30/julio/2012

Emprendelandia

Érase una vez una emprendedora que quiso que un periodista hablara sobre su proyecto de negocio…

¡Qué narices érase!

Me encontré hace unas semanas con una emprendedora que estaba buscando financiación para su ambiciosa, aunque, todo sea dicho, poco rentable, idea de negocio y que me soltó esto:

“Ah, y publica esto [a los periodistas nos da mucha rabia cuando nos dicen esto]: no se da dinero público a los emprendedores. Soy mujer, con menos de 35 años. Pues nada de dinero. Ni por ser mujer, ni por tener menos de 35 años”.

Tal cual me lo dijo.

Le pregunté que cuánto dinero ponía ella y me respondió que cero, que no tenía dinero, que por eso lo necesitaba. Buscaba que le financiaran el 100% de su idea. Una idea, además, ¿lo he dicho ya?, en la que la ambición era indirectamente proporcional a su rentabilidad. Me imagino que si hubiera querido ser bailarina, habría también querido que alguien le financiase su carrera -no iba a pagar ella la escuela de danza y mucho menos las zapatillas y el tutú-. No le dije que yo querría ser bailarín de claqué y que por qué no me lo financiaba el Gobierno -en lugar de pagarme yo las clases-, que le iba a dar muchas alegrías a los españoles con mi desparpajo, pero me contuve, que luego me meto en unos berenjenales de cuidado. Así que cerré el pico.

Este tipo de emprendedor es muy común en Emprendelandia, ese país de fábula habitado por personas que quieren ser emprendedores-como alguien puede querer ser actor- pero que no tienen dinero para arrancar y en lugar de reunir parte del dinero -no sé, trabajando y ahorrando- y luego, qué sé yo, recurriendo a algo taaaaan loco como un préstamo participativo (esto, para ese tipo de emprendedores, es un comentario irónico, que todo hay que decirlo), quieren recurrir a dinero de otros y que como lógicamente nadie se lo da, protestan, protestan y protestan.

Pero Emprendelandia está también habitada por otra especie (hay más todavía, pero las dejo para otros posts): los emprendedores tecnológicos con una buena idea que no verá la luz hasta dentro de diez años (si es que alguna vez ve la luz). Curiosamente el argumento de esta emprendedora para que le metieran pasta a ella era que:

“Eso sí, se le da dinero a empresas de tecnología que no van a ningún lado”.

Hace un par de semanas estuve hablando con business angels extranjeros del sector biotech -para que veas que me ponen más cosas que el apalancamiento financiero-. Me contaban que echan en falta propuestas de emprendedores con resultados a corto plazo -obviamente, dirás tú-. Me explicaban que el 99,9% -la cifra es de la Fundación Rafael Galán para el Desarrollo Emprendedor- de los proyectos que les llegan de emprendedores españoles, frente a emprendedores del resto del planeta Tierra y alguno que otro de Barsoom, quieren desarrollar productos para problemas actuales, pero que verán la luz dentro de… 12 años, como pronto. Y ellos sugieren a estos investigadores-emprendedores que busquen problemas que se puedan abordar en un plazo más real. En 2-3 años, como mucho. Aunque la empresa tarde un poco más en generar beneficios, pero que pueda salir a vender ya.

Si todas las empresas bio se centrasen en resolver grandes enfermedades en 20 años, ¿qué pasaría con las enfermedades menos mediáticas o con desarrollos biotecnológicos menos ambiciosos que se quedan por el camino -no sé, cáncer de próstata, por ejemplo-? El dinero público -sobre todo- y de los business angels -que ya se ocupan ellos de que sea así- debería dirigirse a estas empresas, no a las de 10-20 años vista.

El dinero de las de 200 años tiene que venir de otro sitio. Esa otra investigación claro que tiene que recibir dinero, por supuesto, pero a través de otros cauces, no a través de dinero para montar empresas que sobrevivan y mientras tanto garanticen puestos de trabajo y conocimiento a personas para que monten empresas, que a su vez creen puestos de trabajo y conocimiento…

Y si se va dar dinero a esas empresas de productos a largo, que, al menos, les exijan tener líneas de negocio paralelas que les permitan ganar dinero a corto para que vaya entrando dinero en sus cajas. Hay buenos ejemplos de este tipo de empresas, como Bioncotech, que tiene un producto propio que saben que va a tardar, y mientras tanto ofrecen servicios a otras empresas para ayudarles a desarrollar productos. Vamos, que no es una idea tan loca.

Yo sigo, erre que erre, en mi cruzada por la innovación útil.

Y ojalá fueran felices y ojalá consiguieran facturar lo suficiente como para comer perdices.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Rafael Galán

8 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Nacho  |  31 de julio de 2012 a las 9:59

    Puede que ese sea el resultado de lanzar a todo el mundo a emprende a toda costa, cuando supongo que como en todo en esta vida, habrá gente que valga para esto y gente que no (desde luego con esa mentalidad se me antoja difícil..).

    Si no arriesgas nada o pones lo poco que puedas tener, ¿quien va a confiar en ti para invertir su dinero? (si, si…invertir…no regalar..).

    En mi caso, estoy emprendiendo desde hace unos meses en http://www.pharmacius.com junto a mi mujer. Montamos el proyecto con unos pequeños ahorros de nuestra boda y tratamos de reducir los gastos fijos a lo imprescindible para hacer que el proyecto sea ligero.

  • 2. Alberto Romero  |  31 de julio de 2012 a las 11:36

    ¡Buen post!
    una de mis conclusiones es que hay emprendedores y gente que dice ser emprendedora (evidente a costa de otros y de tirarse el rollo).
    Montar una empresa sin un euro es imposible, y si el emprendedor no es el primero en gastar de su propio bolsillo, es que no cree lo suficiente en su idea.
    De nuevo buen artículo!

  • 3. Nico  |  31 de julio de 2012 a las 16:21

    Un post muy interesante. Yo actualmente estoy tratando de emprender mi proyecto y la mayor dificultad con la que me encuentro es la económica. Hace poco encontré una comunidad online llamada conectando emprendedores en la que se está haciendo un concurso de proyectos innovadores y que puede ser de vuestro interés si tenéis, como yo, una idea de negocio. Aquí os dejo el link: http://www.conectandoemprendedores.com/ Suerte!!

  • 4. Paula  |  31 de julio de 2012 a las 18:33

    Totalmente de acuerdo!
    Al plantear el plan de proyecto de mi empresa, apostamos por invertir gran cantidad de esfuerzo y minimizar la inversión económica. Mi socio y yo complementamos nuestros conocimientos y vamos avanzando poco a poco. Pero está claro que si tener absolutamente nada de dinero para el arranque inicial, no se va a ningún lado.
    Emprender es un camino largo y complicado, no es un capricho de un día para otro. Debemos fomentar un poco más la cultura del esfuerzo y cambiar la cultura de la sopa-boba de las subvenciones. Somos capaces de mucho si realmente nos lo proponemos en serio!!

  • 5. Emprendelandia  |  1 de agosto de 2012 a las 11:51

    Hola Rafael, gracias por ese post pensativo.

    Nosotros desde Emprendelandia.es pensamos que con emprendedores es como con muchas profesiones: hay unos que destacan, otros que son mediocres y otros que simplemente se han equivocado de profesión.

    El hecho de que alguien no tenga ni un simbólico euro ahorrado para poner en marcha la idea de negocio, para nosotros en emprendelandia.es no es un motivo para etiquetarlo como mediocre o profesional equivocado.

    Creemos que para que una persona pueda sacar adelante un negocio necesita en primera instancia una verdadera motivación para emprender. Luego necesita el famoso plan de negocio que ya es un reto. El resultado de este plan puede ser que la idea es viable y rentable o que no lo es. Si el resultado objetivo del plan de negocio da un “no rentable” y el emprendedor de todos modos pide el 100% de la financiación sea en forma de préstamo o subsidio sin arriesgar sus propios recursos, es que probablemente se trata de un emprendedor soñador sin sentido común.

    ¿Pero qué pasa si la idea de negocio es viable, rentable e incluso innovadora, pero el emprendedor es un joven que está a punto de acabar su carrera profesional y aún no ha tenido la oportunidad de ahorrar dinero porque trabajaba como becario y vivía de alquiler? El joven está ilusionado y motivado por poner en marcha su idea, que si se ejecuta bien, creará 2 puestos de trabajo. Lo que le falta es el dinero para emprenderla, el 100% de dinero.

    Para ese tipo de emprendedores creamos el espacio en emprendelandia.es. Aquí podrán publicar su idea y conseguir hasta el 100% de la financiación. Eso si, primero su idea de negocio tiene que convencer a la gente.

    Y por supuesto luego la gente ya mirará si el emprendedor aporta capital propio para crear el negocio y lo valorará según sus criterios. Pero desde Emprendelandia.es le queremos dar la oportunidad también a emprendedores que por uno u otro motivo necesitan el 100% de la financiación para emprender su negocio.

    Saludos.

  • 6. SUSANA  |  1 de agosto de 2012 a las 13:18

    Muy interesante y muy real, gracias.
    Si construyes castillos en el aire olvídate de emprender. Idea, Dinero, Ilusión y trabajo, como falle una de estas cuatro cosas la mesa cojea y se cae. Añadiría Ambición, pero creo que no es tan imprescindible como las demás…
    Es cierto que el dinero puede no tenerse, pero entonces alguien o algo te lo tiene de prestar y tú devolverlo, no hay otra.
    Mi experiencia ocho años mediante…
    Primera tienda: 15.000 euros el banco ( aún lo estoy pagando desde 2004. Es simbólico y me ayuda a saber quien soy y ´de donde vengo ).
    Segunda tienda: Inversión grande; local el leasing, más dinero pedido al banco y parte del dinero que generó el negocio en la primera tienda
    Nueva tienda: nos trasladamos a un nuevo sitio mejor, aprovechando que los locales han bajado mucho y tenemos acceso a un sitio mejor que el que tenemos ahora, y tengo una idea de negocio ( no es porque sean mía pero es muy buena ) para aportar a quien nos compre el local o quiera subrrogarse al leasing. Porque ahora hay que aportar y no pedir y pedir o lamernos las heridas.
    Yo voy a dar otro paso adelante aprovechando este momento. Y si yo puedo…Ahora eso sí, no patines…que se nos exije la perfección, practicamente.

  • 7. Irving Flores  |  2 de agosto de 2012 a las 18:18

    Para ser un buen emprendedor, hay que tomar riesgos y sobre todo sacrificar cosas, no todo puede ser gratis y aveces tendremos que sacrificar nuestro tiempo y recursos cuando queremos llevar a cabo una idea, nada es gratis en esta vida.

  • 8. farmacia online  |  29 de septiembre de 2015 a las 16:08

    los emprendedores lo tenemos crudo si esperamos grandes ayudas

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


siete − 5 =

Siga los comentarios en RSS