27/enero/2014

Emprender cuesta dinero

Suelo-resbaladizo

Confieso que, a veces, cuando escribo un reportaje en la revista (y llevo haciéndolo desde el año 2000) tengo la sensación de estar en un bucle. A primera vista, pienso: “Si esto ya lo he contado muchas veces”. Luego, desde la reflexión que da la lectura y la edición del texto me doy cuenta de que hay cosas que no bastan con contarlas cien veces o mil… hay conceptos, ideas, estrategias, consejos, recomendaciones… que habría que repetirlas hasta la extenuación.

Y eso me ha pasado, una vez más, escribiendo el dossier del nº 197, que estará en la calle en el mes de febrero. El reportaje se titula ‘Negocios (casi) sin inversión’. Y nos hemos permitido las licencia de poner entre paréntesis el ‘casi’, porque estaríamos mintiendo y engañando si afirmáramos que se puede emprender con cero euros.

Si alguien te lo dice, no te lo creas. Por poder, se puede, como todo en la vida. Pero serías un inconsciente si emprendieras con cero euros. Y ya se sabe que el mundo está lleno de inconscientes. Incluso, en el hipotético caso de que sólo invirtieras horas de esfuerzo y dedicación en el diseño de tu proyecto, eso ya se podría considerar como un coste, de horas, que trasladadas a términos financieros podría equivaler a lo que se conoce como coste de oportunidad, que, a grandes rasgos y de una manera coloquial, sería aquello que dejarías de ingresar si te dedicaras a otra cosa que te diera un cierto rendimiento.

Y con esto, los periodistas y los profesionales que tienen alguna relación con el mundo de la empresa, tienen (tenemos) la obligación moral de repetirlo las veces que haga falta, aunque caigamos en el ‘cansinismo’ más absoluto. Pero no sólo esto, sino muchos consejos e ideas más.

Por ejemplo, si después de calcular tus necesidades financieras, no cuentas con el dinero suficiente para emprender o no tienes las fuentes necesarias para conseguir ese dinero, es mejor que no emprendas. Y esto, que ataca directamente a la visión idealizada, generalizada y engañosa de que ‘emprendas a toda costa’, me permite dormir más tranquilamente todas las noches. Porque decir lo contrario (‘emprende, aunque no tengas pasta’), es engañar.

Y cuando me refiero a ‘necesidades financieras’, no sólo hay que calcular cuánto dinero necesitarás para lanzarte, sino también cuánto dinero necesitarás cada mes, una vez que hayas abierto tu negocio. Y en eso, influye contar o no con un colchón de tesorería, que muchos ignoran, olvidan y/o eliminan de sus cálculos. Y las cosas te pueden salir bien o, sobre todo, mal. Y eso es lo que le pasa a muchos, que anteponen sus ganas e ilusión por emprender, porque tienen ese gusanillo, ese ‘no-se-qué’, que cada vez que cierran los ojos se ven dirigiendo su propia empresa, a la realidad de los números… que sí, que emprender es hacer números, muchos, y hacer muchas cuentas, y muchas previsiones, y planificaciones, y ‘pongo aquí y quito allá’, ‘que ese me paga o no me paga’, ‘que ahora no vendo y mañana tampoco’, ‘que ahora me sale un competidor’, ‘que ahora me…’. Esa es la realidad de los emprendedores y no otra. Que cada día que un negocio está abierto, está expuesto a todo tipo de problemas; unos previstos y otros imprevistos y si en esa andadura no tenemos los deberes hechos, mal acabará la cosa. Y frente a esa situación, el colchón de tesorería, entre otras muchas cosas básicas, es fundamental, vital, necesario para que un negocio subsista, tanto como el aire que respiramos.

Más cosas: cuando se emprende con poco dinero –recuerda, dinero siempre necesitarás: ¿cuánto? depende de la actividad– debes ajustar tus costes fijos al máximo. Cuantos menos tengas, mejor. Siempre habrá unos costes ‘obligatorios’, independientemente de la actividad a la que te dediques: gastos administrativos, si eres autónomo o sociedad mercantil; el IVA de tus inversiones y el trimestral como autónomo, que aunque luego lo recuperes, primero tienes que adelantarlo; los seguros (una partida que se suele olvidar, pero que es muy recomendable tener en cuenta).

Y luego habría otros costes superfluos, que se pueden evitar o minimizar, según a lo que te dediques. Hay dos partidas que incrementan en exceso los costes. Una es el local. Si te ves ‘obligado’ a que tu negocio cuente con local, piensa que tendrás que tener en cuenta cosas como (no en todos los casos, pero sí en muchos): la obra, el proyecto de obra, los permisos y licencias, los seguros, el alquiler, las fianzas del alquiler, los avales, el stock inicial y el permanente, los productos y equipos necesarios de decoración del local, los gastos relativos a electricidad, agua, gas, telecomunicaciones, etc.

Y la otra partida que incrementa los costes es si tienes trabajadores a tu cargo: sueldos, seguros, etc. Por eso cuando escucho a propios y extraños que ‘los emprendedores crean empleo’ se me nubla la vista, porque las leyes laborales, fiscales y contables actuales no están hechas para ayudar a los emprendedores a que contraten a nadie. Y no es porque no quieran, sino porque no pueden. Porque hacerlo es un suicidio.

Otra partida que se debe tener en cuenta: ponerse un sueldo. Sobre este tema hay voces a favor y en contra. He tenido –y tengo– la suerte de hablar con muchos y diferentes expertos y la inmensa mayoría recomienda ‘ponerse un sueldo’. Estoy tan convencido de eso, que si yo emprendiera, me lo pondría. Otra cosa es la cantidad y la condiciones del contrato, pero eso ya lo analizaría con mi asesor. ¿Y por qué es recomendable ponerse un sueldo? Porque el sueldo se imputa como un gasto y como tal te lo puedes –tu empresa– desgravar. Si no te pusieras un sueldo, todo lo que genere tu negocio se considera un beneficio, por el que pagarás mayores retenciones.

Y una última cosa –el resto, te animo a que leas el dossier–: Es recomendable contar con un asesor. Dos matizaciones al respecto. La primera: que tengas un asesor no significa que le dejes hacer libremente. Es importante que, aunque el asesor tenga libertad de movimiento, tu te preocupes de estar al día de todo lo que acontece en el plano financiero y fiscal de tu negocio. Así evitarás sorpresas de retrasos en los cobros y pagos, de descubiertos, de aplazamientos de deuda, de…

Y otra matización: ¡Ojo! Con qué asesor contratas. Y esto no es un ataque a ese colectivo, sólo una recomendación: tu asesor –independientemente del número de clientes que lleve– debe actuar contigo como si fueras su único cliente y no sólo debe actuar cuando tu le requieres sino cuando vea que algo relacionado con tu negocio es mejorable. Y conozco muchos casos de emprendedores que cuando se quieren dar cuenta, su asesor les ha metido en un serio problema con Hacienda o con la Seguridad Social; en unos casos, por dejadez; en otros, por descuido, y en otros, por desconocimiento.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Javier Escudero

23 Comentarios Añade un comentario

  • 1. FRANCISCO EMILIO NUÑEZ AMADOR  |  27 de enero de 2014 a las 20:45

    Excelente artículo Javier. En definitiva todo emprendedor debe darse cuenta que aunque no desembolse dinero para un fin específico del negocio que está emprendiendo, con el solo hecho de tener encendido el computador ya está incurriendo en un gasto como es el pago de su servicio de electricidad que una vez que genere ingresos el negocio se convertirá en un costo operativo. Claro está ya estaríamos hablando de poder clasificar dichos costos en fijos y variables y poder separar lo que realmente es del negocio y lo que corresponde al hogar.

  • 2. Yoanella Blanco  |  28 de enero de 2014 a las 18:23

    Yo no estoy muy de acuerdo con este artículo. Es cierto que todo lo que cuenta es cierto pero creo que ahora más que nunca, España necesita de pequeños emprendedores porque es la única forma de que mucha gente pueda volver al mundo laboral.
    Está claro que el dinero no sale de la nada y cada iniciativa necesita financiación pero si solo por el hecho de no tener dinero no te lanzas, puedes perder grandes oportunidades.
    Hay ideas muy buenas y se puede tener nada de dinero pero una gran estrategia y un mercado en el que seas muy bueno asumiendo poco o nada de riesgo, el éxito puede estar a la vuelta de la esquina.

    Por otra parte echo de menos, como en muchísimos artículos, una salida positiva o alguna aportación por parte del escrito que de un poquito de luz a todos los que desean emprender.

  • 3. Javier Escudero  |  29 de enero de 2014 a las 10:17

    Gracias por vuestros comentarios. Estoy contigo Yoanella que “España necesita de pequeños emprendedores”, pero no es una iniciativa que se necesite sólo ahora, sino que emprender debería ser una salida utilizada en cualquier momento. Podríamos ‘discutir’ largo y tendido si se necesita dinero para emprender y cuánto. Llevamos desde 1997 hablando de emprendedores en la revista y hemos sacado a cientos y cientos de ellos y los hay que han necesitado 3.000 euros (medio millón de las antiguas pesetas) y otros varios miles más para dar el salto. Y a unos les ha ido mejor que a otros. Y creo que no sería ético de nuestra parte (por lo menos, yo) no advertirles que emprender no es fácil, que sí, que es idílico, pero que también es muy triste que, por una mala planificación financiera inicial, consigan que sus negocios mueran antes, incluso, de nacer. Y de esos hemos conocido muchos en la revista. ¿Y contar cosas positivas? Llevamos 17 años escribiendo sobre emprendedores y hemos contado y contamos cosas muy positivas de ellos y para ellos, pero también sobre los peligros y los riesgos, que son muchos. No me considero pesimista, pero tampoco optimista. Prefiero ser realista. Y cuando una persona cuenta con muy pocos recursos económicos, con los que tiene que mantener a su familia, es evidente que emprender le puede ayudar a mejorar su situación, pero ‘emprender mal’ le llevará a perder lo poco que tiene. Por eso, lo que recomiendo (y recomiendan los expertos) es que cuando el análisis previo no se ha hecho o se ha hecho mal, lo mejor es esperar hasta tenerlo todo muy bien atado.

  • 4. Rotulowcost  |  29 de enero de 2014 a las 21:34

    Son muchas las personas que saben desarrollar perfectamente su trabajo, con ideas originales, pero que carecen de conocimientos de empresa. El problema viene en algunos casos en los que el producto o el servicio es bueno, pero el enfoque para rentabilizarlo no. Por regla general las previsiones de gastos siempre se quedan cortas, y para despegar hace falta un colchón que nos permita desarrollar el proyecto con total garantía.

  • 5. Yoanella Blanco  |  4 de febrero de 2014 a las 19:38

    Gracias, Javier Escudero, por contestarme. Yo creo que sobre todo lo que le falla a muchos emprendedores e incluso empresarios ya consolidados en España es la falta de estrategia y ofrecer un producto o servicio diferenciado basado en la necesidad del cliente.
    Totalmente de acuerdo en que cuando emprendes no puedes contar con ello como ingreso principal, y tienes que hacer una previsión más bien a la baja y además tener en cuenta contingencias u otros gastos no previstos.

  • 6. Nélida Carracelas Nieto  |  4 de febrero de 2014 a las 20:14

    Interesante artículo, suscribo todo lo dicho en él, ya que muchas veces no se es lo suficientemente cauto a la hora de poner en marcha un proyecto…lo que me ha dejado un poco descolocada es el tema del sueldo… cuando se es autónoma en estimación directa y sujeta a retención se puede? Siempre escuché que no, por lo menos en mi caso mi asesor así me lo ha dicho, es algo que siempre me ha parecido completamente subrealista, pero es que a lo mejor mi asesor es de esos que comenta el artículo, de los que no se enteran… saludos a tod@s

  • 7. Lolo  |  6 de febrero de 2014 a las 1:28

    Interesante información en este artículo me parece que la falta de estrategias es un punto mortal para cualquier negocio.

  • 8. Miguel Ceballos  |  10 de febrero de 2014 a las 0:10

    Asi es. Mucho o poco, emprender cuesta dinero o de otros recursos que cuestan dinero, sea uno que lo invierta o sea otro.

    En verdad me cuido mucho de esas ofertas mágicas de negocios sin inversión, ya que por lo general hay un truco jeje.

    Muy buen artículo

  • 9. Javier Escudero  |  10 de febrero de 2014 a las 9:25

    Hola Nélida, disculpa que no haya contestado antes a tu duda: ‘¿Me puedo poner un sueldo, cuando se es autónoma en estimación directa y sujeta a retención?’
    Y como no quiero pecar de ‘listo’, le he preguntado a un experto en el tema (José María Casero, de http://www.sherpafinanciero.com) que me dice lo siguiente:
    “Efectivamente, los empresarios individuales no tienen nómina. Viven del rendimiento neto obtenido de su actividad empresarial que se calcula con los modelos presentados trimestralmente (modelo 130) y se regulariza cuando se presenta la declaración de la renta. Su ‘nómina’ será el resultado de dividir por doce el rendimiento neto declarado en el modelo 130 presentado en el 4º trimestre, ya que se trata de un modelo acumulado, y este último recoge el beneficio de todo el año. Pero esto es el cumplimiento fiscal de las obligaciones. Si el emprendedor o el empresario hace unas previsiones y se marca unos objetivos de lo que quiere hacer durante el año, yo sí recomiendo que incluya una nómina en ese plan de negocio o plan de viabilidad o plan estratégico anual. La razón es que le servirá para considerarlo como un gasto, para tener claro lo mínimo que se tiene que ‘llevar a casa’ y trabajar para conseguir pagar los gastos habituales que pueda tener y también esa nomina o ‘ingreso familiar’. Cuando haga la contabilidad y presente los impuestos, verá cómo le ha ido el negocio durante ese trimestre y año: si está por encima de lo presupuestado, tiene beneficios, y será, digamos, su paga extra por beneficios. Si está por debajo de la cifra que ha marcado, es que no ha llegado a ella, obviamente, y significa que tiene pérdidas y que tiene que analizar las razones. El motivo de hacer este planteamiento es también psicológico, motivacional. Tienes que tener el compromiso contigo mismo de tener una nomina que aportar a tu persona o a tu familia. Ese compromiso te da fuerzas para luchar y pelear mucho más al ser consciente de que esa necesidad existe. Resumiendo: la lectora (y su asesor) tienen razón. No hay nómina como tal que declarar ni que justificar. Pero es importante consignar ese importe en el plan de negocio para tener claro el importe que vale su trabajo y que tiene que aportar a su casa y/o familia”.

  • 10. Myrna Vazquez  |  10 de febrero de 2014 a las 18:01

    Hola Javier excelente articulo, me ha gustado porque abordas muchas áreas, y das buenas ideas.

    Javier porque en las ideas de Negocios e innovación, entiendase por innovación estar abiertos a que las áreas de negocios son muy amplias hoy en día y no se promueven y desarrollan para que muchas personas se beneficien de ellas., Crees que sería bueno hacer un articulo sobre el Network Marketing? algo claro, y con contenido real sobre la alternativa que puede ser estos tiempos.

    Un Sincero Saludo javier y muchos exitos.

    Gracias por agregar valor.

    https://sites.google.com/site/parcialocompleto/

  • 11. Agustin Ferrer  |  11 de febrero de 2014 a las 4:48

    Muy buen articulo, te aconsejo a trabajar desde casa.. a mi me va muy muy bien :D, en mi perfil explico cómo.

  • 12. David Aguado  |  19 de febrero de 2014 a las 11:10

    Coincido con el resto de los comentarios un articulo muy interesante. Si me permiten una aportación por si les sirve de ayuda, recientemente he escrito un pequeño EBook que trata sobre el tema de reducir costos para pequeñas empresas y emprendedores. Es gratuito así que se lo pueden descargar sin problema. Les dejo el enlace, espero les de ideas. Saludos.
    http://www.labconsultores.com/ebook

  • 13. Fernando Bárcena  |  20 de marzo de 2014 a las 21:21

    Buen artículo. Estoy de acuerdo en casi todo, pero creo que no es necesario tanto dinero para emprender hoy en día con las nueves tecnologías. Una cosa es montar una fábrica y otra ofrecer tus servicios o comercializar algún producto. Yo soy Ingeniero I. He trabajado en empresa familiar y actualmente además de mi profesión liberal, estoy emprendiendo un negocio por internet. Los gastos existen, web, promoción, etc., pero lo que hace falta es tener mentalidad emprendedora, ganas de luchar y conseguir la meta. Casi siempre se llega, es cuestión de constancia. La Universidad no forma emprendedores, en España. tendrían que cambiar muchos profesores y poner ejecutivos. En fin enhorabuena por tu artículo.
    Recibe un cordial saludo

  • 14. Antonio Alcala  |  21 de marzo de 2014 a las 3:09

    Excelente artículo y muy buenos comentarios, puesto que coincido con el comentario vertido por Fernando Bárcena, en el sentido que la universidad no forma emprendedores, sino robots que memorizan las tareas a estudiar. También coincido que hoy en día, las inversiones pueden ser bajas en sectores como la industria de internet, y además te permite equivocarte con un nivel de pérdida muy bajo. Saludos.

  • 15. alex  |  4 de abril de 2014 a las 1:09

    Entonces por lo que cuentas que lo veo bien y necesario, casi mejor diria de montar un negocio o empresa virtual.

  • 16. globalizad.com  |  22 de abril de 2014 a las 19:23

    Los políticos animando a emprender y sacando pecho de aquellos que triunfan como modelo a seguir…pero se les olvida comentar la cantidad de proyectos que acaban muriendo por no contar ni con una mínima financiación inicial.

    Gran artículo y grandes comentarios….

  • 17. carmen  |  18 de mayo de 2014 a las 22:43

    Gracias por la informacion. Yo recien comienzo a emprender y ahora comprendo que debo tener calma y aprender lo mas que pueda sobre mi futuro negocio.
    Saludos desde Lima, Peru.

  • 18. elvira sarrias  |  27 de mayo de 2014 a las 12:50

    Excelente articulo Javier , está claro que se necesita y dinero y como decía una compañera más arriba , claro que España necesita emprendedores , pero no todos los emprendedores son iguales o del mismo tipo , dejo un link que me pareció muy interesante y además trata el mismo tema

    http://www.websa100.com/blog/portfolio-items/perfil-del-emprendedor-en-espana-en-una-infografia-animada/

  • 19. mayra-capacitación empresarial  |  30 de julio de 2014 a las 19:56

    De acuerdo ser emprendedor no es sencillo, hay que prepararse para serlo, no es suficiente con tener una buena idea hay que buscar la forma de hacerla exitosa, si queremos tener éxito debemos pensar en los procesos que involucran el éxito de esa idea. Me gusto mucho el blog, felicidades!

  • 20. Hugo- fumigaciones Guadalajara  |  30 de julio de 2014 a las 20:04

    Excelente, gracias, tome algunas notas para aplicarlo en mi proyecto personal.

  • 21. Mercedes Medina  |  5 de diciembre de 2014 a las 12:16

    Buen artículo y muy acertado.
    Yo emprendí hace 8 años, para cumplir un sueño, hace dos meses tuve que cerrar, como tantos, me he que dado he quedado con deudas que no se como voy a pagar y si siquiera tengo derecho a paro, despues de pagar el complemento que me dijeron que me daría derecho a el. La letra pequeña dice que tenía que haber declarado un 30 % de pérdidas el último año o 20 los dos ultimos.
    Ahora todos desaparecen, aguanté 3 años de pérdidas porque decían que esta situación iba a cambiar, no declaré todas las pérdidas porque nunca pensé cerrar mi negocio y con pérdidas ni te miran en los bancos y no te giran los proveedores, pero no cambia, después de 30 años cotizando, ahora no tengo derecho a nada y todos se sacuden las manos.
    Estoy indignada.
    Emprender para mi fué un gran tropiezo.

  • 22. daniel-Conferencias para empresas  |  24 de agosto de 2015 a las 22:49

    Hola muy buen día, me agrado mucho la información que se redacta en el articulo y sobre todo con los aspectos que podríamos destacar día a día, todas las cosas que tengan valor nunca serán sencillas de realizar y para ello es por ello que cuando dicen que si tenemos algún sueño tratemos a toda costa de conseguirlo, muchas gracias por la valiosa información buen día.

  • 23. vibradores  |  27 de febrero de 2016 a las 22:20

    Si cuesta dinero, solo empezar tienes que poner 3000€

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


+ uno = 7

Siga los comentarios en RSS