Archivo de febrero, 2012

29/febrero/2012

Emprender dando respuesta a problemas cotidianos

Que un servicio capaz de dar respuesta a las necesidades de mucha mucha gente es una oportunidad de negocio nadie puede ponerlo en duda. Lo curioso es que siendo parte de esa multitud con necesidades haya tan poca gente a la que se nos ocurra una solución.

Estos días me han llegado varios ejemplos de emprendedores que han encontrado su oportunidad por esa vía. Oportunidades e-le-men-ta-les, pero que nadie antes ha sido capaz de resolver. Seguramente porque hemos dado por hecho que no tenían solución. Y el conformismo es la peor de las actitudes para ser emprendedor.

¿Cuántas de vosotros no habéis comprado un billete de avión low cost en algún momento que luego no habéis podido disfrutar? A todos nos ha pasado en alguna ocasión. Pero no hemos buscado una solución al problema porque hemos dado por hecho que conseguir algo a tan buen precio está indisolublemente asociado a no poder cambiar de opinión. Pues resulta que no. Y la empresa ChangeYourFlight ha sido la primera en darse cuenta de ello.

Sabían que un 7% de los billetes de avión vendidos no llegan a utilizarse nunca, que esto supone para los viajeros unas pérdidas de más de mil millones de euros en toda Europa y que las aerolíneas llevan más de 40.000 asientos vacíos cada día. Es obvio que desarrollar un modelo de negocio que de respuesta a esta necesidad es una oportunidad. ¿Pero cómo, si las condiciones de precio bajo de un billete de avión dan por hecho que no puedes pedir el reembolso?

Ellos han encontrado la solución ofreciendo un servicio online gratuito que permite obtener un reembolso parcial del billete (dinero que se puede disfrutar después al realizar otra reserva) y que a las aerolíneas les da la oportunidad de revender ese asiento que va a quedar vacío. Todos contentos. De momento, sólo operan con Air One (una filial de Alitalia) pero es una solución que se extenderá en breve a las demás, por las ventajas que proporciona a las partes implicadas en el proceso de compra-venta de billetes de avión.

Más ideas similares. La app móvil Wannataxi, un servicio gratuito que permite pedir un taxi desde el móvil, tablet o página web en cualquier momento y lugar. El servicio se basa en los GPS, lo que permite que nos localicen en el lugar en el que estamos y nos envíen un taxi que esté cerca de nuestro punto de partida ahorrando tiempos de espera al usuario y mejorando la ruta de los taxistas que forman parte de su red. De nuevo, una necesidad e-le-men-tal.

Otra tecnología que nos soluciona la vida  es la que ofrece Sizemenow, una empresa que ha desarrollado un sistema de tallaje universal para evitar la alta tasa de devoluciones de compra de moda online. Para conocer cuál es nuestra talla exacta con cada marca que compremos por Internet, basta introducir nuestras medidas manualmente o subir una foto para que el programa las fije automáticamente. De nuevo, una solución sencilla y útil.

¿Qué otras ideas de negocio eres capaz de desarrollar para resolver una necesidad cotidiana para miles de usuarios?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

27/febrero/2012

Consejos para grabar un buen vídeo corporativo

Cualquier empresa, al margen de su tamaño, puede grabar un vídeo corporativo con el que promocionar su marca y sus productos. No es complicado. Se pueden obtener unos buenos resultados siguiendo una serie de consejos:

 

1. Que no sea muy largo
Un error frecuente es grabar vídeos corporativos de larga duración excesiva. Cinco minutos, o incluso menos, suele ser suficiente.

 

2. No abusar del lenguaje técnico
Si lo haces, aburrirás a las ovejas. El vídeo debe realizarse con un lenguaje comercial o didáctico, de modo que sea sencillo y ameno seguirlo.

 

3. Realiza un guión previo

No improvises. Piensa bien qué es lo que quieres decir y en qué orden. Escríbelo y ensáyalo una y otra vez. Cálcula bien el tiempo que vas a tardar. Seguro que todo te parece importante y verás que en la primera prueba te sale excesivamente largo. Corta lo superfluo y verás que, bien sintetizado, al final te queda un mensaje condesado y eficaz.

 

4. Iluminación.

La luz natural exterior siempre nos ayuda. Lo mejor es intentar que siempre esté detrás de la cámara. Si grabamos en interiores, ten mucho cuidado con las sombras.

 

5. Modular la voz.

Conviene que hables en tono pausado, pero enfatizando aquellos aspectos que nos interesa resaltar. Si disponemos de un micrófono externo la calidad será mucho mejor y el resultado más profesional.

 

6. Y, si puedes, pide ayuda a un profesional ….. Corregirá todos las cuestiones técnicas que a ti se te escapen.

 

Y para rematar este post, un caso práctico: un vídeo que acaba de grabar el departamento de comunicación de Tuenti en el que los fundadores de la red social hablan sobre la compañía.

 

 

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

24/febrero/2012

Emprendedor es sinónimo de empresario, no te engañes

Por si alguien no te lo ha dicho: emprendedor es un sinónimo amable de empresario. La segunda palabra tiene connotaciones negativas, pero no nos engañemos es exactamente lo mismo. Cuánto más te engañes, peor te va a ir.

Me explico.

Me estoy leyendo El método lean startup. Su autor Eric Ries, que ha sido emprendedor antes que fraile, comenta que emprender es muy divertido, que es un proyecto ilusionante, que sí, que todo eso es verdad… pero que más te vale meterte en la mollera, fontanela mediante, que tienes que dirigir una empresa, que eso de tirar líneas de código está muy bien, pero que te toca mucho más. Ries lo explica, claro está, de forma más fina:

“Parece que va en contra de la intuición pensar que algo tan innovador y caótico como una startup pueda gestionarse o, para ser exactos, deba gestionarse. Lo que es realmente excitante en una startup es ver cómo tiene éxito”.

Y Ries dice también que:

“El espíritu emprendedor no es otra cosa que un tipo de management. Asociamos conceptos divergentes a estos dos conceptos: espíritu emprendedor y management. En el fondo, parece que una está de moda, es innovadora y excitante y la otra es aburrida, seria y sosa”.

La mayoría de los aspirantes a emprendedores con los que hablamos se obsesionan con tener una buena idea, cuando en realidad es lo de menos. Y no voy a hablar otra vez de la dictadura de la idea, que sé que me pongo muy pesado. Resulta que esa misma mayoría de aspirantes nos comentan que han visto tal o cual negocio y que quieren hacer lo mismo. La mayoría son negocios maduros en los que se podría entrar, a lo mejor, con una propuesta innovadora, pero:

1. No se les ocurre esa propuesta innovadora.

2. En el 99,9% de los casos no conocen el sector.

3. En lugar de esa idea de negocio tan llamativa, podrían desempeñar por su cuenta el mismo trabajo que desempeñan ahora mismo para la empresa para la que trabajan con muchas más garantías.

¿A santo de qué viene todo esto? Viene a santo de que se quieren meter en sectores que no conocen y en los que van a tener que lidiar:

1. Con clientes que no tienen ni idea de cómo son y a los que, en muchos casos, les va a resultar difícil acceder.

2. Con proveedores de los que nunca han oído hablar, así que la selección va a estar complicada.

3. Con stocks de productos que requieren inversiones interesantes.

Con esto quiero decir que desde el punto de vista de un emprendedor montar una tienda outlet de ventas privadas de cosmética de alta gama les suena a gloria, cuando desde el punto de vista de un empresario, resulta mucho más interesante dedicarte a a ofrecer el mismo servicio de calidad de una gran consultora un 20% más barato -tampoco mucho más que no es cuestión de precio–, pero lo que es más interesante, un 80% más rápido y sin rotación de plantilla de empleados quemados. Lo primero, lo reconozco, es más llamativo, pero lo segundo, además de mejor negocio a largo plazo, requiere una décima parte de inversión de la primera.

Ries dice otra cosa que me sirve para mi argumentación:

“Las historias de las revistas son mentira: el trabajo duro y la perseverancia no llevan al éxito. En revistas y periódicos, en las películas y en los incontables blogs, oíamos el mantra de los emprendedores con éxito: a través de la determinación, la brillantez, el momento justo, y, por encima de todo, un gran producto, puedes alcanzar la fama y la fortuna”.

Como se nota que Ries no lee Emprendedores… a saber qué leería este hombre. Pero tiene razón en que los medios contribuyen –¿contribuímos?– a dar muchas veces una visión distorsionada. Sí que creo que el trabajo duro y la perserverancia llevan al éxito, pero si los inviertes en el concepto adecuado.

Ya me contaréis.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

23/febrero/2012

Cuatro cosas que he aprendido sobre los business angels

Hace unos días acudí como invitado a una reunión de presentación de proyectos de emprendedores a business angels. Fue toda una experiencia, ya que para los emprendedores participantes esa sesión era la oportunidad de su vida y para los ‘angeles financieros’ era una reunión más (y yo de observador de todo y calladito). Cómo para los inversores era una reunión más, actuaron con toda la naturalidad del mundo y me dejaron ver algunas cuestiones interesantes. De esa reunión saqué alguna impresión informal, que, en mi condición de director de Emprendedores tengo la obligación de contaros. Es subjetivo, ya lo sé, pero puede resultar útil. Las cuatro cosas que me quedaron claras:

-Las reuniones de business angels son un poco ‘paripé’. El pescado está vendido antes de la reunión. Al contrario de lo que se suele creer, lo más importante es haber enganchado antes a alguno de ellos. Los business angels no compiten entre ellos, al revés, colaboran y es muy común que varios de ellos participen al mismo tiempo en distintos proyectos. Por eso, lo verdaderamente importante en la presentación es dejar claro que alguno de los presentes ya forma parte del proyecto (algo que también se sabe antes de la reunión, pero que es esencial remarcar). La clave entonces es acceder a uno, negociar con él las condiciones y pedirle expresamente que avise a sus ‘amigos’ para que también entren.

-El proyecto importa, pero el talento abunda. Hay ya en el mercado una cantidad tan grande de proyectos bien estructurados, que la manera de competir de verdad (aparte del primer punto) es tener muy claro en cuánto valoras la empresa, por qué, qué cantidad ofreces en la venta/ampliación de capital y, fundamental, como, cuándo y cuánto tienes planeado dar el rendimiento financiero al inversor. Los business angels, aunque cualificados, son inversores financieros. La clave está en que vean de forma cristalina cómo van a rentabilizar esa inversión. Que el emprendedor muestre que también lo tiene claro es un avance indiscutible. Aparte de lo puramente financiero, antes ha debido quedar muy claro que el proyecto es escalable y el equipo y emprendedor que lo desarrollan son solventes profesionalmente. También valoran que hayan conseguido atraer inversión por parte de sus entornos cercanos (la family, friends and fools).

-Ofrece una mejora en una especialidad. Mi impresión subjetiva es que aprecian más los proyectos muy enfocados a segmentos concretos de actividad (donde dar una ventaja competitiva fuerte y basada en la tecnología puede llevarte a dominar el mercado). Con la excepción quizá de los proyectos de comercio electrónico en los que me da la impresión que están dispuestos a apoyar proyectos algo más generalistas pero que sean exportables internacionalmente.

-La presentación no es relevante, pero prepárala. La mayor sorpresa para mí, el bajo nivel de los emprendedores a la hora de realizar la presentación de sus proyectos. Parecía que en vez de pedir dinero estaban pidiendo perdón, de la poca energía que transmitían. De acuerdo que es un mal común en nuestro país: nos da vergüenza hablar en público (y más si te la estás jugando y los que te escuchan parecen un tribunal), pero creo que es necesario vencer esa resistencia y ‘vender’ más y mejor nuestro proyecto. Nos va la vida en el ello. A pesar de lo escrito, tengo que decir que los inversores no parecieron valorar demasiado esto, pero quizá sea una línea en la que poder distinguirse…

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

7 Comentarios

22/febrero/2012

Cómo hacer que crezca mi empresa sin estructura

Aviso para emprendedores que están montando su empresa…

En el número de marzo de Emprendedores hablamos sobre crecimiento. Sí, has leído bien: sobre crecimiento. Hemos seleccionado a cinco pymes 100% españolas que han crecido más de un 20% durante los años de crisis para preguntarles cómo lo han hecho. Ojo, todas ellas en sectores complicados, con mucha competencia y en muchos casos invirtiendo fondos propios para crecer. Ah, y con un denominador común: ninguna de ellas ha aumentado su facturación y su Ebitda con estrategias de bajada de precios (ninguna de ellas ha entrado en guerras de precios, a pesar de que en todas ).

Todo eso lo vas a poder leer en la revista, pero, como siempre, nos cabe toda la información que os queremos contar y hay dos estrategias de crecimiento que nos parecía que se merecían más espacio, porque son dos estrategias que te ayudan a crecer sin estructura.

La primera pasa por la externalización de la producción en un sector donde no es habitual que se externalice la producción. Gerard Alberti, director general de EstalPackaging, empresa de Girona dedicada a la creación y distribución de productos destinados al embalaje alimentario –bueno, esto hasta ahora, porque entran también en el sector no alimentario–, nos contaba que:

“A pesar de que venimos del mundo industrial, a pesar de que hemos sido fabricantes en el mundo del corcho durante muchos años en el mundo del embalaje somos gestores de producción. Esto quiere decir que tenemos proveedores en todo el mundo que nos ofrecen fabricar nuestros productos con distintas características y distintos precios, hay calidades bajas, intermedias, altas… capacidades de respuesta altas y bajas. Esto nos permite fabricar en cualquier condición. Si tu tienes una fábrica, tienes lo que tienes: o te has posicionado con un producto caro o con un producto barato y es difícil de cambiar; o eres el más rápido, pero el más caro… Nosotros adaptamos la fábrica a la necesidad del cliente. Antes se tenía más tiempo de elaborar estrategia y conseguir clientes… era más fácil salir a conseguir clientes nuevos y tener una fábrica propia con producción propia, te daba más seguridad. Ahora ya no”.

¿Puedes seguir una estrategia así en tu mercado? Alberti tiene razón: si te posicionas en una calidad y en un precio, claramente te limitas a la hora de crecer. En los últimos dos meses nos hemos encontrado con un par de emprendedores que se podrían aprovechar de este consejo para lanzar sus proyectos industriales. Aunque sólo fuera por el ahorro que les supondría para lanzar su negocio.

La segunda idea pasa por trabajar con Value Added Resellers –VAR–para desarrollar nuevos proyectos sin tener que crecer con estructura propia. Erik Brieva, presidente de Polymita, experta en software de gestión de procesos, apuntaba que para poder asumir nuevos proyectos, en lugar de crecer en estructura, apuestan por formar a VAR para que implanten ellos y den servicio a los proyectos.

Al final, es más una cuestión de personas, más que si el mercado es más o menos grande, es maduro o no… la ejecución la hacen las personas. Depende de qué motivación, qué fuerza, qué habilidades tienen las personas que están haciéndolo. Lo analizamos y vimos que… nosotros trabajamos con Added Value Resellers. Desde que arrancamos con la empresa hace cinco años nos dimos cuenta de que cuando se trataba de empresas o personas que tenían motivación por distribuir nuestro producto y tenían ganas, hemos triunfado. Y cuando ha sido al revés y hemos sido nosotros los que hemos salido a buscar a empresas o personas para hacerlo, o no hemos sido rigurosos a la hora de seleccionar y nos hemos ido con el primero que hemos encontrado o hemos elegido que supuestamente podía ser muy bueno, pero que tampoco tenía gran motivación porque la idea no nacía de él, sino de nosotros”.

Crecer siempre tiene un riesgo: que te sobrepase el número de proyectos que puedes ejecutar en paralelo. Aquí nuestra estrategia de sembrar y fomentar la relación con Value Added Resellers (VAR) –aunque no son siempre técnicamente resellers, porque a veces nosotros hacemos la venta desde la empresa y ellos dan soporte in situ–. Les formamos para que una vez se ganen la cuenta, ellos mismos se puedan encargar de implementar el proyecto. De esta manera podemos escalar en servicios. Si tenemos diez proyectos en un país, tenemos a diez grupos trabajando en paralelo para los distintos clientes. El riesgo estaría en que los resellers no estuvieran suficientemente formados, el tiempo de formación no es tan rápido como el de vender, pero como la formación depende de nosotros garantizamos que estén bien formados”.

Para poder hacer esto, está claro, tienes que tener, de partida, un buen producto bueno de partida o no hay nada que rascar.

Hay ocasiones en las que echamos de menos que nos os vengáis con nosotros a hacer las entrevistas. De esta manera, no tendrías que esperar a leer en la revista excelentes consejos que seguro que os hacen vuestra vida empresarial más fácil.

Y lo decimos en serio.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

17/febrero/2012

Una historia atípica en el mundo de los negocios

Alfonso Jiménez y su socio, Francisco Iglesias, crearon de la nada la empresa alimentaria Cascajares en 1994. A ella le dedicamos un interesante reportaje en el número de febrero de Emprendedores. Y me ha llamado mucho la atención por tratarse de una historia sumamente atípica dentro del universo emprendedor. Por eso le dedico este post. Ahí van algunos de los puntos más destacables de esta historia, por si te puede servir de brújula y orientación.

 

LA LOCA IDEA DE CRIAR CAPONES

Para ganarse algún dinero con el que sacarse el carnet de conducir e ir tirando, Alfonso Jiménez decidió criar 100 capones en una finca que su padre tenía en Zamora y venderlos. Al año siguiente repitió la experiencia y entonces decidió junto a su amigo Paco, que había estudiado Marketing, transformar esa cría de capones en algo más profesional. No se les ocurrió otra cosa que criar ¡1.000 capones!

 

NO TENÍAMOS NO PARA DARLES DE COMER

Como eran animales vivos empezaban a ser más una carga que una ventaja, porque había que alimentarlos, lo que acabó provocándoles una quiebra técnica, “porque no teníamos ni para pagar el maíz con el que darles de comer”.

 

Y DECIDIMOS VENDERLOS EN CONSERVA

Como dice Jiménez, “hay que hacer cosas distintas y se nos ocurrió que la solución era venderlos en conserva: de esta manera dejábamos de alimentarlos y no se nos estropeaban”. Fabricaron capón confitado, con éxito. Fue el comienzo de una aventura empresarial de éxito.

 

El MAL DE LAS VACAS LOCAS NOS LIBRÓ DE LA GRIPE AVIAR

En 2001 las cosas empiezan a funcionar mejor gracias, en parte, a una mala noticia: la aparición del mal de las vacas locas. “A nosotros, especializados en capones y aves, nos favoreció y empezamos a vender por toda España. Pero también nos abrió los ojos y empezamos a hacer I+D+i con cabeza: esa vez nos habíamos beneficiado, pero nada nos garantizaba que un día fuese al revés y nos pudiéramos ver perjudicados por una noticia similar, así que empezamos a diversificar hacia el mercado porcino y ovino. De esta manera cuando pasó lo de la gripe aviar no nos afectó tanto”.

 

CÓMO COLARSE EN UN BANQUETE REAL

Una jugada de marketing maestra: “En 2003, se anunció el compromiso de los príncipes de Asturias y nosotros nos propusimos que teníamos que estar en el banquete de boda con el plato principal. Fue una negociación muy difícil, pero conseguimos convencer, primero, a Jockey que fue el restaurante encargado de confeccionar el menú, y, después, a la Casa Real, que se decantó por nuestro capón en gran medida animados por la acción social que desempeñábamos con la integración de la discapacidad.

A todo ello se unió una campaña promocional impactante: “para el banquete nos pidieron 600 capones, pero nosotros preparamos 800 y los 200 que sobraron se lo enviamos a las personas con más poder mediático del momento con una tarjeta que decía: ‘coma usted lo que están comiendo los invitados a la boda real’”. El éxito de la campaña fue impresionante hasta el punto de que las ventas de capones se dispararon pasando de los 1.000 que producían en el 2003 hasta los 21.000 que venden ahora.

 

SUBASTA DE CAPONES EN SOTHEBY´S

Para completar su interesante labor social centrada en la integración laboral de los discapacitados, la Fundación Cascajares celebra anualmente una subasta de capones vivos en el Ritz conducida por Sotheby,s, en la que todo lo que se obtenga se destina a un fin social: el de este año que se acaba de celebrar en diciembre fue para pagar tres becas en la Universidad Autónoma de Madrid para que tres jóvenes con discapacidad puedan sacar un grado universitario.

Para leer el reportaje completo, pincha AQUÍ.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

16/febrero/2012

Si quieres ser emprendedor, haz provisión del sacrificio

El martes pasado moderé una mesa redonda en el Salón MiEmpresa sobre ‘Cómo convertirse en líder de mercados maduros y segmentados’. El panel era de lujo: Fernando Montenegro, director general de Legalitas; Alejandro Fernández Luengo, fundador de Marco Aldany y Richard Vaughan, fundador de Vaughan Systems.

El debate fue tremendamente interesante, ya que los tres demostraron que la innovación no depende de la tecnología tanto como se suele creer, sino del modelo de negocio escogido. En los tres casos, han conseguido un liderazgo indiscutible en sus sectores, los tres tradicionales a más no poder (abogados, peluquería y enseñanza del inglés), variando sustancialmente la propuesta de valor a los clientes. En el caso de Legalitas, dando un servicio a distancia con una tarifa fija y baja; en el de Marco Aldany renovando la imagen de las peluquerías/centros de belleza con un i+d propio y muy potente; y en el de Vaughan, creando nuevos conceptos como la inmersión en villas, la radio y la televisión.

Fueron casi dos horas de intervenciones. Me apetece compartir algunas de las ideas. Las notas sueltas que fui tomando en la sesión. Ahí van:

-Fernando Montenegro: “Para abrir mercado en una actividad saturada, nosotros cambiamos la pregunta. En lugar de preguntar ¿Necesitas un abogado? preguntamos ¿Has tenido alguna vez problemas en tu comunidad de vecinos? ¿Con una herencia? De ese modo conseguimos una respuesta mucho mayor”.

-Richard Vaughan: “Para innovar, lo mejor es preguntarse ‘cómo demonios’. Cómo demonios se haría esto o lo otro. Si te retas a ti mismo en buscar soluciones, acaban por llegar. Luego sólo es ponerlas en práctica”.

-Alejandro Fernández Luengo: “Antes de emprender, debemos medir el peor escenario para saber qué nos apostamos. Hay que provisionar el sacrificio y saber mentalizarnos de cuánto va a costar todo”.

-Alejandro Fernández Luengo: “Captar talento es crucial. Se trata de conseguir sumar a gente buena que sea además buena gente”.

-Richard Vaughan: “En cualquier empresa es fundamental tener un control férreo sobre el dinero. Cuánto entra, cuánto sale, de dónde viene, adónde va”.

En general, para poder adentrarnos en un segmento tradicional, conviene tener estas cuestiones en cuenta. Nos las dicen los tres al alimón:

-Encontrar un nicho y apretar fuerte en él.

-Hay muchos sectores donde todavía puedes destacar haciendo economías de escala.

-Aunque lo conozcas bien, estudia mucho el mercado antes de lanzarte. Contrasta tu idea todo lo que puedas.

-Hay que tener humildad y al mismo tiempo ambición.

-Plantéate cómo mejorar algo que ya existe. Es la mejor manera de innovar que existe.

 

Dio mucho más de sí, la verdad. Fue de agradecer que los tres hablasen con tanta franqueza de sus experiencias. Especial valor a mí, que Alejandro Fernández Luengo, acudiese al compromiso a pesar de haber presentado un concurso de acreedores de Marco Aldany el día anterior, algo que sería impensable en la mayoría de empresas en esa situación. Algo está cambiando…

 

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

15/febrero/2012

La gran oportunidad: un comercio online diferente

(Adelanto del editorial de la revista Emprendedores de Marzo 2012)

Lo confieso. Después de leer el dossier de portada de este número me han entrado unas ganas locas de montarme mi ‘puntocom’. Me he quedado convencido de que hay todavía muchas oportunidades en el comercio online y que posiblemente ahora, con los cambios de hábitos de consumo que están produciéndose, tenemos más opciones que nunca de desarrollar con éxito una tienda online.

La primera consideración a tener en cuenta: el precio de venta al público es decisivo. Es cierto que ya nadie está dispuesto a pagar más en un comercio online que en uno físico, como mucho igual y además, el cliente siempre buscará que le ofrezcamos alguna ventaja adicional (entregas, atención al cliente 24horas, más cátalogo, etc).

Pero sin contradecir lo anterior, también hay que tener muy en cuenta que el precio es una estrategia demasiado fácil de copiar, tal como ocurre fuera de Internet. Lo verdaderamente decisivo es ser diferente y que esa diferencia sea una ventaja defendible en el tiempo y contra los ataques de la competencia.

Nos anima mucho comprobar el ingenio que se está desarrollando en los nuevos proyectos de comercio electrónico. Conceptos como Priégole que ofrece leche fresca a domicilio (un lujo accesible), Lakomi con su oferta de comida casera pasteurizada (ventaja adicional y precio ajustado) o la descarga legal de videojuegos recién retirados del mercado de Tusjuegos son claros ejemplos de que ser distinto además de ser divertido es también muy rentable.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

Posts Anteriores