29/diciembre/2011

Siete formas de convertir las visitas a tu ecommerce en compras reales

Parece que la crisis está animando cada vez a más pymes a abrir tiendas en Internet para ampliar sus canales de venta. En concreto, en 2011 ha aumentado en un 20,4% el número de pymes que han dado este paso, según un estudio realizado por Arsys. Y parece que las facilidades que ofrecen las soluciones cloud computing están detrás de esta buena noticia.
La otra cara de la moneda es que con lo que cuesta que los usuarios encuentren y entren en un comercio online todavía muchas empresas pierden ventas por no tener un buen diseño de su forma de presentación de los productos y menos aún del proceso de cierre de la venta. Nada menos que un 80% de los usuarios que visitan una tienda online abandona sin adquirir nada. La cifra me llega por la consultora de marketing digital Multiplica, una fuente imprescindible cuando toca hacer un reportaje sobre comercio online, porque siempre dan consejos e información precisa sobre este tema. Y como ese mal dato del 80% me llega acompañado de buenos consejos elaborados por esta consultora para evitar estas pérdidas de ventas, quiero compartirlo aquí con todos vosotros para que lo tengáis en cuenta si queréis montar vuestra propia tienda, o ya tenéis una y queréis incrementar las ventas.

1.- Simplifica el proceso. Reduce los pasos que tiene que dar el cliente para cerrar la compra como mucho a dos e intenta que éstos se hagan de forma rápida. Es decir, que las ventanas se  carguen de forma ágil. Esto que, a priori, parece algo obvio, es uno de los motivos a destacar del abandono de los compradores, un 18% se van del site por descargar lentas de las páginas, según Multiplica.

2.- Claridad y control. Intenta que el usuario tenga en todo momento el “control” de la compra. Es decir, que conozca qué es lo que está adquiriendo con toda la información necesaria y al detalle; ofrécele la ayuda necesaria cuando la necesite y que perciba la web como un lugar seguro, sin distraccionees. Los gráficos, mensajes, etc, tienen que ser claros siempre, que no den lugar a dudas.

3.- No le pidas los datos antes de iniciar la compra. Existe, a veces, una excesivo celo por solicitar los datos de contacto del usuario, incluso antes de que éste haya realizado su compra. El registro, debe hacerse al final, una vez el comprador haya seleccionado el producto.

4.- Formularios intuitivos. Evita los formularios interminables e intenta que estén lo más humanizados posible, que sean más parecidos a una conversación que a un frío cuestionario. Ya que en la tienda online no hay un dependiente, debes trasladar un poco de esa naturalidad al proceso, ofreciendo ayuda en todo momento y dotando de facilidad en el modo de pago.

5.- Explica bien el coste final y la forma de devolución. Que no se lleva sorpresas al final con costes imprevistos que no hayas explicado antes, como los gastos de transporte, IVA, etc. Ten en cuenta que uno de los principales motivos de abandono de la tienda online son los costes de transporte. Evítalos en la medida de lo posible e incentiva al usuario con descuentos en compras superiores.

6.- Transmite seguridad en el proceso de pago. Es fundamental que la sienta en todo momento. Así, debes tener cuidado con las ventanas emergentes de Explorer en las que se advierte “this page contains insecure elements”. Del mismo modo, al igual que en un establecimiento el cliente se lleva su comprobante, en la tienda online hay que confirmar la compra de un modo inmediato y dar la seguridad de que todo se ha realizado correctamente.

7.- Opción a grabar la compra. Si el comprador se va de la tienda sin comprar nada, puedes darle la opción de grabar su compra para retomarla más adelante. Se trata de aprovechar las posibilidades de Internet, del medio. En una compra física no puedes retomar al cliente que ha entrado a mirar, pero en Internet sí. ¡Aprovéchalo! Por otro lado, si no se ha materializado la compra, existen soluciones vía mail o publicidad online para intentar que lo haga en otro momento.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Pilar Alcázar

3 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Isabel  |  29 de diciembre de 2011 a las 14:59

    Sobre todo el hecho de humanizar el proceso de compra y no sentir que estamos tratando con máquinas solamente!!

  • 2. Pilar  |  29 de diciembre de 2011 a las 15:48

    Hola Isabel. Sí, en Internet también se pueden gestionar bien las emociones o la experiencia del usuario, como lo queramos llamar.
    Un saludo

  • 3. José Carlos Cortizo  |  29 de diciembre de 2011 a las 17:57

    Muy buen post, Pilar ;) Además de los aspectos que has comentado, hay algunas otras cifras interesantes. Por ejemplo, en media, casi el 90% de los carritos que se generan en tiendas online (porque has dado a añadir algún producto a la cesta), se quedan abandonados, es decir, los usuarios quieren ese producto pero al final, por algún motivo, no terminan la compra.

    En BrainSINS acabamos de sacar una herramienta para ayudar a la recuperación de esas ventas a medio finalizar. No doy más info en tu blog porque no quiero hacer spam, solo arrojarte ideas para que sigas investigando y dando “pistas” a todos los que están luchando por sacar su tienda online adelante de forma que puedan ir mejorando sus ventas y conversiones.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


6 − = tres

Siga los comentarios en RSS