30/noviembre/2012

La trampa de la idea súper innovadora

Muchos emprendedores se obsesionan con buscar algo único, que no exista en el mercado. Es un error tremendo. Obsesionarse con ideas brillantes y raras complica muchísimo la puesta en marcha de cualquier negocio y lo que es peor, te condena a no emprender en la mayoría de los casos.

Conozco personas que me han contado ideas buenísimas, que en principio yo no conocía, y les he dicho, es muy bueno, ¿sabes si ya existe fuera? Su respuesta inmediata es que no, que no existe, pero la realidad es que ni lo han mirado. No se han molestado en comprobar si realmente esa idea que se les ha ocurrido ya estaba en el mercado. Tan enamorados estaban de ella.

Recuerdo en concreto un amigo que había pensado en crear un tipo de juguete tipo Lego, pero en tamaño grande. El concepto era que los niños pudiesen fabricarse sus propios coches, sus propias bicis o sus propias motos. Una idea brillante. Nos ponemos a buscarla por Internet, y zas, resulta que ya existe. Bueno, hay alguien que fabrica algo parecido a lo que tú has pensado, pero eso puede ser una ventaja. ¿Te has planteado el follón que supone desarrollar un producto así, con las medidas de seguridad necesarias? Se necesitaría mucha inversión. Pero puedes comercializarlo aquí. Vamos a ver si ya lo está haciendo alguien en España. Buscamos más, y resulta que también. Hay dos comercios que venden esos juguetes. Se desinfla completamente. Y descarta su proyecto. ¿Debe eliminar la posibilidad de crear un negocio en el que cree, que apenas es conocido? Realmente no. De los dos comercios que hemos encontrado, uno apenas es competencia. Es muy pequeño y no hace buen marketing. El otro sí, pero no se ha especializado en este tipo de productos. La idea se puede desarrollar si crea un comercio especializado en esos juguetes y lo sabe vender bien. Pero para eso necesitaría seguir creyendo en su idea. Y ha perdido el empuje.

No se ha parado a pensar que el producto no es tan importante como la forma en la que tú lo vendas. El concepto de negocio que seas capaz de crear en torno a él. Seguramente el mejor ejemplo de ello sea Xavier Gabriel, el propietario de La Bruixa d´Or, que ha convertido su administración de lotería en el referente del sector.

Simplemente ha introducido una innovación en canal, en un producto que no se puede cambiar. Y se ha convertido en un lotero que vende sus décimos en toda España por ser pionero en crear una administración de lotería online, además, del marketing personal que practica su fundador. Como ser el primer turista español en viajar al espacio. ¿Quién podía decir que un lotero podía llegar tan lejos?

 

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Pilar Alcázar

1 Comentario Añade un comentario

  • 1. Carmen Zarco  |  6 de diciembre de 2012 a las 22:19

    Creo que realmente no se trata de ser unico sino de ser el mejor, (hablando de productos o servicios) y ver realmente a que mercado nos dirijimos y aunque sea un nicho de este, ser referencia de Calidad.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


dos + = 4

Siga los comentarios en RSS