Archivo de julio, 2013

29/julio/2013

Mejora como emprendedor

dossier191

Somos conscientes de que no son nuevos –ya quedan pocas cosas nuevas–, pero también es lo que venimos haciendo de forma incansable desde el primer número de la revista Emprendedores, allá por octubre de 1997: recogiendo las mejores estrategias de gestión.

Me refiero al dossier de nuestro número 192, septiembre de 2013, que hemos titulado ‘Mejora como emprendedor’. A lo largo de 14 páginas, hemos reunido más de medio centenar de consejos, ideas, estrategias… que han utilizado diferentes emprendedores para alcanzar un objetivo concreto. Cuando leas estos consejos, seguro que te sentirás identificado con más de uno de ellos. Estamos convencidos de que has vivido muchas de las situaciones que cuentan los emprendedores y expertos con los que hemos hablado. Y otras vivencias te servirán para que tomes nota y las apliques tú.

En total son 63 consejos. Podríamos haber recogido cientos de ellos, pero no tendríamos páginas suficientes para hacerlo porque hay tantas estrategias como emprendedores y empresas existen en el mercado. No están todas las que son, pero sí es cierto que todas las que hemos recogido a lo largo de estas páginas están basadas en hechos reales. Unas son de sentido común, otras desarrolladas gracias a la formación y/o experiencia de sus autores y algunas, incluso, fruto de la suerte. Pero todas ellas merecen la pena tenerlas en cuenta. En algunos casos (la mayoría), les han servido de forma positiva y, en otras (las menos), no han alcanzado el objetivo esperado, pero les han servido de aprendizaje.

Espero y deseo que a ti también te sean útiles.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

8 Comentarios

22/julio/2013

Emprender en torno al concepto de paga por lo que consumes


hallst

En un contexto de crisis y con unos consumidores enfrente que comparan más que nunca y que no están dispuestos a pagar de más por casi nada resulta más que evidente que cualquier propuesta que les invite a pagar sólo por lo que hayan consumido tiene muchas papeletas para triunfar en el mercado.

No es un concepto nuevo, pero ahora se empieza a aplicar a un segmento en el que antes nunca se había hecho: los hoteles. Y ha dado origen a dos empresas nuevas que cubren una necesidad importante.

Una de ellas es ByHours.com, que propone pagar las habitaciones de hotel por las horas realmente utilizadas y no por horarios cerrados de entradas y salidas a medio día que nos han impuesto tradicionalmente. El cliente decide la hora de entrada y de salida por paks de 3, 6, 12, 24, 36 y 48 horas y está pensado para un público de negocios que se desplaza por periodos cortos y para turistas, que quieran alargar el tiempo en el hotel sin pagar más. Un argumento de ventas indiscutible.

La segunda, HallSt.com, una plataforma que permite al cliente negociar los precios directamente con los hoteles, revender una reserva que finalmente no pueda aprovechar o compartir habitación con cualquier persona del mundo. Esta última opción es, sin duda, lo que veo más difícil de desarrollar en nuestro país (ellos también lo saben, claro) pero tiene un recorrido enorme fuera con el precedente de éxitos como Airbcn (alquiler de habitaciones y espacios en casas privadas). Sin duda, las trabas que están poniendo a esta última, por tratarse de competencia a los hoteles de forma privada, puede impulsar aún más este tipo de iniciativas. Ya cuenta con 100.000 usuarios.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

15/julio/2013

Cómo crear buenos contenidos en tu blog

redesHablamos mucho, todos los que hablamos y escribimos de empresas sobre cómo hacer una buena estrategia en redes, de como utilizar bien Facebook, Twitter o LInkedin. Ahora empezamos a preocuparnos por cómo se hace buen marketing de contenidos. Y resulta que la mayoría de las pymes (tal y como me lo transmiten a mí cuando me cuentan sus lagunas en redes en los eventos que organizamos en la revista) no saben ni qué contenidos incluir en su blog.

Recuerdo que hace unos pocos años se dedicaba muchísima literatura empresarial a explicar qué contenidos interesan según el tipo de empresa que seas, qué puedes contar sin hablar de ti y aburrir al personal… Y ahora hemos dado por hecho que es una asignatura superada cuando resulta que es una de las principales claves para tener presencia en redes (y posiblemente la más difícil). Si no tienes un espacio bueno en el que compartir información interesante, conseguir complicidad con tus seguidores, etc. etc. tienes bastante poco. Como mucho, unos minutos de gloria por algo ocurrente que se haya compartido en un momento dado (y eso, a corto-medio plazo, es bastante poco).

Si quieres tener presencia en redes, te interesa tener un blog. Si quieres hacer marketing de contenidos, te interesa tener un blog. Seguramente los periodistas y los que nos dedicamos a la comunicación tenemos mucha culpa en este fallo de concepto. Y me parece que es interesante retomar algo tan importante y olvidado: cómo hacer un buen blog.

Hace unos días Javier Guardiola, autor del blog www.markarina.com y experto en blogs corporativos, me comentaba que compartía mi impresión, que toda la presencia en redes empieza con un buen blog. Y me dio las siguientes ideas para hacerlo con éxito cuando se trata de una empresa.

Existen diferentes escalas de blog, que están evidentemente muy relacionadas con el tamaño de la empresa, pero la estrategia debe ser similar: el blog de una empresa es su punto de encuentro con los clientes y una fuente de contenidos para compartir con ellos. Para poder tener éxito, debes buscar contenido diferente al habitual y además de hablar de ti hablar de cosas relacionadas con tu sector y que pueda interesar a quienes pasan por tu blog”.

 “Si bien una página web tiene que transmitir una seriedad e imagen en el blog de la compañía puedes romper un poco esa etiqueta utilizando información más amable y simpática como fotos, vídeos,… que puedan ayudarte a conectar de una forma más emocional con todos aquellos que pasan por tu blog”.

 “Intenta pensar quien es tu público objetivo y qué les interesa, pregúntales, conversa, utiliza para eso los comentarios o tus redes sociales. Si entiendes lo que le gusta a la gente, puedes reforzarlo y conseguir una mayor fidelización hacia tus contenidos”.

 “Además, debes analizar qué tipo de información comparte más la gente en las redes sociales, así puedes orientar tu contenido hacia lo que resulta ser más viral y eso sólo lo sabrás si entiendes qué comparten las personas que pasan por tu blog”.

 “Facilita que la información de tu blog pueda distribuirse por distintos canales como el email o como el RSS para que cada persona pueda recibirlo de la forma más cómoda”.

 “Si conviertes en un monólogo tu blog terminará aburriendo. Piensa cómo romper el ritmo, innova, sé diferente, sorprende a tu audiencia,… cuenta para ello con tu equipo y con otros colaboradores que te puedan ayudar a tener ideas frescas”.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 Comentarios

8/julio/2013

Se hunde la empresa

Barco

Errores hay cientos, tantos como formas diferentes de gestionar un negocio. Es más, hay tantos que podemos decir a los cuatro vientos que llevamos desde 1997 escribiendo sobre errores (para los optimistas, o para los pesimistas, donde pone ‘errores’, leed ‘consejos’). Pero, en nuestro número 190, de julio de 2013 (págs. 44-49), hemos profundizado en aquellos pocos (que no pequeños) errores que llevan a las empresas al desastre más absoluto (si es que el término ‘absoluto’ no fuera suficiente).

De todos ellos, hay dos que son ‘mortales de necesidad’. Uno está relacionado con los problemas de liquidez, que llevan a las compañías a la muerte por asfixia. Y el otro tiene que ver con los problemas que surgen en torno a las malas relaciones entre socios, y que, en la mayoría de los casos, llevan a la empresa a un estado de inactividad, porque los socios entran en una guerra de ataques y contraataques.

Uno de los expertos con los que hemos hablado nos recuerda que, como humanos que somos, en la mayoría de los casos, las reflexiones las solemos hacer a posteriori, pero, a priori, el mercado suele dar señales de que algo no va del todo bien o, al menos, como lo habíamos pensado. En muchos casos, las desoímos. Y en otros, escuchamos esas señales, pero hacemos de ellas una lectura interesada. Y uno de los riesgos, en ese sentido, “está en confiar excesivamente en nuestro proyecto y seguir hacia adelante pase lo que pase, dándonos igual los síntomas y signos que nos lanza el mercado. El problema viene porque como queremos justificar la hipótesis de negocio que tenemos en la cabeza y que nuestro modelo es válido, y como no somos analistas objetivos, valoramos aquellos datos que nos interesan y que vienen a justificar lo que andamos buscando desde el principio”.

No seré yo quien lo diga, pero os recomiendo que lo leáis (uy, ya lo he dicho… perdón!)

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

6 Comentarios

1/julio/2013

Friends, Fools, Family and Hacienda

titanic-sinks-new-york-times-thumb

Si te pregunto, así, a pelo, a qué personaje histórico preferirías parecerte, si a la diseñadora de moda Lady Duff Gordon o a Alfred Gwynne Vanderbilt, heredero del lucrativo negocio de los ferrocarriles allá por principios del siglo XX, lo más seguro es que me mires con incredulidad o que me mires mal. Y si eres un echaopalante, que me digas que al segundo, por aquello de que tenía que ser rico. Yo te digo que preferirías parecerte a Lady Duff Gordon -que nada tiene que ver con la refrescante bebida que ameniza la salida del trabajo de Homer-. Lady Duff Gordon no sólo fue una de las supervivientes del Titanic, sino que tres años antes decidió cancelar en el último minuto un pasaje que tenía ya comprado para el Lusitania, sí, hombre, ese barco que hundieron el 7 de mayo de 1915 los torpedos de un submarino alemán y que decidieron la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Fallecieron 1.200 personas que viajaban en ese barco.

El bueno de Alfred se libró del Lusitania, cancelando su billete, también en el último minuto, pero tres años más tarde, a pesar de recibir una críptica postal en la que se le informaba de que el Titanic estaba maldito y que repitiera la jugada de cancelar el billete, hizo caso omiso a la advertencia y falleció al hundirse el cinematográfico barco. Eso sí, Alfred fue todo un caballero, ya que cedió su cinturón a una bella dama… a pesar de que no sabía nadar.

Yo quiero que tengas la misma suerte que Lady Duff.

El otro día estábamos hablando en la Redacción sobre cómo los emprendedores terminan recurriendo a las famosas tres efes para conseguir financiación: friends, fools and family, y yo, que como diría mi amigo Luis, soy un poquito piticlaro, salté: ‘Mucho ojo, que la family son operaciones vinculadas y lo de los friends no se puede hacer así como así‘. Dije esto y fue como cuando en una fiesta, cruzas las piernas, se sube la pernera del pantalón y dejas ver que con tus elegantes zapatos marrones, llevas calcetines blancos porque no tenías otros limpios y, vaya, hacía frío…

Nos estamos encontrando con que muchos emprendedores no se están parando a pensar en cuánto te cuesta que te preste dinero tu padre, tu hermano o un amigo. En el caso de familiares es una operación vinculada y tiene que haber un documento por medio que pase por el notario. Si no se hace, sanción. Y, además, según la ley (que, ojo, no la he escrito yo), no se puede prestar el dinero sin interés, tiene que llevar un interés que no esté ni por encima, ni por debajo de mercado, según me advirtieron un montón de asesores fiscales cuando les entrevisté con motivo de la modificación de la ley que regula las operaciones vinculadas.

¿Qué quiere decir que tiene que haber un documento de por medio? Que conviene reflejar en escritura un préstamo o al menos en contrato privado y hacerlo público en la oficina liquidadora de la comunidad correspondiente (que, por si no lo sabías, es gratis).

¿Y si te lo presta un amigo? ¿También hay que escribir un documento, llevarlo al notario y cobrar intereses? ¿Aunque un amigo te preste 500 euros? Sí.

Para confirmar todo esto y ver que no ha cambiado desde que se modificó la ley, hace dos años, le escribí a un asesor fiscal, que me respondió esto:

“La única diferencia es que el préstamo con un amigo seguramente lo pongas a precio de mercado y el de un familiar no, pero es una operación vinculada y si te pilla Hacienda, te lo pueden valorar a lo que sería precio de mercado y si no lo has hecho, pues, entonces, sanción. Además, cuando sea operación vinculada habrá que documentarla, pues no hacerlo conlleva sanción”.

Vamos, que tenía razón. Este asesor añadía:

“Un préstamo de padre a hijo para empezar una empresa no suele ser muy grande, por tanto no hay que documentarla como operación vinculada”.

¿Cuánto es no-muy-grande? Unos asesores fiscales hablan de 6.000 euros y otros hablan de hacerlo a partir de 100.000 euros… Yo, que soy un cagueta, que quieres que te diga: hasta por 100 euros lo haría, lo que supongo que no es una buena decisión fiscal.

Yo ya te he enviado la postal, querido Alfred.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario