Archivo de abril, 2012

16/abril/2012

Explica tu negocio con un vídeo-cuento

En medio de la infinidad de notas de prensa que llegan a diario a Emprendedores, ha habido una que nos ha llamado la atención y que llevaba por título: ‘Cuentos de Branding para que no te duermas’. La envía una consultora llamada Primero Estrategia e informaba sobre la cuarta entrega de una serie en las que explican las claves de su negocio (creación de marcas) de una forma realmente original.

Se trata de una serie de vídeos cortos, en formato de cuento o pequeña historia de dibujos animados, en la que relatan consejos y errores de branding de forma ligera pero impactante. Es una forma original de darse a conocer que se beneficia también de la viralidad que aporta este tipo de vídeos en Internet. Aquí tienes el vídeo para que lo veas:

 

 

 

 

 

 

¿Te atreverías a hacer algo parecido en tu empresa?

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

13/abril/2012

Emprender en franquicias

¿Emprender en franquicias? ¿Por qué no?Ese fue el hilo conductor del evento que Emprendedores celebró ayer en el Hotel Velada Madrid, al que asistieron más de medio centenar de personas interesadas en el tema. El encuentro contó con la participación como ponentes de Mariano Alonso, socio director general de mundoFranquicia Consulting; Luis Sancha, director de expansión del Grupo Restalia; Javier López, fundador y presidente de la franquicia financiera CreditServices, y Gema Casas, franquiciada de la cadena de peluquerías Rizos. El objetivo era que cada uno (como consultor independiente, como franquiciadores y como franquiciada) aportara su visión y experiencia acerca de cómo emprender bajo la fórmula de la franquicia.

 

Como resaltamos ayer, es un mercado muy atractivo que factura algo más de 19.000 millones de euros y da empleo a casi 360.000 personas. Pero en el que operan más de un millar de cadenas franquicias –que cuentan con más de 60.000 establecimientos–, lo que dificulta decantarse por una de ellas.

Para los que no pudisteis asistir os hago un resumen de los aspectos más importantes que debes tener en cuenta a la hora de elegir una enseña entre las más de mil que operan en España (en nuestro número 176, de mayo de 2012, encontrarás nuestro Especial Franquicias, con información detallada).

La primera pregunta que debes hacerte es si estás dispuesto a pertenecer a una red. Debes tener claro que entrar en el sistema de franquicias implica asumir una serie de normas. Es cierto que el franquiciado es un ente independiente societariamente, es decir, tu relación con el franquiciador no va a ser de empleado-empresa, sino de empresa (tu) a empresa (el franquiciador), pero sí formarás parte de una red que se rige por una serie de normas internas marcadas en el contrato de franquicia. Y eso significa, entre otras muchas cosas, que las decisiones que adoptes –independientemente, del grado y carácter negociador de la central– las tomará finalmente el franquiciador por el bien de la red. Este es el primer punto de partida que marcará toda tu relación con proveedores, clientes, empleados, etc. y que debes asumir como tal si quieres que todo funcione a la perfección.

A partir de aquí, debes valorar tu perfil como gestor, así como tu experiencia y formación. Aunque no siempre éstas son necesarias. Sí es cierto que para determinadas enseñas –sobre todo, las especializadas– es aconsejable contar con experiencia en el sector, pero también hay otras enseñas que prefieren que sus futuros franquiciados estén ‘vírgenes’, para evitar a los ‘resabiados’.

Después debes analizar los sectores. Para ello, valora cada mercado por sus oportunidades de crecimiento, evitando así entrar en mercados muy saturados o en aquellos en los que las ventajas competitivas entre una enseña y otra no sean muy notables. Analiza aquellas franquicias cuyo concepto de negocio sea innovador, aunque opere en mercados consolidados. En ese sentido, puedes decantarte por una enseña que opere en un sector consolidado cuyo modelo de negocio, por su grado de innovación, sea escalable.

También valora si te decantas por una franquicia de producto o de servicio. Elegir una u otra implica conceptos de gestión diferentes, en muchos casos, así como inversiones

y condiciones contractuales distintas. Tampoco olvides si eliges un concepto de negocio que requiera tener o no local. La diferencia aquí será, principalmente, de mayor o menor coste de inversión, lo que afectará directamente a tu cuenta de resultados, al período de recuperación de la inversión, etc.

El siguiente paso que debes analizar es ¿de qué recursos dispones y qué costes de inversión tendrás? Independientemente del tipo de negocio que elijas, siempre debes tener un mínimo de recursos propios para hacer frente a la inversión. Piensa que si buscas inversores para tu proyecto –tanto si lo haces en solitario como si lo haces como miembro de una red de franquicias–, nadie arriesgará su dinero sino ve que tu eres el primero en apostar –con tus recursos– en dicho proyecto. Además, cada franquiciador establecerá o ‘aconsejará’ que dispongas de un mínimo de recursos propios para hacer frente a la inversión inicial. Así con los recursos propios de que dispongas o valores que puedes conseguir, calcula qué tipo de inversión estarías dispuesto a ‘aguantar’. Y cuando hablamos de inversión no sólo debes calcular lo que te cuesta entrar en una franquicia (canon de entrada, si tiene; obra civil, si requiere local; compra de primeros productos y stock, etc.) sino también cuánto dinero te costará mantenerte hasta que empiecen a ‘entrar’ clientes.

Importante también si el concepto de negocio está probado o es nuevo Es decir, si la central posee ya otras unidades franquiciadas o sólo tiene establecimientos propios. Sa

ber si tu vas a ser el conejillo de Indias implica sus riesgos que, evidentemente, deberás valorar si merecen la pena.

También es importante que conozcas ¿qué tipo de apoyo y asesoramiento ofrece la red a sus asociado?, es decir, si ese apoyo es continuado en el tiempo, si es in situ, es decir, en tu futuro establecimiento, en la central, en otra unidad de negocio, etc., si tiene algún tipo de coste, etc.

No olvides analizar la situación financiera de la central para saber si tiene solidez económica para hacer frente a la entrada de nuevos franquiciados y que eso, por falta de liquidez, vaya en detrimento del resto de asociados –entre ellos, tu–.

En ese sentido, analiza ¿qué planes de expansión tiene la central? Puedes valorar –estudiando el mercado y a la competencia– si son viables o arriesgados esos planes.

Un indicador de fiabilidad es estudiar el número de locales cerrados –bien en el último año o en la historia de la cadena franquiciadora–. Eso sí, no valores tanto la cifra de cierres –que puede ser grande– como los motivos de los cierres y las estrategias que la central ha seguido para solventar esos cierres. Y eso es así, porque muchas veces, los cierres se deben a que los franquiciados se han ‘alejado’ del camino de la red y han hecho la ‘guerra’ por su cuenta. Otras veces, se debe a reajustes de la propia central que quiere mantener una línea y consolidar las unidades que mejor le funcionan. Pero en otras ocasiones los cierres se deben a que los franquiciados se han visto desatendidos y desamparados por la central. Por eso, es muy importante que conozcas al detalle los motivos de los cierres. Éste es un dato que en el Especial Franquicias –a lo largo de sus doce ediciones– hemos valorado mucho.

Otro indicador muy interesante es que visites varios locales de la enseña, primero al estilo del ‘cliente misterioso’ para saber cómo funciona la franquicia, y después presentándote como potencial franquiciado de la red. En ese punto, no dudes en hablar directamente con otros franquiciados, para conocer de primera mano cómo es la relación con la central.

Para profundizar en éstos y otros aspectos (sobre todo en lo relativo a la inversión), te recomiendo que leas el Especial Franquicias de nuestro próximo número: el 176, de mayo de 2012. Recuerda dos cosas cuando negocies con un franquiciador: infórmate de todo y pregunta todo lo que se te ocurra. Cuantasmás dudas resuelvas, menos imprevistos tendrás.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

12/abril/2012

Absténganse de emprender

“Tiene tanto valor que se creen buenas empresas como que alguien a mitad de camino en el proceso de montar su empresa se dé cuenta de que su idea no tiene recorrido”.

Llevo tiempo dándole vueltas a esta frase que publicamos en la revista hace un par de meses.

Nos lo contaba Arístides Senra, responsable del programa de creación de empresas de la Universidad Politécnica de Madrid –un programa universitario del que salen empresas como Glottex–. Arístides argumentaba que es mejor dejarlo antes de empezar que cuando ya se tiene la empresa constituida –y se han invertido dinero, tiempo e ilusión propios y dinero, tiempo e ilusión de otros–.

Y tiene más razón que un Santo.

Saber dejarlo cuando una idea no va a ningún sitio es una habilidad que caracteriza a los buenos emprendedores –como, ojo, lo es también luchar a viento y marea cuando los demás te dicen que estás equivocado, pero no lo estás–. Las start-ups sobre las que lees en nuestra revista no son siempre la primera opción de sus emprendedores. Muchos de ellos, afortundamente, han dejado volar antes malas ideas. Y esto no lo decimos nosotros, sino que nos lo han contado ellos.

Ahora dirás que aunque una idea no tenga recorrido, el mero hecho de tratar de sacar una idea adelante, ya merece la pena, que si es como un máster. O que una mala idea bien ejecutada puede salir al mercado y tener éxito, que quién sabe.

A ver.

Lo que merece la pena es intentar sacar adelante una idea con posibilidades que puede funcionar o no. Una idea con posibilidades que luego se va a tener que enfrentar al mercado, que una vez en el mercado no va a tener otra que hacer ajustes –sofisticarse, modificarse, adaptarse-, que se va a tener que dar a conocer -y no siempre se va a contar con grandes presupuestos de marketing-, que va a tener que hacer frente a una gestión financiera, que va a tener competencia, que puede enfrentarse a una crisis sectorial, que puede enfrentarse a una crisis sectorial… Y que a pesar de ser buena puede que no funcione: una idea que sale al mercado antes de tiempo, pero que tiene valor; una buena idea mal ejecutada, que por ejemplo sale a través de un canal comercial equivocado; una buena idea de negocio que sale en una empresa infrafinanciada…

Dándole vueltas a todo esto, he recopilado -al más puro estilo Frankenstein–Igor– lo que nos han ido contando expertos en creación de empresas sobre qué tipo de personas no suelen convertirse en buenos emprendedores (ahí va un resumen de consejos que nos han dado expertos a lo largo de los años). Absténgase de emprender…

1. LOS QUE SIEMPRE ANDAN DICIENDO: “¿Y QUÉ TENGO QUE HACER AHORA?”

“Aquellas personas que no tienen iniciativa difícilmente dan buen lugar a buenos emprendedores. Las personas que necesitan una guía permanente, que haya alguien que les diga constantemente lo que tienen que hacer no son buenos emprendedores. Se sienten incómodos con la incertidumbre, y eso les impide ser emprendedores. Las personas que buscan seguridad todo el rato son malos emprendedores. El hecho de emprender está lleno de incertidumbres, riesgos, ambigüedades… Las personas que no aceptan el fracaso, que no están dispuestas a fracasar”.

2. ESE TIPO DE PERSONAS QUE SIEMPRE ACABAN UNA FRASE CON: “VAMOS, TÚ YA ME ENTIENDES”

“La gente que no es comunicativa, que no sabe transmitir las cosas. Cómo transmitir a los socios. Cómo transmitir a los empleados. Ya desde el principio, cuando tienes que pedir financiación, tienen que tener habilidades comunicativas, como tampoco funcionan las personas prepotentes”.

Y nosotros añadimos un tercer tipo:

3. LAS PERSONAS QUE NO SABEN ESTABLECER PRIORIDADES

En el fondo, saber soltar cuerda cuando algo no va a ningún sitio tiene que ver con saber elegir el camino correcto –como las abejas, esos simpáticos himenópteros que saben trazar el camino más eficiente para ir de flor en flor– y con establecer prioridades. Hace tiempo leí -y no recuerdo dónde, pero no me quiero atribuir el descubrimiento– el truco que utilizaba un business angel para invertir en un negocio. Cuando alguien le presentaba una idea y le gustaba, este tipo le envíaba un correo electrónico al emprendedor con una interminable batería de preguntas que tenía que responder inmediatamente para que se acelerara la inversión. En esa batería había preguntas importantes y preguntas trampa que obligaban al emprendedor a perder un tiempo valiosísimo buscando información que no servía para nada. Si el emprendedor respondía a todas las preguntas, el inversor… NO INVERTÍA. Y si respondía sólo a las importantes y dejaba el resto en blanco, les metía pelas. Vale, no deja de ser una anécdota, pero…

Hay un libro estupendo, que nadie ha editado en castellano (guiño, guiño), titulado The illusions of entrepreneurship, del economista Scott Shane, que… ahora que lo pienso me da para otro post, otro día.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

11/abril/2012

Trece chascarrillos para moverte por Silicon Valley

En el último número de Emprendedores hemos publicado un reportaje que no tiene desperdicio, ‘Españoles en Silicon Valley, escrito por Marián Acha. He seleccionado estas doce perlas que, si te decides a instalarte en este Eldorado de los negocios, puede que te sean de utilidad. Ahí van:

 

1) “Tengo 27 años y puse en marcha la empresa con 24. En España me decían que era una niña, mientras que en Silicon Valley ya llegas tarde: con 18, muchos ya están vendiendo su negocio” (Laura Valverde, CEO de Beetailer)

 

2) “Como hay gran movilidad laboral, todo el mundo se conoce y te puede facilitar una reunión importante de un día para otro” (Laura Valverde).

 

3) “Tanto Facebook como Google tiran mucho de empresas jóvenes: a algunas las compran para reclutar a sus emprendedores, a otras las adoptan como partners porque son más rápidas que ellos. Por eso hay que estar aquí” (Laura Valverde).

 

4) “Mountain View es muy aburrido, al contrario que San Francisco, donde hay más vida nocturna y eventos. Pero nos lo recomendaron por eso: lo único que puedes hacer es dormir y trabajar. Incluso cuando sales a tomar una cerveza, sólo hablas del negocio” (Laura Valverde)

 

5) “Estamos en una incubadora de start ups, en un ambiente muy enriquecedor: conoces al que creó el algoritmo de búsqueda de Google Maps, a gente que está preparando una especie de Twitter con vídeos… A pesar de que la competencia es muy grande, hay una gran filosofía de colaboración. Es habitual contar lo que haces y cómo has llegado hasta ahí, algo que en España se mantiene en secreto. El mercado es tan grande que incluso tus competidores pueden ayudarte” (Jordi Torras, Director General de Inbenta.com).

 

6) “La paciencia de los norteamericanos con quien no domina su idioma es limitada, porque les hace perder el tiempo” (Jordi Torras, Director General de Inbenta.com).

 

7) “Al principio cuesta adaptarse a otra forma de hacer negocios. Las reuniones duran media hora, nada que ver con las comidas con el cliente en España. Y no verás una corbata (salvo en el sector financiero), pero se empieza a hablar de dinero con mucha rapidez” (Antonio de las Nieves, responsable de Marketing de Yerbabuena Software).

 

8) “En Silicon Valley hay ingenieros en cada casa. Cuando haces la compra y la cajera nota que tu acento no es americano, te pregunta: ‘¿Ingeniero, verdad?’ En Estados Unidos valoran mucho el talento que llega de fuera. Así se ha creado su país” (Antonio de las Nieves).

 

9) “Hay un ambiente muy desenfadado, pero a la vez muy ejecutivo. Van al grano. Es muy agradable presentar una propuesta y que te digan en el momento: vamos o no vamos. ¡Y al día siguiente te envían un cheque! En esa misma semana has cobrado: otra cosa es impensable” (David Boronat, CEO de Multiplica.com).

 

10) “A Multiplica.com le beneficia estar en Silicon Valley porque resulta muy cool. Implica que estamos al tanto de todas las novedades, y eso los clientes de España lo valoran mucho” (David Boronat).

 

11) “Lo más sorprendente es que nadie me pregunta por el business plan. Quieren que hagas lo que llaman un ‘producto mínimo viable’, lo saques a la calle y lo pruebes durante dos semanas: si funciona, ya irás haciendo ajustes” (Carlos de la Lama-Noriega, socio de Yabo)

 

12) “Lo más urgente y lo más difícil es conseguir el visado permanente: esa es la primera ocupación que debes asumir al llegar aquí” (Carlos de la Lama-Noriega)

 

13) “Un día íbamos en coche por Palo Alto y en un semáforo escuchamos una conversación entre dos amigos. Uno preguntaba qué tal y el otro le respondió: ‘Bien, ya tengo siete millones de usuarios, hoy mismo nos cambiamos de oficina’. ¿Qué probabilidades tienes de escuchar esa conversación en otro lugar del mundo?” (Carlos de la Lama-Noriega).

 

Si quieres leer el reportaje completo, pincha AQUÍ.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

9/abril/2012

La franquicia transparente

Por si aún no lo sabes en nuestro próximo número (176, de mayo de 2012) ofreceremos la duodécima edición de nuestro/vuestro Especial Franquicias, con una selección de 150 oportunidades para emprender bajo esta fórmula de negocio. La selección –como en años anteriores– no ha sido fácil, porque en el mercado operan algo más de 1.000 franquicias en diferentes sectores de actividad.

Te invito a que no te lo pierdas, al igual que tampoco el evento gratuito que hemos organizado para el próximo 12 de abril en Madrid, donde junto a un grupo de expertos (Mariano Alonso, socio director general de mundoFranquicia Consulting; Luis Sancha, director de expansión del Grupo Restalia; Mery Oaknín, socia fundadora de d-beauty group, y Gema Casas, franquiciada de la cadena de peluquerías Rizos), profundizaremos en aquellos aspectos esenciales a la hora de elegir una franquicia donde emprender. Para asistir a él, tan sólo debes inscribirte (es gratuito) previamente en el teléfono 91 728 70 23 (Nati Fernández) o en el email: nfernandez@hearst.es.

Volviendo al inicio de este post, en el que hablaba sobre la dificultad a la hora de elegir 150 enseñas de entre el millar que opera en España, nos hemos encontrado con un problema, que si bien ya lo habíamos sufrido en ediciones anteriores, esta vez ha sido más grave. Y tiene que ver con la falta de transparencia informativa por parte de algunas centrales de franquicias… mayor que en ediciones anteriores.

Siempre nos hemos topado con enseñas que se negaban a facilitar determinados datos relacionados con el número de locales cerrados, así como con las estimaciones económicas como la previsión de ingresos para los primeros años de actividad de una unidad de negocio y el plazo medio de recuperación de la inversión. Muchas enseñas argumentaban y argumentan la dificultad para fijar esas cifras, porque depende de muchos factores: ubicación, clientes, productos, perfil comercial del franquiciado, etc. Pero frente a ese argumento caben dos contraréplicas por nuestra parte. Una es que no pedimos cifras exactas, porque nadie tiene una bola mágica que nos diga cuánto van a ingresar y el tiempo exacto en el que se va a recuperar la inversión, pero para eso se llaman estimaciones y/o previsiones. Y el segundo argumento es que cualquier empresa –seria– cuenta –y si no los tiene, peligro– planes de viabilidad y rentabilidad de sus unidades de negocio, que les sirven –o deberían de servir– para la toma de decisiones estratégicas.

En estos casos, nos quedamos, al menos, con aquellas centrales de franquicia que, aunque no se ‘mojan’ a la hora de facilitar esos datos, sí argumentan que cuentan con dichos planes y que “estudian cada nueva unidad operativa que van a abrir”. Pero rechazamos de forma tajante a aquellas franquicias –y son más que en años anteriores– que directamente no son transparentes, y no sólo con los datos que comentaba antes, sino incluso con otros como inversión inicial, planes de expansión, etc.

Y frente a esa actitud hacemos dos lecturas: una es que realmente no les va bien en el mercado e intentan ocultar ese problema negándose a facilitar datos, pensando erróneamente que ocultando esa información les va a ir mejor o que conseguirán ‘engañar’ a algún potencial nuevo franquiciado a que caiga en sus redes. Y la segunda lectura es que no han hecho el trabajo previo de analizar la viabilidad y rentabilidad futura de sus unidades franquiciadas. Y eso es muy peligroso para el éxito futuro de la red y para la rentabilidad del potencial franquiciado.

La recomendación que siempre hacemos a todos aquellos que quieran formar parte de una red de franquicias es que exijan –sí, exijan– que les faciliten cuantos más datos mejor, porque están en su derecho de saber en manos de quién van a poner sus futuros. Las empresas serias no tendrán problemas de hacerlo, porque la transparencia forma parte de una buena gestión empresarial. Y con las que no lo hagan, mucho cuidado.

Y una última cosa: yo si fuera tu, cuando estés negociando la entrada o no en una red de franquicias, pediría conocer in situ las instalaciones de la central franquiciadora así como al equipo de gestión. Es importante que sepas quién y qué estará detrás respaldándote en todo momento.

En cualquier caso, éstos y otros muchos consejos los podrás encontrar tanto en el Especial Franquicias del número 176, de mayo de 2012, como antes en el evento gratuito que Emprendedores organiza el próximo 12 de abril en Madrid.

Todos los datos, aquí.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

6/abril/2012

Pastillas anti-racismo

Un pequeño test para animar esta Semana Santa tan aburrida.

Si te hubieras liado la manta a la cabeza y acabaras de montar una pequeña empresa de productos farmacéuticos y sanitarios -desde tiritas para ampollas hasta esos fármacos genéricos que se venden sin receta, como el paracetamol-, ¿cómo la promocionarías para darte a conocer tus consumidores? Éstas son las opciones que te damos.

A. ¿Poniendo a un ejecutivo vestido con un impecable traje gris, pero calzado con zapatos de tacón de altura vertiginosa, y corriendo en una cinta de correr en el escaparate de una farmacia?

B. ¿Poniendo a 100 actores en la calle haciendo que duermen?

C. ¿Desmembrando a un simpático maniquí con un hacha en la puerta de un centro comercial?

Las tres respuestas son correctas. A mi, personalmente, me gusta sobre todo la C…

Seguimos con el test. ¿Mezclarías tu catálogo de productos reales con un catálogo de productos inventados?

A. Sí.

B. No.

C. No lo sé.

D. ¿Me puede repetir la pregunta?

La respuesta correcta es la A. Bueno, es la A si tu estrategia de marketing se basa en una nueva forma de llegar a los consumidores en un sector en el que la publicidad es bastante arcaica.

La tontería ésta del test de Semana Santa es una excusa para hablar sobre una empresa que he descubierto buscando oportunidades de negocio para la revista. Se trata de Help Remedies y me parece que tiene un enfoque novedoso. Sus productos, por las características del mercado español –básicamente por cómo funciona nuestro sistema sanitario, no porque sus productos no sean buenos, ojo- no creo que funcionaran en nuestro mercado -las parafarmacias en centros comerciales todavía están en pañales-, pero me parecía que su estrategia merece la pena contarse. Sobre todo porque mezclan fármacos para cuando te duele cabeza y fármacos para racistas.

¿Fármacos para racistas?

Sí, y también para cuando pierdes las llaves, para cuando no sabes qué hacer, y para cuando eres incapaz de recordar tus sueños.

Esta empresa, una pequeña farmacéutica estadounidense que ofrece productos que se basan en un único fármaco para cada síntoma, en lugar de cócteles de varias sustancias, para cuando tienes congestión (guaifenesina… que sí tiene un nombre que parece como de broma y que sí es prima hermana de los placebos), para cuando te has cortado (una tirita), para cuando tienes dolor de cabeza (paracetamol, o para cuando te moquea la nariz (fenilefrina), entre otros. Y utiliza el lenguaje más sencillo posible para explicar sus fármacos y un humor inteligente y bastante absurdo -en el mejor sentido de la palabra- en ocasiones para trasladar su mensaje a los consumidores.

Vamos, que tienen una estrategia sólida de producto:

1. Productos sencillos: una sustancia para cada problema y con la menor cantidad de ‘aditivos’ posible (vamos, que las pastillas son todas blancas). Ellos dicen que “no obligamos a nuestros consumidores a ingerir decoración”.

2. Con un packaging atractivo: la decoración va en la caja para llamar la atención en displays con imagen de marca.

3. Con una red de venta a través de dos cadenas de parafarmacias (piensa que es EE UU) con las que han llegado a acuerdos, pero también en hoteles. También tienen venta online (piensa, de nuevo, que es EE UU).

4.  Y tienen una estrategia de comunicación atractiva basada en el humor.

Ahora hay una tendencia cada vez mayor a incluir el humor para promocionar productos y empresas. Decía Ogilvy que cuando no sabes qué decir a tus clientes, díselo cantando. Ahora la máxima parece ser si sabes qué decir, díselo con gracia, que te van a hacer más caso, sobre todo esos clientes jovencitos a los que tanto te interesa llegar y que son los que, al fin y al cabo, están en redes sociales y se pasan todo el día viendo videos en YouTube.

No vamos a descubrir nada ahora diciendo que la publicidad humorística llega al consumidor, independientemente de su edad o sexo. Humor y publicidad van de la mano. Sólo tienes 25-30 segundos y el humor es más rápido. Conmover requiere más tiempo.

Todo depende de la capacidad de la empresa de reírse de sí misma. Y esta farmacéutica tiene mucho sentido del humor.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

4/abril/2012

Nueve consejos para escoger franquicia

Muchas personas nos preguntan si es buen momento para entrar en una cadena de franquicias y nos piden consejo sobre cómo escoger. Voy a dar un par de pinceladas sobre estas dos cuestiones.

Si estás decidido a trabajar por tu cuenta, especialmente en comercio minorista, la franquicia continúa siendo una opción muy seria a tener en cuenta. Según datos recién publicados, el sector ha crecido en 2011, algo que habla muy bien de su solidez. Hoy en España, operan 940 cadenas distintas de franquicia, un 2,39% más que en el ejercicio precedente, mientras que el número de establecimientos ha crecido también: 50.017 en total, con un incremento del 0,53%. Los datos tienen mérito, sin ninguna duda, vista la evolución tan negativa que ha tenido la economía española en general durante el año pasado. De todos modos, estas estadísticas esconden también muchísimas cuestiones particulares que debemos tener muy en cuenta a la hora de escoger la franquicia que queremos abrazar. Por eso te ofrezco ocho consejos que pueden ayudarte. Son los siguientes:

1.- Analiza bien qué sabes hacer. Todavía mucha gente nos pregunta qué franquicia le recomendamos. La respuesta es siempre “depende”. Depende de qué actividad sea más adecuada para ti. Por mucho que la franquicia te de formación y asesoramiento, no es ni parecido montar y gestionar un bar que una tintorería… Piensa bien en qué actividad encajas mejor. Es un consejo muy básico, pero que no puedes permitirte el lujo de ignorar.

2.- Investiga si es un sector o segmento pujante. Hoy hay dificultades para cualquier tipo de negocio. Por eso, vigila muy bien si la actividad a la que te vas a dedicar tiene buena o mala evolución en los últimos años. Las estadísticas de los sectores son muy sencillas de obtener en Internet. Ojo con esto. La evolución de los sectores a veces es engañosa si te vas a dedicar a un segmento especializado. Una evolución negativa en el volumen de negocio de restaurantes podría, por ejemplo, impedirnos ver que todavía hay muchas posibilidades en montar restaurantes japoneses.

3.- Entérate de cuál es el negocio real de la central. Desgraciadamente aún quedan algunas cadenas cuyo negocio está en “vender” franquicias, en captar franquiciados. Un síntoma bastante llamativo de estas políticas está en franquicias que cierran muchos establecimientos y que abren también muchos en el mismo periodo. Vigila también las franquicias con alto canon de entrada y de permanencia. En tiempos difíciles parece más sensato y sólido el negocio de las franquicias que basan su negocio en que las franquicias vendan el producto o el saber hacer de la marca (probablemente el modelo más sensato).

4.- Ten en cuenta la transparencia, ese gran talón de aquiles. Muchas franquicias son reacias a proporcionar datos a candidatos ¡A convertirse en socios suyos! Algunas incluso incumplen la obligación de cualquier empresa de depositar sus cuentas anuales en el Registro Mercantil. Una franquicia transparente al menos debería dar datos sobre establecimientos cerrados (y recomprados), evolución del negocio, datos económicos de la empresa, expectativas, competencia… Coteja todos los datos. Si hay alguna mentira, más vale buscar otra alternativa ¿No crees?

5.- Pregunta a otros franquiciados. Y a algunos que se marcharon de la franquicia. No hay mejor prueba del 9 que ver qué te dice alguien que ya pasó un proceso como el que estás viviendo tú ahora.

6.- Estudia las promesas de pay-back. Uno de los reclamos para captar franquiciados ha sido, tradicionalmente, prometer a los candidatos que recuperarían la inversión en un periodo corto de tiempo (el pay-back). Hoy no es muy verosímil que te prometan que recuperas la inversión en menos de un año, por muy reducida que esta sea. Un refrán de los abuelos explica bien la situación: “Nadie vende duros a peseta”. Así que cuando te expliquen el volumen de negocio esperado, conviene dividir la facturación anual por 365 y así conocer cuánto dice la enseña que se consigue vender cada día: el cálculo para nosotros será mucho más sencillo.

7.- Y también las promesas de financiación. Es fundamental contrastar que las enseñas realmente tienen acuerdos con los bancos para ofrecer financiación a los nuevos franquiciados. Esta sería una de las primera averiguaciones que haría después de decidirme por una franquicia determinada.

8.- Visita la central, conoce al presidente. No está de más desplazarte a ver las instalaciones centrales de la franquicia. Ahí respirarás la realidad de todo lo que te han ido contando previamente. Pocas franquicias serias te negarían un café con el máximo responsable de la marca…

9.- Recuerda que la franquicia es un acuerdo entre dos partes, dos empresarios. Conforme que casi siempre el franquiciador tiene una experiencia y una potencia económica mucho mayor que la del franquiciado, pero también hay que tener en cuenta que de lo que hablamos es de asociarnos. Esa es la base. De tal modo que es fundamental que haya confianza y fluidez. No recuerdo ningún caso de franquiciado de éxito que tuviese muchas dificultades de entendimiento y de negociación en la fase previa a ponerse a trabajar. Por algo será.

En la revista Emprendedores estamos realizando este mes un esfuerzo para facilitar  la elección de franquicia. Nuestra próxima número es casi monográfico: Las 150 mejores franquicias. Además, el próximo jueves 12 en Madrid celebramos un evento gratuito sobre ‘Cómo escoger franquicia’. Si quieres inscribirte, pincha aquí

 

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

2/abril/2012

Medidas a corto plazo para reflotar una empresa

Cuando os decimos que el papel lo aguanta todo y que el plan de negocio es para reflexionar sobre tu negocio, pero sólo para reflexionar, no lo decimos por decir. Es que lo aguanta todo y la realidad, luego es otra. La realidad es que pasan dos años, las previsiones no se cumplen y te encuentras pensando en medidas a corto plazo para reflotar tu negocio.

Recientemente he tenido la posibilidad de conocer el plan para reflotar una start-up (se dice el pecado, pero no el pecador…) que después de dos años y medio en el mercado se encontraba a punto de echar el cierre, y eso después de haber invertido más de 200.000 euros de fondos propios -obtenidos a través de todo un señor Friends, Fools and Family- y un ICO de casi 25.000 euros en el proyecto.

La pyme en cuestión se ha encontrado con que después de esos dos años en el mercado no se habían cumplido las previsiones de ingresar 15.000 euros mensuales… para un negocio con unos costes mensuales de 12.000 euros.

Revisando el plan de negocio, se vía que la cosa venía de antiguo no quedaba claro:

1. Quién es el cliente. Era demasiado genérico.

 

2. Qué clientes eran los que iban a dar liquidez y qué clientes iban a dar beneficio.

Este emprendedor tuvo la posibilidad de someter su situación a un grupo de cincuenta emprendedores para que le sometieran a un tercer grado, primero, y le propusieran medidas concretas para salir del agujero. La primera pregunta de los cincuenta, casi al unísono fue:

¿Cuál es tu target? ¿A quién tienes que salir a vender mañana?

Estas son las medidas que le propusieron a corto para reflotar este negocio.

1. Renegociar el alquiler del local con el casero. “O me bajas, o no te voy a poder pagar”.

2. Eliminar los sueldos de los directivos fuera hasta que la cosa vaya bien.

3. Asociarse a profesionales de referencia en el sector en el que se trabaja.

4. Despedir secretaria y repartir tareas entre el personal. Mayor peso comercial a la recepción del local con profesionales.

5. Dejar de gastarse de dinero en un marketing que no va a ningún sitio.

6. Quitar una línea de negocio. Después de calcular el margen de contribución

7. Fijar Key Performance Indicators realistas (para este día tengo que estar en esta facturación, para lo que he tenido que conseguir este número de clientes… por ahí van los tiros.)

8. Crear un grupo en Facebook a partir de una de las necesidades que cubre uno de los servicios de la empresa.

9. Buscar a un becario marketing.

10. Trabajar el escaparate: si eres de alta gama, eres de alta gama.

Os lo cuento por si os pudieráis ver reflejados y alguna de estas medidas os pudiera servir.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

Siguientes Posts