22/octubre/2012

Ser emprendedor por necesidad no te condena al fracaso

Llevo varias semanas reflexionando sobre lo que se necesita realmente para emprender proyectos de éxito. Y sigo sin poder hacer una lista mágica del perfil del emprendedor ideal. Tengo que confesar que a mí no me gustan las listas, los clichés ni los modelos perfectos. Me aburren. Y como soy periodista, me gusta cuestionármelo todo.

Cuando le preguntas a un experto qué cualidades debe tener un emprendedor, enseguida te hace una retahíla de cualidades: alguien con iniciativa (seguro), creativo (sin duda serlo ayudará, pero y si no los somos, ¿qué?), sin miedo al fracaso (cómo no vas a tener miedo al fracaso si estás arriesgando tu dinero, otra cosa es cómo gestionas ese miedo) , con capacidad de comunicación (¿sabe alguien cómo anda de esto Amancio Ortega, un tipo al que no se ha visto jamás hablar en público?).

Tengo clarísimo que no se puede encorsetar al emprendedor y que cuando lo hacemos dejamos fuera a mucha gente que ha creado negocios de éxito, aunque no salgan en los medios de comunicación: emprendedores que no han levantado financiación, que no venden sus negocios a gigantes de Internet, que no marcan tendencias porque se limitan a crear comercios de barrio que les dan para comer ¿Y? ¿No son estos últimos igual de emprendedores? ¿No han creado algo de la nada?

España vive un momento increíble de plena fiebre emprendedora. Nunca antes había tanta gente pensando en montar un negocio como ahora. A mí me parece algo apasionante, por más que muchos se empeñen en recordarnos que muchos de éstos nuevos emprendedores lo son por necesidad y que eso les condena mucho más al fracaso.

A estas personas yo les diría que dejen de centrarse tanto en los emprendedores que encajan tan bien en sus listas de éxitos, como Ortega, Bill Gates o Steve Job, y recuerden a otros como Ricardo Fisas o Juan Perán Ramos, fundadores de Natura Bissé y de Pikolinos. Los dos emprendieron al quedarse en el paro. ¿Quién no se conformaría con tener una firma de zapatos que factura 110 millones de euros? Por cierto, Perán tampoco tenía formación empresarial cuando montó su negocio.

En plena fiebre de las recetas fáciles, de los consejos inamovibles y de las teorías inmovilistas, a mí me cuesta muchísimo decirle a alguien que no emprenda. Le diría, sí, que analice bien la idea, que compruebe el mercado, que haga números, que se lo cuestione todo… pero que no sirve para emprender!

La creación de empresas no es una ciencia exacta, es algo vivo, como la lengua, como el propio ser humano. Una empresa es un modelo de negocio que vive dentro de una sociedad, que la acepta y la hace grande cuando decide comprar sus productos. No son los gurúses quienes deciden qué es bueno y qué es malo para el mercado, sino el consumidor que cambia sus hábitos de consumo y obliga a los empresarios a satisfacer sus exigencias. No pueden ser tampoco ellos quienes nos digan qué debe tener un emprendedor para tener éxito.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Pilar Alcázar

4 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Antonio Tejada  |  24 de octubre de 2012 a las 18:48

    Estoy de acuerdo con tu visión, la verdad es que como emprendedor con éxitos y fracasos siempre que me piden la fórmula mágica me cuesta señalar un factor clave. Puede que sea la CONSTANCIA el que hasta ahora he comprobado que más aporta para sacar adelante un proyecto.
    Hace unos meses decidí compartir poco a poco mis experiencias en mi blog, a ver si al menos entre todos ayudamos los nuevos emprendedores que está generando esta situación económica. MIS MEJORES DESEOS PARA TODOS.

  • 2. CRISTOBAL MARCHAN  |  25 de octubre de 2012 a las 5:19

    Tener fe en tu proyecto.Es una de las premisas más importantes.Creer en tu proyecto te da la fuerza para seguir adelante, a pesar de tus propios errores, a pesar de las dificultades en la financiación,burocracia, incluso de tu propio entorno.Superar todo eso sólo se hace desde el convencimiento de que tu producto o servicio, es bueno, y si no consigues tu objetivo, entonces discurre como mejorarlo, como llegar a tu público,y eso sólo se hace trabajando bastante más que la media.Ánimo y suerte a todos.

  • 3. Javier  |  6 de noviembre de 2012 a las 23:49

    Solo puedo decir una cosa..más razón que un santo!!

  • 4. arian pombo  |  14 de noviembre de 2012 a las 10:01

    La necesidad puede ser un acicate para iniciar algo… pero a la vez puede inducir a una mala planificación previa que haga fracasar la mejor idea.
    Hay muchos blogs sobre errores que no hay que cometer al iniciar una empresa, pero quiero marcar uno que es muy usual para aquellas empresas relacinadas con la Red.
    POR MUY BUENO QUE SE AUN PROYECTO O UNA IDEA NO SIRVE DE NADA SI NO ERES CAPAZ DE DARLA A CONOCER.
    Gran parte de emprendedores entre los que me encuentro han utilizado sus recursos propios y financieros para el desarrollo de lo que creian una magnifica idea, y una vez realizada se encuentran que no han asignado fondos a la publicidad necesaria para darla a conocer…. en Internet hay millones de webs ….y conseguir darse a conocer cuesta dinero.
    Por lo tanto un consejo…. para cualquier proyecto reservar como mínimo un 30% de los fondos para publicidad… de lo contrario hay una gran posibilidad de que la mejor idea se quede en nada.
    Saludos

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


6 − uno =

Siga los comentarios en RSS