se le diga a la gente que crear tu propia empresa es una opción. No creo que nadie diga que es fácil hacerlo; sencillamente, debe tenerse en cuenta como una salida que, por otro lado, se está convirtiendo casi en la única para mucha gente.

La información y la sensibilización han servido para que de manera radical se esté abandonando la idea de que emprender es malo, está mejorando la imagen de los empresarios y del valor de su contribución al progreso y a la sociedad.

Es cierto, como dice Suárez, que la Administración está animando a emprender, pero también que la decisión de hacerlo es libérrima. Más que nunca, si cabe. Y la responsabilidad es siempre de cada persona; de quien toma la decisión de emprender… y de quien desoye ese consejo.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Alejandro Vesga

3 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña  |  29 de noviembre de 2011 a las 11:49

    Gracias por la mención y por leer el libro, Alejandro. Un honor para mi.

    El tema de la administración…. a mi me preocupa ver como se anima en cierta manera a todos en general, y con prisas, a emprender, sin explicar, de forma pausada, que tal vez no todos valgamos para ello, que se requiere una cierta formación y conocimiento y que hay determinados perfiles (o momentos personales) en los que sería temerario intentarlo.

    Veo a mi alrededor, como a personas no formadas, con hijos, y cobrando prestación de desempleo, ocasionalmente se les llega a animar indiscriminadamente, -pintando un escenario a veces idílico lejos de los problemas que deberá afrontar el emprendedor-, a lanzarse a la piscina capitalizando incluso la ayuda del paro para montar su empresa.

    Cuando esos perfiles viven una situación limite y de riesgo, tienen enormes cargas familiares, hipotecas etc, creo que se les puede estar empujando de alguna manera a un fracaso, en un momento en el que, después, reponerse y encontrar otro empleo puede ser un camino especialmente largo y difícil.

    Abrazos,

    A.

  • 2. Alejandro Vesga  |  29 de noviembre de 2011 a las 12:04

    Gracias Alejandro,
    Entiendo que ese es el sentido de tu comentario, que además de ofrecer información sobre el emprendimiento se filtre a la gente y se les equilibre el discurso para aclarar que no es fácil.
    De todos modos, me parece que animar a la gente a emprender no es una irresponsabilidad. Todos sabemos que hacen falta más emprendedores. Aunque sería lo ideal, yo veo muy complejo conseguir animar sólo a la gente que es objetivamente capaz.
    Un fuerte abrazo

  • 3. Luis Zunzunegui  |  29 de noviembre de 2011 a las 15:04

    Hola Alejandros,

    Estando de acuerdo con ambos, creo que es interesante un matiz que creo que puede aportar algo.

    Creo que la administración se está centrando mucho en una fase ya avanzada del emprendedor. Esta es, la fase de financiación y burocracia, sin embargo de acuerdo con lo que comenta Alejandro S. creo que la administración está fallando en toda la fases previas del “emprendimiento”.

    Estas fases previas son principalmente las de validación de las hipótesis básicas del modelo de negocio.

    En estas se aprende si realmente tiene sentido emprender con una idea o no, es decir, ¿está dispuesta a la gente a pagar por mi producto/servicio? Para esto no es necesario mucho financiación, pero si una cantidad ingente de tiempo y tareas farragosas que se asemejan mucho a la vida normal del emprendedor. Este debe ser el primer filtro para entender si uno está hecho para ser emprendedor o no, sobretodo antes de adquirir compromisos que efectivamente nos arrastren a un pozo sin fondo.

    Además, y como anotación al margen, creo que la administración esta fallando en crear un ecosistema sano y honesto de información y ayuda entre emprendedores. Pero bueno, creo que es algo irremediable, ya que poco sentido tiene que la misma entidad que te invita a sacar los trapos sucios para que otros aprendan sea la que luego te financia y penaliza por esos trapos sucios… pero bueno, lo dicho, este es otro tema aparte.

    Saludos,

    Luis

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


+ 4 = once

Siga los comentarios en RSS