8/junio/2012

Tecnología para emprender en educación

En un momento como el actual en el que se habla tanto de recortes en educación (un área en la que jamás se debería recortar) no está de más recordar que la educación sigue ofreciendo oportunidades de negocio que pueden conservar ese equilibrio entre ofrecer conocimiento y hacer negocio.

Prácticamente ningún emprendedor se puede montar una universidad privada o una escuela de negocios con profesores de élite, pero sí son muchos los que pueden innovar y ofrecer en el mercado buenos contenidos, más atractivos que el resto de ofertas existentes, y más adaptados a los tiempos.

Innovar, romper esquemas, poner un pie más allá de donde lo tienen los demás es imprescindible para triunfar en un negocio casi siempre minoritario, pero que si está bien estructurado puede ser una aventura apasionante (e, insisto, rentable).

Innovar en educación pasa por ser capaces de combinar a partes iguales aprendizaje y entretenimiento. Sí, ese binomio es posible y debe ser deseable. Apple nos enseñó que era posible cuando lanzó Vida en la tierra, un libro de biología que incluía vídeos, animación, moléculas en movimiento y visitas guiadas, que la tecnología es un aliado perfecto para mejorar el aprendizaje de cualquier materia. Después invitó a todos los amantes de los libros a crear los suyos propios con el lanzamiento de iBook Author, que permite a cualquier persona publicar un libro didáctico.

Habrá quien piense que la muerte de la cultura es precisamente haber creado un mercado en el que se ha terminado por confundir cultura con entretenimiento. Pero yo soy de las que creo que no hay que ponerse “cafre” y pensar que la educación tiene que ser algo aburrido y complejo. Todo lo contrario. Es más, en un mundo como el actual, en el que el saber con mayúsculas tiene que convivir (y competir) con tanto exceso de estímulos y de información banal es más necesario que nunca innovar en las formas de aprendizaje.

Y hay emprendedores que lo han comprendido muy bien y están desarrollando negocios en esa línea. Negocios basados en la realidad actual. En la forma de consumo de los contenidos. En las redes sociales. En la tecnología, que nos permite ver visualmente lo que antes quedaba al amparo de nuestra imaginación cuando estudiábamos exclusivamente con libros de texto.

Negocios como Smartick, un método de enseñanza online que promete facilitar la comprensión  y aprendizaje de las matemáticas (asignatura “hueso” donde las haya para una gran parte de los estudiantes). Una plataforma en la que han participado psicopedagos, educadores, matemáticos e ingenieros y que se fundamenta, según me explican sus fundadores, “en hacer trabajar siempre al alumno en la frontera de su máximo nivel de competencia sin que al niño le suponga un esfuerzo extraordinario, ya que se hace mediante un método que se adapta al alumno y no al revés”.

Y parece que funciona. En el curso 2010-2011 se hizo un programa piloto con más de 1.000 niños de primaria en 33 colegios públicos, privados y concertados y los resultados fueron que el 94% de los alumnos mejoró su capacidad de cálculo, el 70% incrementó su nota de matemáticas y más de la mitad la del resto de asignaturas.

Otro ejemplo emprendedor que combina la tecnología con la educación es Playing for Learning, una plataformapara aprender inglés a través de Facebook creada por Eduardo Valencia, un emprendedor de Pamplona. En este caso, el aprendizaje del idioma se basa en juegos sociales, una buena idea para adquirir vocabulario y soltura con el inglés, aunque su eficacia no está tan contrastada como el anterior proyecto.

Más. Los cuentos personalizados de Fabuloos Dreams, otra iniciativa emprendedora que en este caso se basa en estimular la afición a la lectura a través de cuentos en los que el lector puede sentirse parte de la historia integrando su propia imagen. O los libros enriquecidos de Enhancing Ebooks, que combinan la lectura con vídeos protagonizados por los autores; de momento, emprendedores conocidos como Didac Lee o Xavier Berneda (de las zapatillas Munich) o conferenciantes como Alex Rovira.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Pilar Alcázar

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


8 − dos =

Siga los comentarios en RSS