28/junio/2012

Silicon Valley, Israel y el penalty de Sergio Ramos

La semana pasada participé como moderador de la mesa de debate ‘Modelos de innovación: Silicon Valley vs Israel’, celebrada dentro del acto de entrega de la sexta edición de los premios Emprendedor XXI de la Comunidad de Madrid, organizado por ‘laCaixa’ y cootorgado por Enisa (pincha aquí si quieres saber más sobre el sarao).

En el combate de la innovación, a un lado de ring: David del Val, actualmente alto ejecutivo de Telefónica que, en 1997 y tras estudiar la carrera en Madrid, cursó un master en Standford, montó y vendió un start-up precursora del streaming de video nada menos que a Microsoft (no trascendió el importe, aunque se habló de 10.000 millones de pesetas de las de 1997…). Al otro lado, Isaac Benzaquen, joven madrileño que después de buscar trabajo en España, marchó a Israel a una multinacional financiera que quebró un año después; decidió quedarse en Tel Aviv, montó un fondo de inversión llamado Ben Oldman Partners y ahora es emprendedor y business angel en Israel.

Del Val y Benzaquen desgranaron las diferencias entre los modelos de Silicon Valley y de Israel, que han sabido crear un ecosistema de apoyo a la generación de riqueza ejemplo para el resto del mundo. Por eso, en realidad, el debate se convirtió enseguida en un Silicon vs Israel vs España. Y ahí es cuando el debate se puso tremendamente interesante:

-Según remarcó Del Val, en Silicon Valley se capta el talento en general, pero el de los profesores en particular. Los mejores cobran más, a los que no alcanzan el nivel les despide y está fomentado y primado que emprendan. En España la iniciativa de los profesores universitarios está casi castigada…

-El capital semilla en EEUU (sigue Del Val) está bien considerado socialmente y tiene ventajas fiscales. En España se prometen esas ventajas desde hace tiempo, bastante tiempo, pero no acaban de llegar.

-La Administración de Israel -ahora habla Benzaquen- apoya las inversión en innovación con fondos públicos (y también con la participación de consorcios privados). El servicio militar obligatorio dura tres años, que se aprovechan para dar formación técnica a los soldados. Son innumerables las aplicaciones a generación de nuevos negocios que han surgido de ahí (en EEUU ha pasado mucho con la NASA, pero recordemos que internet fue un invento militar). En España estamos en una fase de recortes que están adelgazando también buena parte de las inversiones más productivas, que más riqueza y empleo pueden generar.

-En Israel, si montas una start-up y se la vendes a los americanos (algo que pasa con bastante frecuencia) eres casi un héroe que está generando riqueza y empleo para el país. El emprendimiento es en sí una actividad muy considerada, el emprendedor es dueño de seguir adelante o vender y si fracasa, no pasa nada. En España, alguien lo ha descrito muy bien, el emprendedor sólo puede escuchar una de estas dos cosas: “te lo dije” si ha fracasado o “qué suerte has tenido” si el resultado ha sido bueno.

Una goleada, vamos. Pero con una reflexión final por mi parte durante la mesa, a la que ambos invitados asintieron. En realidad, montar un Silicon Valley en España llevaría mucho tiempo y mucho esfuerzo, pero la principal barrera es de actitud y eso, puede cambiarse de un día para otro.

Y hablando de actitud, como la mayoría de los españoles, ayer sufrí y disfruté de lo lindo viendo a España clasificarse para la final de la Eurocopa de fútbol. El momento mágico para mí fue el penalty que lanzó Sergio Ramos. A pesar de haber fracasado en una situación exacta hace un mes (con el Real Madrid), se atrevió a intentarlo otra vez, sabiendo que si fallaba iba a ser el centro de todas las críticas. Si hubiese fallado, hoy había chistes por internet y la indignación popular sería tremenda contra él, no nos engañemos. Pero es que encima, lo tiró de un modo arriesgadísimo, flojo y por el centro, a lo Panenka.

Impresionante su valentía. He escuchado a mucha gente decir que fue un inconsciente…

Para ser capaz de hacer las cosas, el primer paso imprescindible es creerse capaz. Algo en lo que los deportistas españoles están dando ejemplo. Tomémoslo los demás: trabajemos y emprendamos con seguridad y ambición. Haciendo lo así, los campeonatos llegarán tarde o temprano.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Alejandro Vesga

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


9 + = dieciocho

Siga los comentarios en RSS