29/junio/2012

Empresones surgidas de Apps

No descubro nada si digo que estamos en un momento de fiebre total con el lanzamiento de apps de todo tipo. Y no es para menos. Hay demanda por parte de los usuarios (cinco millones de españoles ya las utilizan y cada día se descargan 1.400.000 aplicaciones en nuestro país, según el último estudio de The App Date). Y hay, sobre todo, oportunidad, puesto que estamos en un mercado absolutamente nuevo en el que todo está por descubrir.

El 80% de las aplicaciones que desarrollan las principales empresas del sector en nuestro país son productos corporativos, encargos de empresas para campañas de marketing, para vender, etc.. Pero posiblemente las oportunidades a lo grande están precisamente en ese otro 20% restante. No hay más que ver el pelotazo que han dado los fundadores de Rovio con su videojuego Angry Birds para comprenderlo. En el último año, la empresa ha facturado 75.4 millones de euros gracias a las nuevas líneas de negocio que ha desarrollado a partir del éxito de sus pájaros enfadados (merchandising, libros, publicidad). Y lo más sorprendente es que el 64% de esos millones son beneficios.

Pero hay otra ejemplo que refleja muchísimo mejor lo que supone convertir una app en un negocio absolutamente nuevo al inicial: Shazam, una app que permite identificar música en cualquier medio (televisión, radio o el propio móvil, que fue su lugar original) y ofrecerte información sobre el título de la canción, el artista, enlaces de interés y hasta realizar sugerencias de otras canciones relacionadas.

Lo sorprendente de la evolución de esta aplicación, que sólo en España ha conseguido seis millones de descargas, es que su éxito en el móvil ha sido la punta de lanza para desarrollar una línea de negocio radicalmente nueva: la publicidad interactiva entre la televisión y el móvil.

Precisamente su capacidad para reconocer audio permite aplicarla a muchos otros ámbitos, más allá de la identificación de una canción. En televisión, por ejemplo, se empieza a utilizar para relacionar anuncios con la web de una marca, pero en el futuro se podrán hacer muchas más acciones, como interactuar con los productos que aparezcan en una serie de televisión, descargarse cupones descuentos o comprar directamente lo que estamos viendo en la pantalla. En definitiva, a partir de ahora la publicidad en televisión también se podrá medir por leads y resultados de ventas.

Lo curioso es que este enorme salto en la forma de entender la publicidad en televisión lo ha dado una agencia española, TAP TAP Networks, especializada en publicidad en el móvil, que ha creado para el lanzamiento del Renault Twizy el primer anuncio televisivo a nivel europeo que utiliza una app para que la audiencia pueda interactuar con él: http://bit.ly/KT3RWM

Curiosamente Shazam for TV, el salto de la app a la televisión, es la que se ha convertido en la principal fuente de ingresos de la compañía y eso que el negocio apenas acaba de empezar. Fuera de España, esta app que cuenta con 200 millones de usuarios, se ha convertido en el link que le faltaba a la televisión para acceder a contenidos extras en grandes eventos como la SuperBowl o los Grammy.

Resulta sorprendente que pequeños negocios surgidos de un desarrollo tecnológico que está al alcance de muchos (se puede crear una app a partir de 25.000 euros) se llegue a convertir en negocios millonarios por la diversificación en su uso. Como sorprendente es que otros emprendedores, como el español Álvaro del Castillo, fundador hace dos años de TAP TAP Networks vea la oportunidad de desarrollar nuevos mercados, en este caso el nuestro, a partir de lo que han inventado otros.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Pilar Alcázar

2 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Pepillo  |  29 de junio de 2012 a las 11:09

    Eso de que se necesitan 25.000€ para hacer una app… Normalmente con 1.000€ puedes hacer una que no sea muy compleja

  • 2. Juan  |  29 de junio de 2012 a las 13:07

    Pepillo, no digas tonterías hombre.

    Un programador freelance, sin mucha experiencia, para iOS, en USA está cobrando, mínimo, unos 80 $ la hora. Para Android ponle más o menos lo mismo.

    Por lo tanto, si tenemos en cuenta, que entre pruebas y demás, para hacer una aplicación en condiciones, se tarda perfectamente mes y medio, hacemos cuentas, y nos sale:
    30 días * 8 horas/día * 80 $/hora = 19200 $

    Y eso tirando por lo bajo, porque los freelance seniors están cobrando entorno a 200 $/hora, o incluso más.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


− seis = 2

Siga los comentarios en RSS