Archivo de febrero, 2012

14/febrero/2012

Quiero montar una tienda online… ¿cuánto cuesta?

Nos hemos dado cuenta de que muchos emprendedores están mucho más perdidos de lo que pensábamos. Un lector no envió ayer este correo electrónico:

“Quería saber qué trámites tengo que hacer y cuánto me costaría montar una empresa que opere por internet (no sé si el coste es el mismo que una empresa que tenga sede física). No sé si es necesario tener a un autónomo contratado y cómo crear la sociedad (somos dos socios, pero no sé si es más barato y mejor hacerlo a nombre de los dos o a nombre de uno solo: uno de los socios es mujer de 27 años y el otro es hombre de 25 años). También me gustaría saber si hay algún tipo de ayudas por ser jóvenes o porque uno de los miembros sea mujer, etc”.

Ves a qué nos referimos con lo de estar perdido, ¿no?

Nuestra recomendación para informarte sobre trámites y ayudas es que te dirijas a uno de los organismos públicos que asesoran gratuitamente a futuros emprendedores. Unos funcionan mejor que otros –la verdad sea dicha–, dependiendo de dónde vivas, pero merece la pena que empieces por ahí. Puedes encontrar quién te ayuda en tu zona geográfica pinchando aquí.

Si quieres información sobre planes de negocio en comercio electrónico, puedes encontrar más información pinchando aquí.

Esa es la respuesta rápida. Ahora van las reflexiones que te tendrías que estar haciendo.

Si te encuentras en su mismo dilema, para empezar te decimos ya que es difícil estimar tu coste sin saber qué vas a vender. ¿Qué vas a vender? ¿Quiénes van a ser tus proveedores? ¿Qué precio–condiciones has negociado con ellos? ¿Vas a tener stock? ¿Tienes capacidad de negociación con empresas de logística? Sin saber esto, lo único que te podemos decir es que una buena plataforma web para vender, como poco te puede costar unos 6.000 euros. Claro que puedes hacerlo por menos, pero es difícil encontrar una plataforma seria por menos. Si lo quieres hacer bien, lo primero es tener una buena plataforma.

El coste dependerá también de si vas a convertirte en representante online de una marca de referencia o de si vas a invertir en stock. En un comercio online la mayor inversión es en stock y ahí dependerá de lo que quieras hacer.

Lo primero que tienes que tener claro es qué quieres vender, tienes que hacer un estudio de mercado para ver si hay demanda de verdad para ese producto (sobre todo con los precios con los que quieres salir) y cómo es tu competencia, qué cuota de mercado tiene, qué estrategias tiene… En el caso de un proyecto de e–commerce, se trata de emprender siempre en un nicho muy concreto, de que el producto que ofrezcas a través de tu tienda on line no sea perecedero, y, además, de que tenga una logística fácil.

De la misma manera, depende también del mercado en el que quieras entrar. ¿Es un producto que va a tener mucha competencia? ¿Sabes ya quién vende en el mismo sector que tú? ¿Qué productos? ¿A qué precio venden? Es muy difícil que encuentres un nicho y que sin inversión consigas posicionarte.

Independientemente del sector, los expertos –gente que sabe mucho más de esto que nosotros, como Pepe Isabal, consultor de eTecnia– suelen recomendar siempre que se busque un proyecto de comercio electrónico especializado con productos claramente identificables, intentando que el producto sea de una marca reconocida, que te lleve, de esta forma, a un tipo de consumidores que intente primar el servicio frente al precio. No te va a interesar el comprador que se decanta por otras tiendas o por ofertas de Internet y que busca básicamente precio. No tienes otra que moverte en precios recomendados para ser competitivo.

Se trata también de buscar distintos proveedores de ese producto o de ese tipo de productos o de esa gama de productos. Asimismo, se trata de que no manejes un número excesivo de referencias, lo que te provocaría un problema de stock… y ya no sólo de almacenaje, sino de productos invendidos. Una ferretería en Internet, por ejemplo, es un error. Es difícil mantener un millón y medio de referencias. Está claro que cada producto va a tener un plan de negocio y un coste (que es lo que tu preguntas) diferente, un precio diferente y unas expectativas de venta diferentes.

Como hemos escrito en mil y una ocasiones, resulta fundamental conocer la legislación en torno a un producto y a la venta de un producto, sobre todo si vas a vender tus productos fuera de España. De la misma manera que es importante conocer el régimen fiscal que se le aplica. Y el sistema logístico del entorno. Y conocer cuántas tiendas on line operan en torno al producto, qué zona cubren esas empresas on line (o tienda on line de negocio off line): qué volumen de facturación y de tráfico tienen (es complicado, pero se puede saber). Y conocer también las tendencias que influyen en los productos que vas a vender y a los consumidores a los que te vas a dirigir.

Y ahí va otra pregunta: ¿Qué proveedor logístico te va a permitir mantener unos márgenes que te garanticen un beneficio / hacer viable mi idea de negocio / vender un producto a través de Internet? Uno de los grandes atractivos, sino el único, para el consumidor de Internet es el precio y si no eres capaz de tener un precio más barato que el que se pueda obtener en una tienda off line, estás perdido. La comodidad no es una estrategia suficientemente fuerte… Para que el precio sea bajo, tienes que tener una logística que te permita garantizar ese precio bajo.

Luego, dependerá de la opción por la que optes: banco o sistemas como Paypal. Dependerá de la negociación a la que llegues con el banco: además del coste por el uso de la pasarela, igual que con un TPV, te van a cobrar una comisión por la operación: aquí tienes un cierto margen de maniobra.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

10 Comentarios

13/febrero/2012

Oportunidades de negocio en comercio online

El titular es ambioso. Hay curiosidad en torno a la pregunta y pocas respuestas claras. Pero haciendo un pequeño ejercicio de análisis, de lo que se está haciendo ahora, de lo que está por venir, de las lagunas de ciertos mercados, de las opciones de mejora, de las necesidades de los usuarios, etc.etc. se puede llegar a algunas buenas conclusiones.
Las que doy a continuación se basan en el análisis personal de lo que me llega como nuevos modelos de negocio, la experiencia compartida conmigo de quienes están ahí en el día a día creando nuevos ecommerce y los expertos que conocen bien los modelos que triunfan fuera y los que han fracasado en su intento de adaptarse a nuestro país.
La conclusión generalizada de todas las partes es que el comercio online en España está en sus pasos iniciales, por más que nos parezca que ya existen propuestas para todo. Hay mucho recorrido y muchas oportunidades de negocio. Pero, pero, ¿cómo encontrarlas?
A mí se me ocurren distintas vías para hacerlo: la primera, es apostar por mercados que todavía están poco explotados para el recorrido que tienen (como alimentación, moda y salud); la segunda es mejorando la oferta de negocios ya existentes (esta es una vía infinita, porque los comercios online en España tienen muchas carencias, como la buena experiencia de compra o las buenas condiciones de entrega y devolución), y por último, creando nuevos modelos de negocio (y aquí la creatividad y la innovación permiten entrar en cualquier mercado).
Vamos con ejemplos de cada una de las opciones.
1.- Mercados poco explotados. El más visible ahora mismo parece la moda. Por el boom de outlets y la entrada de grandes firmas como Zara en el entorno online. Y que hay oportunidades para pequeños no lo debe dudar nadie. La clave está en buscar los  huecos no explotados por estos. El camino puede estar en modelos mixtos, combinando una parte de oferta de outlet con moda de temporada de diseñadores emergentes, como hace Ohmyshoes. O salirse de las tendencias habituales en la moda de determinados sectores, como la infantil, y ofrecer una oferta distinta, como la que propone la francesa Presqueparfait, con diseños divertidos y rompedores.

Pero, sin duda, el mayor nicho es la alimentación. Y hay opciones de todo tipo. Desde productos clásicos como los elaborados del cerdo por La Venta Tabanera; tiendas monoproducto, como Guindilla de Ibarra; alimentos naturales como los que vende la norteamericana DoorstepDairy (alimentos elaborados por familias Amish de forma tradicional y leche fresca) o, productos que empiezan a consumirse ahora de forma más masiva, como las cervezas naturales (Tierra de cerveza). Como véis, todos son negocios que aprovechan una idea, son difícilees de conseguir en el comercio de la esquina, son productos de mucha calidad y que inspiran confianza. En el caso de Tierra de Cerveza, además, estamos ante un modelo de negocio que aprovecha una de las principales tendencias en comercio electrónico: vender en torno a una comunidad. Sí, piensa un producto que despierte interés, ofrece contenidos interesantes (en este caso, cómo elaborar cerveza casera, locales donde puedes consumirla, etc. etc.) y tienes un negocio que ha nacido como quien dice con un pan bajo el brazo.
2.- Mejorar la oferta. Este es un camino que te ayudará a encontrar oportunidades de negocio en cualquier mercado. Si eres capaz de hacerlo mejor, la cosa está hecha. Pero no es fácil. Aquí, la llave es analizar a la competencia y ver en qué falla. En general, la mayoría suelen hacerlo en la usabilidad de la página. Se hace tedioso y complejo navegar o buscar los productos, incluso, cerrar la venta, cuando se piden demasiados datos. Un buen ejemplo de cómo mejorar un modelo de éxito es Doctortrade, que mejora la experiencia de compra-venta de eBay gracias a un software que identifica los productos y permite realizar ofertas sin tener que realizar la descripción de los mismos. Basta subir la foto para anunciar una venta.
3.- Nuevos modelos de negocio. Es otro camino para encontrar oportunidades en cualquier tipo de mercado. Por ejemplo, se han puesto de moda los comercios de cosmética de alta gama basados en la suscripción. Comercios como Glossybox, GoingChic o Glamoroum venden muestras de las grandes firmas, que empaquetan en una cajita que cuesta unos diez euros mensuales, y que permiten a sus clientas probar los productos que más les gusten.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 Comentarios

10/febrero/2012

¿Merece la pena emprender?

Como dije hace un par de post, éste es un tema que me interesa mucho. Seguro que me van a caer por todos los lados, pero planteo esta pregunta porque de su respuesta depende en gran parte el éxito futuro de un negocio.

Me voy a centrar en todos aquellos emprendedores que antes de emprender han estudiado con detenimiento –soy un defensor a ultranza de esto– el mercado, los clientes, la competencia, las barreras de acceso, la inversión inicial y financiación potencial y futura, la propuesta de valor, etc.

¿Cuántos de ellos se plantean –además y antes de emprender– si merece la pena hacerlo?

Opiniones habrá para todos los gustos. Aquellos que dirán que sí, por lo bien que les ha ido, otros que dirán que no, por lo mal que les fue, incluso otros que, a pesar de que les fue mal, sí les mereció la pena. Pero mi propuesta es si antes de emprender se hicieron esa pregunta: si analizaron los pros y los contras que emprender les iba a suponer en sus vidas, en sus familias, en sus entornos, en su salud, en sus finanzas…

¿Por qué no reflexionar también sobre este aspecto? Creo que lo más ventajoso de autoresponder a esta pregunta allanaría mucho el camino a muchos emprendedores que, antes de emprender, veían un camino de rosas, pero que, a medida que la empresa comienza a andar, se dan cuenta de que lo que ellos vislumbraban como algo placentero, con el paso del tiempo y de las ‘penurias’ que conlleva emprender, no es así.

Y que conste que no soy pesimista… tampoco optimista… intento ser realista. Y la realidad de muchos emprendedores con los que he hablado dice que sí merece la pena emprender, a pesar de que las vicisitudes que pasan, pero que muchos disgustos se hubieran ahorrado o minimizado si hubieran reflexionado sobre el aspecto que planteo aquí.

Y a ti, ¿te mereció emprender?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

6 Comentarios

9/febrero/2012

Tienda virtual, la portada de Emprendedores de marzo

Dicen que el comercio online en España está aún por explotar. Que nuestro país tiene un índice de desarrollo en ese terreno por debajo de la media europea y que todavía hay muchas actividades que pueden ser un buen negocio si montas una tienda virtual.

Así que nos hemos decidido a llevar a portada un reportaje sobre cómo crear tu tienda online. Ya hemos visto que muchos emprendedores están ‘dando con la tecla’ del éxito en este terreno.

Te adelanto la portada. El día 22 nos vemos en el kiosco.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

8/febrero/2012

Una juguetería sigue siendo negocio

Soy un firme defensor del comercio tradicional -si no, pincha aquí y aquí y lee mi encarnizada defensa de las fruterías y cómo y por qué considero que siguen siendo negocio–.

Que sí, que sí, que Internet ha cambiado las reglas del juego. Que no, que no digo que no, pero creo, y emprendedores españoles me lo demuestran, que muchos negocios tradicionales siguen siendo negocio más allá de Internet. La dificultad está en que ni todos los negocios tradicionales siguen siendo negocio y en que, a la hora de la verdad, influye mucho el dónde se abre ese negocio -y por supuesto cómo se gestiona ese negocio y con que inversión inicial arranca ese negocio-.

Sigo creyendo que una frutería sigue siendo negocio, igual que una buena floristería. Y hoy voy un paso más allá y defiendo que una juguetería off line también sigue siendo negocio. Encontrando, claro, la ubicación ideal. Está claro que se pueden encontrar juguetes por Internet, pero en Internet no se puede reproducir la experiencia de compra de una juguetería. La clave está primero en el dónde y luego en el cómo. Eso y que en Internet, las cosas como son, resulta difícil montar una “empresa familiar con muchas ganas de atender a sus clientes lo mejor posible” cuya misión es “¡Pasárselo muy bien!”. Y también que en Internet no se quedan con tus niños una hora mientras tu descansas y te tomas un café.

Si está leyendo esto porque lo único que buscas es el plan de negocio de una juguetería, pincha aquí, que no te quiero aburrir, ni hacerte perder el tiempo. Si quieres algo más, te invito a que sigas leyendo.

La juguetería que me ha llamado la atención se llama Tiny Toy y está muy cerca de la frutería que me llamó la atención en su día -a cinco minutos andando–: en un polígono industrial-comercial especializado en muebles en las afueras de un pueblo de las afueras de Madrid, lejos del mundanal ruido. Vamos que el local no está en una zona comercial de postín.

La tienda aprovecha la afluencia de visitantes del polígono en busca de muebles, en muchos casos acompañados de aburridos niños, pero también está razonablemente cerca de una tienda de mobiliario infantil y también hace las veces de juguetería de barrio.

Es un ejemplo de comercio tradicional bien pensado. ¿Por qué?

1.- DÓNDE VENDES. Es la única juguetería de la zona. No tendría sentido que otra juguetería abriera en la zona. Ellos han sido los primeros. Además, está en una zona de paso de adultos con niños aburridos. Y por si eso fuera poco está en frente de un local de venta de mobiliario infantil.

(ACTUALIZACIÓN: Ha abierto un centro comercial enorme y la afluencia de público en la zona ha disminuido).

2.- QUÉ VENDES. Tiene una selección increíble de productos diferentes: son productos que no se encuentran en Internet. Como estos.

3.- CÓMO LO VENDES. Tiene un trato verdaderamente diferente.

Y, si has pinchado en el plan de negocio y has seguido leyendo, cumple con los requisitos básicos para que un negocio de este tipo funcione:

1. “Que el surtido tenga una amplitud adecuada a la edad de los niños de la zona”.

2. “Elegir adecuadamente a los proveedores, que permitan tener una gama amplia y de productos de calidad”.

3. “El diseño de la tienda es importante, enfocarla como una habitación de juego donde niños y niñas pueden disfrutar de todos los productos, es una idea genial que ya hacen algunas tiendas”.

4. “A medida que el negocio crece, ampliar las líneas de productos. Incluir libros de lectura, de manualidades, etc., cosméticos de juego, etc”.

5. “Tener acuerdos con centros, asociaciones que realicen actividades para niños, como talleres lúdicos, excursiones culturales, campamentos, granjas-escuela, etc”.

Si te interesa un negocio de este tipo y tienes localizada una zona virgen, haz un buen estudio de mercado y echa cuentas. Que nadie te diga que no es negocio.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

6/febrero/2012

Los Peores Directores Generales de 2011

El mundo de la gestión empresarial tiene un fortísimo olor a incienso. El botafumeiro está que no para. Los libros de management, las biografías almibaradas de los emprendedores de moda, los análisis de los expertos, los estudios de las escuelas de negocio, la prensa económica… Todos son halagos y parabienes hacia los líderes empresariales y hombres de negocios que han hecho fortuna y que han cambiado la vida de todos nosotros con sus innovaciones. ¡Toma vaselina, Moreno! ¡Qué bien! Si es que son un modelo a imitar para el resto de los mortales.

¿Pero es cierto que todo lo hacen bien y que todo lo que tocan lo convierten en oro? ¿Es que no hay un sólo gramo de crítica (o de autocrítica) que se le pueda atribuir al Ego desenfrenado de estos superhéroes de nuestro tiempo? Parece que no. Por eso llama tanto la atención cuando, de vez en cuando, alguien se atreve a airear los trapos sucios de los jefazos del mundo de la empresa.

Un buen ejemplo es el de Sydney Finkelstein, profesor de Management de la escuela de negocios americana Tuck y autor del libro Why Smart Executives Fail”, que ha seleccionado los peores Directores Generales del 2011 y ha explicado sus pasos en falso. Ahí un baño de cruda realidad:


1. Mike Lazaridis y Jim Balsillie, exdirigentes de Research in Motion (RIM)

Error: Una estructura no evolutiva y codirigida

La empresa canadiense RIM diseña, produce y comercializa la BlackBerry, uno de smartphones más populares en el mundo. En primer lugar, los antiguos dirigentes de RIM no fueron capaces de adaptar su producto en absoluto, incluso cuando sus adversarios como iPhone y Android, han empezado a comerle parte del mercado.

Además, el hecho de tener dos Directores Generales solo causaba más confusión y ralentizaba el progreso, según Finkelstein. En este sentido, habrá que ver cuál será el impacto del ex dirigente Mike Lazaridise en su nuevo rol como vice-presidente y jefe del consejo de administración. No obstante, según Finkelstein, con su permanencia en la empresa, se frena el cambio. “La estructura de codirección es casi una garantía de fracaso. Esto no funciona casi nunca” dice Finkelstein. “Es difícil de saber quien se ocupa de qué y creo que eso ralentiza la capacidad de adaptarse a la competencia”, añade.

2. Leo Apotheker, antiguo dirigente de Hewlett Packard

Error: Una ejecución de estrategia inconsistente

Como jefe del fabricante más grande del mundo de ordenadores PC, Apotheker terminó perdiendo más de 30 billones en el mercado de capitalizaciones en menos de 11 meses estando a la cabeza de la empresa. Trató de deshacerse de su empresa de ordenadores personales de un valor de 40 millones de dólares, pero finalmente decidió mantenerla. También cambió de idea sobre la creación de una nueva tableta, un proyecto que posteriormente abandonó.

 

Estas personas que se convierten en Directores Generales y que rápidamente luego se marchan por la puerta, se van con 25 o 30 millones de dólares de indemnización. Esto, generalmente, no es agradable para los accionarios”, dice Finkesltein.

 

3. Reed Hastings (Netflix)

Error: Comunicación pobre, disminución de la facilidad de la utilización del producto

Netflix se hizo un nombre ofreciendo a sus clientes un servicio de alquiler de DVSs por correo electrónico a precios fijos en los Estados Unidos. La empresa, ha ofrecido, después, video en streaming en Internet para expandirse en Europa en 2012. Hastings decidió dividir el negocio en dos. Haciendo esto, aumentó los precios y los clientes encuentran más dificultades para encontrar lo que quieren.

De hecho, me gusta la idea de dividir la empresa en dos. En cierta manera es una estrategia digna de manual. Se divide la empresa en dos para proteger la nueva actividad, pero el proceso que ha utilizado ha sido un desastre. Su comunicación no ha sido muy buena y pienso que mucha gente se pregunta qué hay de nuevo en los que ellos hacen, que no lo hagan ya otros. Creo que realmente no hay una gran novedad”, considera.

 

4. William Weldon (Johnson & Johnson)

Error: Esquivar la seguridad

A lo largo del año pasado, ha habido un increíble número de productos retirados del mercado de multinacional de dispositivos farmacéuticos y médicos que produce materia y productos como bombas de insulina, suturas, jeringas, implantes de cadera, lentes de contacto o champú para bebés entre otros.

William Weldon es casi como un Director General de teflón porque hubieron muchas cosas que salieron mal el año pasado y casi nadie ha hablado de ello. Para una empresa como ésta, bajar la calidad de los productos y la seguridad es impactante”, puntualiza el experto.

Hasta aquí el análisis del profesor Finkelstein, quien, por cierto, nunca trabajará para BlackBerry, Hewlett Packard, Netflix y Johnson & Johnson. ¿O no?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

3/febrero/2012

Vender online sin invertir en marketing

No hay duda. Estamos en el mejor momento para vender online. A lo grande y en pequeño. Hay más oportunidades que nunca para las grandes firmas y para las pequeñas empresas, incluso las que no tienen un comercio online propiamente dicho.
Y lo digo por la revolución que se ha producido en los dos últimos años en dos aspectos fundamentales para empresas de todos los tamaños. Uno, es el desarrollo del móvil como principal vía de acceso a contenidos y productos online. En España ya existen 13,96 millones de conexiones de banda ancha móvil, más que líneas fijas. Ahora sí, más que nunca, el usuario de Internet puede acceder a la red desde cualquier lugar y en cualquier momento (algo que abre una cantidad infinita de oportunidades de negocio para pymes vía la geolocalización y el comercio electrónico).
La segunda, y la que deben tener especialmente en cuenta las pymes, es que en sólo dos años se han multiplicado como setas los negocios que permiten a pequeños comercios llegar a millones de usuarios sin invertir en SEO ni en marketing online. Algo que, nos consta, no está al alcance de todos los pequeños negocios.
En los dos últimos años hemos asistido al boom de las plataformas de compra colectiva, tipo Groupon, Groupalia, LetsBonus, y otras más modestas y especializadas como El Tenedor (en restauración) y Oferta.me, Mequedouno o Sibaritic (en productos).
Muchos sabéis ya que el problema de estas plataformas es que exigen unas rebajas de precios cuantiosas, entre un 20 y un 80%, y que a eso hay que sumar la comisión, también cuantiosa que se llevan muchas de ellas, entre un 5% (las menos) y un 50% (las más), lo que a menudo hace que no sean rentables. El sacrificio se hace por la labor de marketing que realizan estas plataformas para dar a conocer empresas pequeñas y sus ofertas a miles (a veces millones) de clientes. De estos nuevos canales de venta publicamos un reportaje en Emprendedores de marzo, en el que destripamos las formas de rentabilizar la presencia en ellas.
Pero con este post quiero ir un poco más allá y hablar de los nuevos modelos de negocio que pueden hacer esa misma labor de intermediación sin cobrar un peaje tan alto.
1.- Plataformas sin comisiones ni cupones. Un ejemplo, Oferta.me, que no cobra comisiones porque su modelo de negocio no consiste en hacer de intermediario y cobrar por el marketing, sino que ellos son quienes venden. Los clientes hacen las reservas a partir de una oferta que ofrece el propio proveedor, y sobre los pedidos realizados ellos compran los productos a las tiendas y los venden. La ventaja de este modelo para las pymes es que, además de no exigir grandes descuentos ni cobrar comisiones, pueden controlar mejor lo que realmente venden. Son ventas reales, no cupones a canjear en tres o seis meses, como las otras plataformas. La desventaja, claro, es que tienen menos usuarios que gigantes, como Groupon y LetBonus, pero ya hemos dicho que hablamos de modelos para negocios que empiezan o no tienen tanto margen de beneficio.
Otra variante son las plataformas de compra colectiva en las que son los propios consumidores quienes buscan los mejores proveedores para sus objetivos. Aquí las hay especializadas por producto, como seguros de coches (Segurbonus), alimentación (Wholeshare) o para todo tipo de negocios (Agrupa2).

2.- Agregadores de ofertas. Son las webs tipo ClicPlan o Compraengrupo, en las que tampoco se cobra una comisión a los proveedores, ya que sus clientes son las plataformas de compra colectiva. Su principal ventaja es que segmentan las ofertas por ciudades y por categorías de productos.

3.- Marketplace o plataformas para microtiendas. Tampoco cobran a los proveedores y pueden ofrecer a muchas pymes la posibilidad de acceder a clientes muy segmentados; si se eligen bien. Ejemplos de estos intermediarios son Adzarus, una plataforma 100% gratuita que permite crear microtiendas para anunciar productos sin límite de artículos y a un coste cero. Aunque en este caso la oferta es mucho más variada que otras opciones, como Alice o Ulabox, especializadas en alimentación; Mumumio, para productos de alimentación ecológicos;  Pinterest, para productos de artesanía…

4.- Comparadores de ofertas. Ofrecen buenas opciones a pequeños comercios con una oferta personal y no exclusivamente por precio, que es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en comparar. Aquí, una plataforma que acaba de entrar en España y que se va a desarrollar, seguro, en breve, es Shoppydoo, el comparador de precios número uno de Italia. Para firmas de moda, es perfecto por la excelente experiencia de compra que ofrece a los usuarios: vía, su web, dreezy.

5. Redes sociales verticales. Obviamente, también son una buena plataforma porque permiten llegar a una comunidad que se reúne en torno a una afición, tipo Bkool (para deportistas) o, a un problema vital, como Vitaetnatura (para mujeres con problemas para concebir).

6. Mercados exteriores. Sin olvidar las plataformas para el mercado B2B que se han creado para aglutinar ofertas de pymes que quieran salir fuera, como Tradewithspain, pensada para exportadores españoles del sector agroalimentario; o Retailmeetingpoint, sí, como habrás adivinado, para el sector retail.

Y seguro que hay más, muchas más, que se me olvidan ahora. Pero la idea está clara, nunca antes hubo tan pocas barreras de entrada para acceder a grandes públicos siendo un pequeño comercio. Son nuevas formas de acceso a potenciales clientes, cada una con sus peculiaridades, sus ventajas y sus inconvenientes que cada cual tendrá que analizar. Porque al final, gratis, lo que se dice gratis, no es ninguna. Obvio.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

2/febrero/2012

¿Se equilibrará alguna vez el emprendimiento entre hombres y mujeres?

No lo creo. A este paso, tengo que decir que desde luego que no. Acabo de leer un informe del Instituto de la Mujer y la Fundación Incyde sobre este tema y queda mucho por andar. Aunque parece que aumenta la vocación emprendedora de la mujer, todavía es claramente menor que la del hombre y eso, por puras matemáticas, lo que significa es que la brecha no se estrecha, se abre más.

De momento, no encuentro (y juro que lo he buscado) un dato fiable del número de empresas creado en España diferenciado entre hombres y mujeres. Sólo encuestas sobre intención emprendedora y cuestiones similares. Y no debe ser fácil, ya que la titularidad de la empresa en muchos casos está diluida entre varias personas y no es fácil identificar al emprendedor y distinguirlo de los meros inversores. Y otra dificultad, claro, es cómo contabilizar las empresas mixtas… ¿Es masculina una empresa con tres socios, dos de ellos mujeres, en el que el gerente es el hombre? ¿Es femenina? ¿66% femenina? ¿Y si el hombre tiene el 51%? ¿Son emprendedoras las dos socias? Complejo es, desde luego.

Un dato que puede ilustrar quizá es el número de personas dadas de alta como autónomo en la Seguridad Social. Ese sí es un dato muy objetivo. En esto, decir, que según un informe de la ATA el número de mujeres dadas de alta mejora ligeramente, mientras que el de los hombres cae. Un pequeño dato positivo.

Pero, aparte de los datos, la realidad es que ha habido y se mantiene un techo de cristal en el emprendimiento femenino. Según el informe de Igualdad y el Incyde, titulado ‘Observatorio de la Igualdad en el Emprendimiento’, un panel de emprendedoras consultadas señala que por el hecho de ser mujeres “reconocieron haberse sentido minusvaloradas en algunas ocasiones, y haber percibido actitudes paternalistas en otras”. Se mantiene la idea de que la mujeres abordan proyectos de menor calado, que en muchas ocasiones lo hacen en actividades ‘menores’ que les permiten compatibilizar la tarea con el cuidado de la familia o, incluso, que emprender como un hobby.

Aún hay una tendencia peor, sacada a relucir por el informe: las propias instituciones abundan también en muchos casos en esta discriminación. Es común que los programas de apoyo a las emprendedoras se ofrezcan en sectores ‘feminizados’. Por el contrario, las emprendedoras ambiciosas no acceden a las ayudas por emprendimiento femenino sencillamente porque en las actividades y sectores de más peso (y más creación de empleo) no están tan a su alcance.

El resultado es que está probado que las mujeres emprenden menos y que lo hacen en actividades de menor impacto. Para darle la vuelta a esa perniciosa tortilla hacen falta más políticas públicas de igualdad y que las que se pongan en marcha sean más ambiciosas. Las mujeres españolas también lo son.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

Siguientes Posts Posts Anteriores