30/abril/2012

El lobo no viene, ya está aquí

Somos muy dados –me refiero a los españoles– a ignorar las señales, las advertencias, las alarmas… Tal vez, porque nos sentimos seguros moviéndonos en la zona de confort. Tranquilos que no voy a hablar de copago, ni de Repsol, ni de ‘autotiros’ en el pie, ni de elefantes…, sino de mercados, oportunidades de negocio y de las orejas del lobo.

Aprovechando que el lunes pasado se celebró, un año más, el Día del Libro se ha hablado mucho y se seguirá hablando del rol, del daño, del poder, del… que juegan los ebook en el anquilosado mercado editorial. La semana pasada nos llegó un estudio –otro más– que viene a decir a modo de conclusión que el ebook obliga a reciclarse al sector del libro. Y esa es una realidad incuestionable, pero ya lo era hace muchos meses.

Lo de ‘que viene el lobo’ –lease, por ejemplo, Amazon– ya se oía hace muchos meses y el sector editorial español ha estado parado, callado, cerrando los ojos y los oídos rezando para que el lobo no se fijara en nuestro mercado. Lo curioso es que la primera reacción del sector español ha sido de crítica hacia el lobo porque ha osado romper las reglas del juego en lugar de hacer autocrítica: en qué hemos fallado y cómo podemos reaccionar. Cuando el movimiento natural de cualquier compañía que quiere crecer es atacar otros mercados, el español estaba virgen y tenía todas las papeletas de ser la siguiente víctima.

Pues el lobo ya llegó y la industria española sigue sin reaccionar. Es evidente que ahora las empresas españolas del sector editorial –sobre todo, las pequeñas– no pueden competir en igualdad de condiciones con el lobo, porque tiene una gran experiencia y muchos recursos, pero sí lo puede hacer buscando nichos, que los hay.

Tengo una afición, a la que dedico tiempo de mi vida personal y dinero –del poco que tengo–. Cuento esto, porque hace unos días, llamé a una editorial española especializada en mi afición para preguntarle si tenía ebook. Me dijo que no –¡qué sorpresa!– y que, de momento, no pensaba tenerlos, porque estaban esperando… ¿a qué? ¿a que el lobo también se metiera en su nicho y los devorara? ¿A qué me obliga a mi y a otros clientes huérfanos? Pues a que busquemos en otras empresas que curiosamente no son españolas donde acabaremos comprando. Y el cliente tiene la ‘mala’ costumbre de ‘acostumbrarse’ a una tienda, siempre que ésta le de buen servicio.

Y esto no solo ocurre con el mundo editorial sino también en otros. ¿Qué pasa, por ejemplo, con el comercio electrónico de instrumentos musicales, uno al que sigo muy de cerca? Es cierto que hay tiendas españolas off line que venden instrumentos en sus tiendas on line, pero están a años luz de otras compañías europeas, por ejemplo, la alemana Thomann Cyberstore, que está presente en una veintena de países, entre ellos, el nuestro.

Volviendo al editorial, existen nichos aún sin explotar y en el que las empresas españolas no deberían perder el tiempo en posicionarse: ebook especializados en las distintas artes, ebook educativos, ebook infantiles, ebook descatalogados, etc. Os recomiendo que no os perdáis la sección de ‘Oportunidades de negocio’, que elabora con mucho rigor mi compañero Rafael Galán, del número 177, de junio de 2012, donde profundiza en estos nichos.

El ebook llegó y se va a quedar, en éste o en otro formato, y el que no se quiera dar cuenta que apague la luz, se tape los oídos y eche el cierre, porque llorando no se consiguen las cosas.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Javier Escudero

1 Comentario Añade un comentario

  • 1. Antonio  |  17 de enero de 2017 a las 12:40

    Asi es, amazon ya llego y con todo a España, para bien de los consumidores, para desgracia de las pequeñas editoriales.

    Saludos

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


1 + dos =

Siga los comentarios en RSS