11/noviembre/2013

¿Que por qué le interesa al Gobierno apoyarte para que te hagas emprendedor?

Single

El otro día, cenando con unos conocidos -que no amigos, que diría mi compañero Javier-, salió el tema de que a España sólo la sacan de la crisis los emprendedores. Y, uy, como que se lió parda. Uno de los comensales decía que sí, que ese era el futuro; yo le decía que no es así de fácil, que no todo el mundo tiene madera de emprendedor, que el autoempleo tiene mucho peligro, que hay que tener cuidado con los planes B; él, que si tú a mi eso no me lo dices en la calle; que si salimos a la calle; que si hacía frío; que si nos volvimos a subir a por unas bufandas; que si nuestras mujeres nos pidieron que activáramos al telefonillo para poder seguir la riña callejera desde casa; que si seguimos discutiendo; que si varios gatos se pusieron a maullar; que si; que no; que si alguien llamó a la Policía Municipal; que si ya esposados como en Irma la dulce, la mujer de mi rival va y me grita desde el balcón: ‘Demagogooooo’.

El caso es que después de tanto discutir, y aprovechando que lo de la Policía Municipal me lo he inventado, esta mañana se me ocurrió buscar algunos datos ahora que eso del periodismo de datos está tan de moda, para ver si podía llegar a alguna conclusión más fundada echando algunas cuentas. Todo esto desde lo tranquilito y calentito que se está en la Redacción y tratando de no fallarle, en la medida de lo posible, al bueno de Darrell Huff, y teniendo en cuenta que ni soy economista, ni lo pretendo.

Y buscando, buscando, encontré algunos datos con los que poder echar cuentas.

Supongamos que, por tomar una referencia, en una red de viveros de una comunidad autónoma, como, no sé, Madrid, se crearan 230 empresas al año (ojo, dentro de una red de viveros de apoyo público). Y supongamos también que se crearan 550 empleos. No está mal. Cada empresa crea dos empleos, que curiosamente son los dos fundadores. En algún caso son tres, pero sólo para alterar las estadísticas y por aquello de que no todo el mundo entiende de C++. Supongamos que en un año, esas empresas fueran capaces de facturar entre todas 16.790.644 euros.

Imaginemos ahora que el gasto de esta misma red de viveros ascendiera ese mismo año ascendiera a 2.126.523 euros. Y supongamos también que los ingresos de la Administración pública responsable de esos viveros, ascendieran, a precios públicos -a precios de mercado- a 397.604 euros.

El 31,4% se va en impuestos

La fotografía no quedaría completa si no le añadiéramos lo que ingresa la Administración Pública que gestiona los tributos: Impuesto de Sociedades, IRPF de empresarios autónomos (2,6%), Seguridad Social (7,8%), e IVA (21%). Esto viene a representar que el 31,4% de la facturación se va en impuestos. Yo echo cuentas y me da: 5.272.262,216 euros.

O sea que para un gasto de 2.126.523, se consiguen unos ingresos de 5,2 millones de euros vía impuestos, más la menudencia de los 397.604 euros de los gastos de apoyo real.

Las cuentas salen.

Cada desempleado cuesta 19.991 euros, según un reciente estudio

Pero la fotografía no queda del todo clara si no le sumas cuánto dinero se ahorra la Administración pública al convertirse un desempleado en emprendedor. Está claro que no todo el mundo emprende desde el desempleo, pero si esos 550 empleos vinieran del desempleo, y si supusiéramos que cada desempleado le costara al Gobierno 19.991 euros, se ahorraría 10.995.050 euros. Casi, casi, para que te hagas una idea, del mismo presupuesto, 13,8 millones de euros que se destinó a la promoción de la candidatura de Madrid 2020.

De todas formas, ahora que lo pienso, este dato habría que tomarlo con pinzas porque la Administración permite la capitalización del paro para emprender. Al menos un 14,8% de los desempleados opta por la capitalización del paro para montar un negocio. Si aplicamos ese porcentaje a los 550 seres humanos que emprendieron, nos encontraríamos con que 81 capitalizaron el paro. O sea que 418, no. O sea que el ahorro sería de 8.356.238 euros.

Pero claro, pensando, pensando… la Administración se ahorra dinero si la empresa sobrevive más de dos años. Se supone que el 56% de las empresas que se ponen en marcha en España, según el INE, no superan los primeros tres años de vida.

Estos datos, además, sólo tienen en cuenta a un emprendedor que pase por un vivero. Si no pasa por un vivero, la parte de inversión del Gobierno, salvo la capitalización del desempleo, no existe. Pero bueno, algo es algo.

¿Y qué pasa con el emprendedor? ¿Le salen las cuentas?

Si tomásemos todas estas cifras, y cogiéramos la facturación de esas 230 empresas, le restáramos lo que se llevan los impuestos y lo que hay que pagar por el apoyo de los viveros y lo dividiéramos entre el número de empleados y luego entre catorce pagas, tendríamos un salario medio de 1.444 euros al mes brutos. Pero, ups, eso sería si esas pymes no tuvieran absolutamente ningún gasto -vamos, que no tuvieran ningún proveedor, ni ningún gasto comercial…–, si no hubiera contratos laborales de por medio y todos fueran socios, si absolutamente todos esos 550 seres humanos cobraran lo mismo y si no invirtieran nada en el negocio, y si el reparto de la facturación fuera equitativo entre todas las empresas. Vamos, situaciones todas ellas poco habituales.

Mi gran duda es si esos emprendedores que apoya el Gobierno ganan suficiente dinero como para poder consumir luego productos y servicios, que al final es lo que hace que tire una economía capitalista hacia adelante.

Conclusión: la próxima vez que surja este tema en una cena, yo suelto todos estos datos, los dejo ahí para que maceren y me lo pienso antes de bajarme a la calle a pelearme. Que ya ha empezado a hacer frío por la noche.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Rafael Galán

11 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Antonio Portillo  |  12 de noviembre de 2013 a las 22:30

    Enhorabuena por la reflexión. Me ha parecido una excelente concepción de las referencias que has ido tomando. Aún así, veremos día a día como multitud de personas se lanzan al vacío sin tan siquiera saber lo que es un plan de empresa y su utilidad para evitar dejarse arrastrar por el furor y la perversiñon de los hilos que como marionetas intentan movernos día a día.

    Un cordial saludo

  • 2. Fausi  |  13 de noviembre de 2013 a las 12:15

    Interesante reflexión. ¿Y cuál sería la alternativa a emprender?

  • 3. milo  |  14 de noviembre de 2013 a las 9:59

    Si, pero obvias que para poder salir adelante hay que pagar los menores impuestos posibles y trabajar en negro o solo darse de alta cuando es necesario. Está claro que esto va contra la captación de impuestos que se deben utilizar para mantener servicios básicos e infraestructuras, pero, como no se utilizan para eso si no para alimentar el reparto paretiano, pues en b lo máximo posible.

  • 4. Rafael Galán  |  18 de noviembre de 2013 a las 10:40

    ¿Alternativas a emprender? La mejor respuesta a esta pregunta me la dio la esposa de un compañero de trabajo (esta vez en una conversación real, sin Policía Municipal de mentira de por medio): cuando no hay trabajo, el autoempleo es la única opción. No podría estar más de acuerdo con ella.

    Cuando no tienes trabajo está claro que, ahora mismo, no hay otra opción. Ahí, lo mejor es montar un negocio de algo de lo que entiendas, tener los menores gastos fijos posibles (olvidaros de oficinas hasta que os vaya bien), y sí, como dice Milo, empezad a buscar clientes antes de capitalizar el paro y facturad antes de plantearos montar una sociedad (cuando ya llevéis 100.000 euros, hablamos de dejar de ser sólo autónomos).

    Cuando estás mal en el trabajo, porque no estás a gusto, ahí depende de la persona, depende de lo que cobre y depende, creo, de lo que se considere como estar a gusto. Si es porque te hacen mobbing, si es porque matan tu creatividad, si es porque estás haciendo algo que no te gusta… ufff, ahí entran en juego un montón de consideraciones en las que no entro.

    Estos artículos de opinión sólo van en contra de la moda de emprender, no en contra de emprender.

  • 5. Beatriz Romero  |  18 de noviembre de 2013 a las 11:27

    Emprender efectivamente esta de moda.
    Pero en realidad es solo para disfrazar lo inocultable, la grotesca tasa de paro que sacude a la sociedad española.
    Si estas en paro, emprendes o mejor dicho te autoempleas que para mi, es lo mismo. Estas generado un ingreso para ti mismo por ti mismo y si la cosa va bien, luego puedes pensar en que te ayude alguien.
    Las cosas “legales” efectivamente son secundarias cuando tus clientes escasean o tienen tan poco presupuesto para ti que… bueno la cosa es, emprender no es una moda, es una actitud y una forma de ser, y el autoempleo disfraza mucho los número y las palabras.
    Ah! y yo soy proemprendimiento.
    Saludos!

  • 6. Pulseras de Plata - El Rincón de Mis Alhajas  |  21 de noviembre de 2013 a las 14:31

    Muy interesante la reflexión… coincido en parte con Beatriz Romero. El emprendimiento es en muchos casos la única alternativa que nos podemos plantear muchos de nosotros. Quizá no pensamos en hacernos de oro con un pequeño negocio, simplemente en sobrevivir… que no es poco.
    Saludos.
    Verónica

  • 7. María Montoya  |  23 de noviembre de 2013 a las 15:15

    Me gusto el hilo de comentarios y me quedo con el hecho de que emprender es una actitud, una forma de ser, lo cual permite a las personas emprender y emprender muchos negocios ( siempre están ideando algo para ganar dinero o para aprender más) hasta atinarle a uno que realmente le funcioné, van aprendiendo a que necesitan saber más sobre plan de negocio y formas de mantenerse con utilidades. No todos tenemos esa actitud y forma de ser. La pregunta es.. ¿Que condiciones de vida se requieren para formar esa actitud? (puede ser por el hecho de estar desempleado, pero no es suficiente) , (puede ser porque estudia en una carrera de negocios, pero tampoco es sufíciente)

  • 8. Asesoría Alicante  |  26 de noviembre de 2013 a las 10:10

    Desde nuestra asesoría te damos la enhorabuena por la reflexión y nos alegramos de que el pacifismo reinara en la reunión con tus compañeros y no llegara la sangre al río. Si es cierto que la administración apoya a estos emprendedores por lo que a ellos le va a reportar que surjan más proyectos de esta índole. Con la cantidad de datos que has expuesto se explica perfectamente que el boom de emprendedores actual disfraza muchas veces la cantidad de paro que existe. Nosotros pensamos que aunque exista una moda emprendedora, ésto tiene que ser una actitud y una forma de vida en la que apuestas por tus proyectos e ideas. Un saludo.

  • 9. Jesús  |  13 de febrero de 2014 a las 19:03

    He comenzado a trabajar con 13 años, he dedicado mi vida laboral, a profesionalizarme en mi sector, con 25 años monté mi primera empresa, la tuve funcionando durante siete años, al cabo de ese tiempo, había que innovar, industrializarse, converger con Europa, y toda esa letanía. Cerré la empresa pequeña, con seis trabajadores, y me embarqué en una de mayor tamaño, no por lo que decían los que nos gobernaban, sino, por la gran demanda que tenía mi trabajo. Me metí a una inversión de 2.000.000 € en el año 2006, la puse a funcionar, con los seis trabajadores de la anterior, creciendo hasta disponer de 54 trabajadores, y cuando acabé de realizar toda la inversión, y antes de que tuviese tiempo a consolidar lo que es una empresa, desde la banca, desde el Gobierno, me dijeron, CRISIS, y en el año 2010 me he visto abocado al cierre, con todo lo que eso conlleva.
    Actualmente, y después de buscar a que dedicarme, a no perder la cabeza mientras tanto, he documentado un Plan de Empresa completo, he iniciado todos los trámites y me encuentro emprendiendo nuevamente en un sector completamente nuevo.
    Desde mi humilde opinión, hay gente que emprende por su forma de ser, otra por necesidad, otra por aventura, otra por probar y luego hay otros que lo hacen por empeño personal, por coherencia consigo mismo, y en definitiva, etc,. Cada uno de los emprendedores tiene sus motivos para hacerlo, y ni unos son malos ni los otros son peores, lo que si que no es de recibo, es que te dediques toda la vida a emprender, que lo consigas, que inviertas en ello, un montón de esfuerzo, dinero, dolores de cabeza, y todo eso, y que debido a una mala gestión, de los que nos gestionan o nos gestionaban, incluidos los que controlan la economía de este país, “Banco de España”, que te tiren al trate con todo ese esfuerzo, y luego te vendan que para emprender hay que hacerlo con ilusión, cuando lo primero que hacen es quitártela, vía pago de impuestos, vía declive de sectores, vía lo que ellos quieran, arrastrándote sin remordimiento alguno.
    Yo sigo emprendiendo. Lo necesito por mi forma de ser, y lo necesito, por necesidad.

  • 10. monica  |  22 de mayo de 2014 a las 18:02

    Buen razonamiento. Desde hace unos años que he notado el boom de fomentar emprendedores. No entendí el negocio del Estado, Fundaciones en conjunto con bancos e Incubadoras, que por arte de magia se transformaron en “altruistas”…. ¿Hasta los bancos y multinacionales? me pregunté, ¿desde cuándo? Me gustaría saberlo de forma más macro. Lo noto que existe en EEUU, toda LATAM y España.
    Saludos a tod@s!!

  • 11. frikinternet  |  6 de marzo de 2015 a las 21:38

    Ahora dan muchas ayudas a emprendedores, hay muchos viveros de empresas y en los institutos se fomenta el emprendizaje, yo creo, mas que nada, que es porque saben que las empresas existentes ya no dan mas de si para seguir contratando.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


2 − = uno

Siga los comentarios en RSS