Archivo de Mayo, 2012

30/Mayo/2012

Cuatro sorpresas recientes: un funcionario, un emprendedor, un producto y un sarao

Llevo un par de semanas que me muevo más de lo habitual, con viajes y conociendo gente nueva. Cansado, pero francamente constructivo. De lo último que he visto me han encantado un funcionario, un emprendedor, un producto y un evento. Y me apetece contároslo.

EL FUNCIONARIO. Raúl Oliván, director de Zaragoza Activa

Raúl Oliván no es el tercer hermano de los Estopa, es el director de Zaragoza Activa.

Estuve en Zaragoza invitado por la Asociación de Jóvenes Empresarios de Aragón y como jurado de su premio. Interesantísima experiencia, tanto como conocer al director de Zaragoza Activa, la agencia de desarrollo de la capital aragonesa donde desde hace muy poco tiempo están trabajando duro por fomentar un ecosistema más dinámico para el emprendedor. Han sumado las acciones de orientación de empleo y de apoyo al emprendedor en un solo recinto que rezuma creatividad. Me encantó Raúl por las ganas que tiene de afrontar las cosas de manera diferente. Y lo que más me impactó fue una frase que me dijo al despedirnos: “Esto está cambiando a una velocidad increíble. Si los que estamos en estas oficinas seguimos haciendo lo mismo dentro de cuatro años, más vale que nos marchemos. Habremos fracasado”… ¡Toma funcionario!

 

 

EL EMPRENDEDOR. Carlos Blanco, CEO del Grupo ITNet.

Carlos Blanco, repartiendo consejos a diestro y siniestro con su Ipad en la mano.

Viaje a Barcelona para actuar de presentador del evento Afterwork Emprendedores que celebramos conjuntamente el whiskey Gentleman Jack y nuestra revista. Como invitados estelares, Alexandre Amat, fundador de las editoriales Amat, Gestión 2000 y Profit y Carlos Blanco, fundador del Grupo ITNET. Conocía bien a Alexandre, que tal cómo esperaba habló de manera muy práctica, sincera y clara sobre el emprendimiento y sobre la transformación del sector editorial (este tema me interesa en primera persona). La sorpresa fue Carlos Blanco. Le había visto en youtube pero superó mis expectativas. En un estilo directo, que algunos de los asistentes luego me dijeron que consideraron agresivo, se puso a dar consejos a todos los presentes (a Amat y a mí también). Animó a los asistentes a quitarse los prejuicios y a ‘entrarle’ a los business angels y a todo bicho viviente para buscar apoyos para su proyecto, destacó la importancia de las relaciones cara a cara y dijo algo por lo que se me mereció aparecer en este post: “La gente se aferra a su puesto de trabajo cuando en realidad ya no vale nada. Ya no hay seguridad, por lo tanto, ya no tienes excusas para no emprender”. Una visión difícil de compartir por los que tenemos nómina; pero que desde luego, lleva a la reflexión.

 

 

EL PRODUCTO. La moto adorable.

Que el director de Emprendedores haga el bobo con tu producto, no tiene precio...

Paco Ortiz, el asombroso promotor de Xtraice, la empresa fabricante y exportadora de hielo sintético para patinaje radicada en Sevilla, nos visitó en la redacción de Emprendedores. Nos mostró su nuevo producto, un peluche gigante que se desplaza con un motor eléctrico y que se alquila a dos euros por tres minutos en los centros comerciales. Pueden subirse los niños y también sus padres (la imagen se explica sola).

Esta idea es una que si nos la mandan en una presentación en lugar de traer el muñeco, no le prestamos ni la más mínima atención. Pero al verlo, lo adoras y no te puedes reprimir enmontarte.

Paco tuvo el ‘morro’ de presentarse con su invento. Pero el producto engancha. Y el modelo de negocio está muy pensado (costes de producción, desplazamiento, horas útiles, margen de cada aparato, rendimiento para el asociado que lo comercialice…), pero sobre todo, está testado muy intensivamente en distintos centros comerciales de la provincia de Sevilla, con diferentes públicos y niveles socioeconómicos. Y eso es lo que más me llamó la atención. Paco nos dejó muy claro que el mejor estudio de mercado es testar tu producto en el mercado… buena lección.

 

EL SARAO. El segundo congreso nacional de Yuzz.

Sebastián Muriel, de Tuenti, pasando un mal rato hablando en público.

La Fundación Banesto me invitó a participar en Madrid en el congreso nacional de los centros Yuzz, una iniciativa que se desarrolla en toda España y que apoya la creación de empresas tecnológicas por parte de jóvenes menores de 30 años. Confieso que no me he reído tanto en un evento empresarial en toda mi vida. Los presentadores fueron el duo Gomaespuma y aplicaron todo su ácido pero blanco humor en la presentación de los ponentes. Cuando presentaron a Sebastián Muriel, vicepresidente de Tuenti, se pasaron todo el rato diciendo que los de Tuenti no habían inventado nada, que habían copiado. La papeleta no fue nada fácil para Muriel, que demostró sus tablas en el escenario después de una presentación completamente delirante.

Los jóvenes presentes, y en general, todo el tono del evento, me dejaron claro que la nueva hornada de emprendedores viene con muchos menos complejos. Con ganas de hacer las cosas y de hacerlas diferentes. Y si copian, no les importa reconocerlo…

 

Cuatro gratas sorpresas que demuestran que, a pesar de las dificultades, con imaginación y con ganas, las cosas salen. Y salen bien.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

28/Mayo/2012

Ideas brillantes que puedes leer en Emprendedores de Junio

El último número de Emprendedores viene cargado con un buen puñado de interesantes reportajes e ideas brillantes para apliar a tu empresa. Aquí te adelanto unas cuantas.

 

Marketing experiencial a la antigua usanza.

Ahora se habla mucho de marketing experiencial, técnica que prentende dar una dimensión sublime a un mero, simple y terrenal acto de consumo. Y se vende como una disciplina moderna, cuando es algo que muchas empresas y marcas han venido practicando desde hace décadas. Una variente de esta disciplina podría ser las tradicionales jornadas de puertas abiertas. Funcionan muy bien y son muy recomendables las pequeñas empresas emprendedoras. Nos lo cuenta en el último número de Emprendedores, por ejemplo, José Manuel García, gerente de la cooperativa Campo de la Miel, que ha creado el Museo de la Miel y las Abejas. “Lo hemos orientado a escolares, pero también para un público general, pues vienen muchas familias los fines de semana. Cuando enseñas un producto y se conoce, se valora más. Y ese es el primer peldaño para que tenga visibilidad y éxito”, afirma García. “Hemos intentado hacer algo muy dinámico para mostrar la relación de la abeja y la miel con el ser humano hasta nuestros días: el descubrimiento de la miel y su papel en la historia, los utensilios empleados en su fabricación, su importancia en la polinización de los campos… Incluso se puede ver una colmena desde dentro a través de unos cristales o hacer una visita guiada entre colmenas, usando equipos de apicultor”, añade.

 

Conviértete en multinacional desde que naces

Otro mito que hay que destruir: sólo las grandes empresas con recursos pueden ser multinacionales. Pues no: las pequeñas también pueden hacerlo, y de ello dan fe un gran número de emprendedores que todos los meses pasan por las páginas de la revista. Es más: por poder, se puede hacer desde el mismo momento en el que ponemos en marcha nuestra empresa. A este tema dedicamos un interesante reportaje en la revista, en el que los emprendedores que lo han hecho dan un buen puñado de buenos consejos. Ahí va uno: “No hay que obcecarse en ofrece nuestra página en muchas lenguas. Es mejor hacerla muy bien y sólo en un par que traducirla a múltiples idiomas y luego darnos cuenta de que no podemos dar el soporte adecuado. Cada idioma necesita recursos y una empresa que nace los tiene limitados. Es preferible llegar al 80% de los clientes con dos o tres idiomas”, señala Luis Agüeria, consejero delegado de Thinkfish.

 

No siempre ‘un precio bajo’ es sinónimo de mala calidad

Nos lo cuenta Antonio Hernández, fundador de la tienda online Teblanco.org, uno de los testimonios que recogemos en el reportaje ‘Los 20 errores que te harán perder una venta’. “El error más grave que hemos cometido ha sido conseguir productos muy buenos a un precio muy bajo. Me explico. Nos matamos a probar tés, buscamos a los agricultores que muchas veces no hablan ni inglés, compramos baratísimo en origen y cuando lo subimos a la web, mucha gente nos decía que no habían comprado, hasta ahora, porque desconfiaba del precio tan bajo”. Un error que también puede ocurrirte a ti y que vas a tener que combatir. Pero, para saber cómo lo ha hecho Antonio Hernández, lo vas a tener que leer en la revista.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

25/Mayo/2012

“You, very bad man”

Una cosa es la teoría y otra muy diferente, la realidad.

Como es viernes, me voy a permitir una referencia televisiva que ya sé que a más de uno se le va a escapar, pero a la que no me puedo resistir.

No creo que muchos de vosotros siguieráis en su día la serie Seinfeld, pero la verdad es que me viene al pelo y voy a arriesgarme -¿no digo siempre que hay que salir de la zona de confort?-. Si sois fans de la serie, seguro que os gusta el episodio ‘El café’, en el que Jerry le ofrece consejos empresariales a un emprendedor pakistaní, Babu, que acaba de abrir un café con unos resultados un tanto flojetes. Resulta que cada consejo que Jerry le da a Babu es peor que el anterior y el negocio va cada vez peor. A medida que Jerry le va aconsejando, Babu le va cogiendo tirria. Al final, cuando su negocio ya boquea, termina diciéndole a Seinfeld, con acento pakistaní: “You, very bad man”.

El martes, cuando volvía a casa del trabajo, me pasé por una tienda que está cerca de casa y me sentí a “very bad man” además de a “very fool man”. El dueño de la tienda estaba trasteando con el ordenador, resulta que trasteando con el programa de administración de su página. “Acabamos de lanzar la tienda online, a ver qué tal nos va”, me dice el dependiente (que, sirva en mi descargo, no tiene ni idea de a qué me dedico).

El caso es que pongo cara de Jorge el curioso y me enseña su nueva tienda online. Me dice: “Mira, me he currado el desarrollo en flash”. Y voy yo y digo: “Hmmmm flash para una tienda online… ¿Eso no va a echar a los clientes para atrás?”. Sigo con que si el proceso de conversión a la compra online es ya, de por sí, bastante lento como para no dar todas las facilidades: que si pocos clics para comprar, que si facilidad de carga, que si tiene que funcionar en todos los navegadores… Él me me responde: “A mis clientes no les va a echar. Si entran aquí es porque quieren un producto muy concreto”. El caso es que le cito unas cuantas empresas de su competencia online porque me siento algo herido en mi orgullo periodístico (los expertos que entrevistamos en la revista siempre nos dicen que en una tienda hay que huir del flash como los Gremlins del agua). El emprendedor me responde: “Ya, pero aunque venden productos del mismo sector no tienen nada que ver”. Lo dice y tiene razón. Luego me enseña el flash y veo que es muy divertido y que efectivamente los productos -que aparecen ya con precios con IVA- son atractivos.

Pero, yo, don erre que erre. “¿Paypal? ¿Contrareembolso…?”, le pregunto por las formas de pago. Ahí, nada que objetar tiene de todo. “Bien, bien”, le digo yo, como un abuelo que revisa las notas de su nieto, y él me mira como el nieto que observa cómo su abuelo revisa sus notas sabiendo que no tiene jurisdicción sobre ellas.

Luego monologo -en el sentido académico, no en el sentido el-club-de-la-comedia- un rato sobre la importancia de retener a los consumidores online en la web:

  1. Que si hay que apoyar al consumidor en su decisión de compra. Que si a veces los consumidores se quedan a mitad de camino porque buscan info para “reafirmar su compra”.
  2. Que si el re-marketing ayuda a los negocios online con esos clientes potenciales mientras navegan en otros sitios web. Que si les puede lanzar mensajes u ofertas desde otros sitios, que si las tasas de conversión que se alcanza con el remarketing están en torno a un veintitantos por ciento [esto luego lo he mirado, y están en un más realista 18%, que ya será menos].
  3. Que si hay que ser capaces de dar la bienvenida a los compradores que regresan, recueprando sus carritos abandonados rebautizados en listas de deseos. Que si hay que mantener un par de meses los carritos abandonados antes de borrarlos…

Y blablablabla. Estaba lanzado.

Y añado: “¿Y el transporte? Porque la logística es un tema peliagudo en el comercio electrónico”. Y va y me da el nombre del operador que el 100% de emprendedores (que ya llevan un tiempo vendiendo online) y los expertos citan como si fuera el mismísimo Chupacabras -aquí el guiño no es para los seguidores de Seinfeld, sino para los de Expediente X–.

“No, hombre, no”, digo.

“¿Por qué?”, me pregunta.

Y le cuento que en nuestra zona no funciona muy allá, que ofrece unos tiempos de entrega que, en fin, le van a dejar fuera de mercado. Y él me responde: “Mira, es el más barato y queremos probar. Además, no enviamos en 24, ni en 48 horas, sino en cinco días. Queremos probar e ir viendo. Además, los clientes que nos compran no tienen prisa por recibir el producto”.

Y ahí es ya donde me callé. Ya no pregunté por los gastos de envío (razonables, según he visto después en su web). Me acordé en ese momento del episodio de Seinfeld. Y me sentí un poco Seinfeld. Él sabe más sobre su negocio que yo. Es cierto que la batalla logística es la clave en muchos mercados: alimentación, moda, descuentos… pero no en el suyo. Y si esto es cierto, a lo mejor hay tiendas que para diferenciarse pueden permitirse un poquito de flash. Sobre todo por la diferenciación del producto.

No me dijo lo de “You, very bad man”, porque, afortunadamente, no me hizo caso.

Y me alegro.

¡Qué narices sé yo de su negocio!

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

24/Mayo/2012

¿En qué se parecen la empresa y los Juegos Olímpicos?

No se parecen en nada.

Hoy, con la noticia de la candidatura de Madrid y la proximidad de los juegos de Londres, he tenido una revelación. Las empresas consideran a sus competidores algo así como los rivales de las competiciones olímpicas; es decir, aquellos que tienen como único objetivo vital chafarnos a nosotros y llegarse ellos la medalla de oro.

Es lo más común del mundo encontrarse a empresarios que tienen entre sus objetivos hundir a sus competidores. En algún caso incluso, cueste lo que cueste y contra sus propios intereses; ejemplo la mar de ilustrativo: las guerras de precios, tan comunes en tiempos feos como los actuales.

No parecen entender que la empresa casi nunca es un juego de suma cero. No es cierta esa idea tan extendida de que el mercado es el que es y se divide entre las empresas que están en el sector. La competencia sana suele aumentar el mercado… ¿O es que tú nunca has visto una calle en la que hay varias zapaterías juntas?

Y luego hay otra cuestión. ¿En qué parámetros mides la competición? ¿En número de clientes? ¿En facturación? ¿O, lo que seria lógico de verdad, en beneficios…? El que gana no es el que más vende, necesariamente, sino el más eficiente con sus ventas y eso, normalmente no es ni público ni notorio, con lo que la competición encarnizada pierde el sentido.

Pensando en esto, hoy me he llevado una gran alegría. Esta mañana he tenido en Barcelona, una reunión con el director de la oficina de emprendimiento de la escuela de negocios IESE, Mathieu Carienzo. He llegado un cuarto de hora antes y me he encontrado que la reunión previa que tenía Mathieu era con Lluisa Alemany, su homóloga en Esade y con Gemma Torruella, la responsable del Premio Emprendedor XXI de “la Caixa”. Muy sonrientes, me han dicho que trabajan juntos en este proyecto (eso ya lo sabía), pero que la reunión era para ver más líneas de colaboración. Me han comentado que lo ven claro, que hay que coopetir, que si amplían el mercado juntos defenderán mejor la excelente posición que tienen las escuelas de negocio españolas en el mundo.

Vamos, aun compitiendo en algunas cosas, les va muy bien cooperar en otras. A lo mejor esta forma de actuar también esta contribuyendo a su innegable éxito…

Medalla de oro para ellos.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

23/Mayo/2012

Cuando lo normal se convierte en algo extraordinario

Nos hemos acostumbrado –muy peligrosamente– en los últimos tiempos a dar por extraordinario aquello que debería ser normal o lógico. Y digo esto, porque cada vez son más los emprendedores con los que hablo que se empeñan –con total sinceridad– en destacar como ventajas competitivas de sus proyectos aspectos que formarían parte de eso de lo que antes hablaba y que considero –desde mi más humilde experiencia– como normal o lógico.

Cuando hablo con emprendedores, una de las muchas preguntas que les hago es qué tipo de innovación aporta su empresa al mercado (en el concepto de negocio, en producto y/o servicios, en la gestión, etc.).

Esta mañana hablando con una emprendedora, que ha montado un ecommerce de venta de ropa y complementos de nicho (no doy más pistas porque lo sacaremos en próximos números), me decía que “su aporte diferencial es la atención personalizada que dedicamos a cada una de nuestras clientas, respondiendo en vivo a sus necesidades. Además, después de la compra, hacemos un seguimiento exhaustivo hasta asegurarnos de que ha recibido el producto y está encantada con él”.

Pues esto –la atención personalizada y el servicio postventa–, que debería ser lo normal, lo presumible, lo lógico, lo que se debería hacer por defecto, pasa a ser algo extraordinario, ventajoso, a ser el valor añadido de un proyecto empresarial.

Y creo que el problema no está, tanto en los emprendedores, sino en los clientes, en el mercado, que se ha acostumbrado a no exigir un servicio personalizado y a no ‘castigar’ a aquellas empresas que no prestan servicios de calidad.

Y mi interlocutora añadía –al hilo de todo esto– que hacen eso –es decir, atención personalizada y servicio postventa– porque “operamos en un mercado poco cuidado emocionalmente. Nuestra innovación está en hacer ver a nuestras clientas que queremos formar parte de sus vidas”.

Y ahí –creo humildemente– está la clave. El cliente se ha cansado de que le ‘vendan’ experiencias –yo, al menos, lo estoy–. El cliente quiere que le vendan atención, productos y servicios… algo tan sencillo y tan complicado, a la vez. ¿Por qué me ofrecen sólo ofertas cuando dejo de comprar o cuando decido marcharme? ¿por qué tengo que estar buscando ayuda sobre un producto, un servicio, una compra, un pedido, una incidencia…? Los clientes son los que dan sentido a las empresas, son las que financian los negocios. Sin clientes no hay empresas. Son a ellos a los que hay que mimar. Y las empresas deberían esforzarse por adelantarse a todas las dudas, preguntas, necesidades, quejas, posibilidades, etc., que tengan sus clientes antes de que sean éstos quienes les den de lado.

Y en un mercado tan competitivo como el actual, las empresas deberían valorar al cliente por el poder real que tiene para el crecimiento de sus negocios y no por ser un número más en su estadísticas.

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

21/Mayo/2012

Los ‘baby emprendedores’ nos sacarán de la crisis

ALBERTO ELÍAS

ALBERTO ELÍAS

Hace algo más de un año publicamos un interesante reportaje titulado ‘El increíble club de los Baby Emprendedores’. Recogíamos en el mismo las experiencias de una serie de emprendedores cuyo denominador común era que todos tenían menos de 23 años. Casi unos niños que nos daban lecciones de cómo combatir el hándicap de la edad y funcionar con éxito en la jungla de la empresa. Un reportaje que no tenía desperdicio y que no está de más que vuelvas a leer.

Pues bien, la semana pasado recibíamos una noticia de esas que, en medio de la crisis, son como una bocanada de aire fresco. Dos emprendedores de 16 años acaban de lanzar holaIO una herramienta pionera para desarrolladores móviles. 16 años muy buen aprovechados porque, a esa edad, nuestros dos héroes, Alberto Elías y Luis Iván Cuende, han creado la startup española holalabs, con la que van a lanzar holaIO.

A Alberto ya le conocíamos porque hace poco le sacamos en un pequeño artículo dentro de la sección Oportunidades de Negocio, y en donde nos daba un pequeño anticipo de un proyecto que ahora ha cuajado casi del todo.

holaIO es un framework para móviles que simplifica el desarrollo de aplicaciones evitando tener que repetir el trabajo para cada tipo de dispositivo, con un sustancial ahorro de tiempo y de recursos. El servicio es SAAS, libre y gratuito y el modelo de negocio está basado en la consultoría técnica y la ampliación del ancho de banda.

Pero, en el fondo, esto es lo de menos. Lo importante, lo realmente importante, es todo lo que nos enseñan Alberto e Iván. Que, para emprender, la experiencia puede ser importante pero que se puede suplir muy bien con esfuerzo, ilusión y muchas ganas de aprender.

A ellos les dedicaremos pronto un reportaje en la revista para que nos den algunos detalles del proyecto. Y oiremos de sus bocas jugosos comentarios y puntos de vista, como lo mucho que se aburren en el instituto o que han tenido que ser acompañados por sus padres a los eventos de emprendedores debido a que son menores de edad.

¡Adelante, chavales, que este país necesita muchos emprendedores como vosotros para sacarnos de la crisis!

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

18/Mayo/2012

¿Sabes por qué caen tus ventas online?

Hay cosas que. ñiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiic, chirrían.

Chirrían, como cuando alguien te dice que no se puede saber por qué no te compran los consumidores online.

No puede ser…

Hace unos días me contaba un emprendedor –se dice el pecado, pero no el pecador-:

“En el mundo puntocom, por suerte o por desgracia, no acostumbras a saber por qué pierdes una venta. Tenemos miles de visitas dirarias en nuestra web, pero no todas se traducen en ventas. Hay quien simplemente se está informando, hay quien finalmente compra en la competencia, hay quien llega a tu web por error porque buscaba otra cosa… Tiene su parte buena, puesto que no te tiras de los pelos (o estaríamos mucho más calvos de lo que estamos), y su parte mala: no sabes qué haces mal”.

Y como me sonó a chino, le pregunté a Daniel Bezares, fundador de la tienda online Tot-a-lot.com, que lleva ya un par de años vendiendo online. Y me contó esto:

En una tienda online es muy importante testear la aceptación que puede tener para el cliente un nuevo servicio antes de dedicar mucho esfuerzo y dinero a implantarlo. Un ejemplo puede ser funcionalidad que consideramos indispensables para nuestra nueva tienda online y a las que dedicamos tiempo y dinero en desarrollar (cheque regalo, lista de nacimiento…). Intuíamos que eran herramientas de venta importantes y que iban a generar un volumen elevado de pedidos. Efectivamente sí que las utilizan nuestros clientes pero no de la forma que creíamos. La lección aprendida es que antes de implantar un desarrollo costoso hay analizar el retorno que va a generar (mediante encuesta, focus group, o testeando una versión reducida de esa funcionalidad con clientes reales)”.

Pero es que también me contó esto otro:

“Lo mismo que hemos dicho en el punto anterior es aplicable a las condiciones comerciales que se facilitan al cliente. En una tienda online son críticos los gastos de envío que se cobran al cliente y el plazo de entrega. Pero es importante tener muy claro el nivel de importancia que les da el cliente porque para ti suponen un coste variable que afecta a tu margen bruto. Otra vez, como antes, es importante testear hasta qué punto es algo que afecta a la venta. Aquí no vale apretarse cinturón y ofrecer al cliente entrega en 24 horas y gastos de envío gratuitos para vender más. Hay que analizar lo que supone asumir este coste en la venta, desde un punto de vista financiero, pero sobre todo hay que analizar hasta qué punto son factores que reducen tus ventas. Internet es una plataforma de venta inmejorable para, en real, simular cómo afecta tus ventas el cambio de estas condiciones comerciales”.

Y luego hablé con Antonio Hernández, fundador de Teblanco.org, que me contó esto otro:

“Al final estamos donde nos han pedido que estemos los clientes. Seguro que hemos perdido ventas al principio por trabajar con un proveedor y después con otro (desastre total) [hemos sustituido los nombres de los dos proveedores, porque no se trata de hacer leña del árbol caído]. Ahora trabajamos con otro diferente, son un poco más caros pero en relación precio/servicio creo que son con los que menos ventas perdemos”.

Conclusión: que sí se puede saber por qué no vendes.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

17/Mayo/2012

Los business angels y la luz al final del túnel

(Adelanto del editorial de Emprendedores de junio. A la venta el 25-05-2012)

En este número de Emprendedores nos hemos decidido a contarte qué son, quiénes son, dónde están y qué buscan los business angels. La buena noticia es que los inversones privados en España ya existen, están cada vez mejor organizados y trabajan en red; la no tan buena es que aún son pocos y tienen recursos limitados. La realidad a día de hoy es que hay muchos más proyectos interesantes que dinero para ayudar a ponerlos en marcha.

Hace falta, por tanto, desarrollar la figura del business angel. Para ello, proponemos tres ideas sencillas (que son las que funcionan):

1.- Cumplir la promesa de mejorar la fiscalidad. El Gobierno está elaborando la ley del emprendedor que recoge tímidas mejoras fiscales para quienes se conviertan en business angels. Sería fantástico que esas medidas fueran muy ambiciosas. Esta inversión es una de las más productivas.

2.- Localizar y divulgar los casos de éxito, tanto de los emprendedores como de los inversores. El ejemplo llama. Necesitamos más ‘Tuentis’ y ‘BuyVips’ que animen el mercado.

3.-Profesionalizar la actividad. Formar bien a los que quieran sumarse a la fiesta. Los invesores privados aportan dinero, pero también experiencia y contactos. A ser business angel también se aprende.

Si conseguimos que empiece a moverse esta rueda, no habrá quien la pare y el impulso para la economía será tremendo. Un ecosistema potente de business angels atrae el talento e innovación… Eso está demostrado, y no sólo en Silicon Valley.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

Posts Anteriores