21/julio/2014

A propósito de Gowex

Gowex

Es muy nuestro. Muy de aquí. En eso no nos gana ningún otro país. El famoso ‘a toro pasao’ es muy typical spanish… ‘A toro pasao’ todo el mundo (o casi) sabía que ‘lo de Gowex’ no era trigo limpio.

Repasando estos días diferentes medios de comunicación, abundan los analistas que presumen de que su olfato ya les había alertado hacía tiempo de ‘lo de Gowex’. Y lo dicen así, ‘lo de Gowex’, como los que escriben los horóscopos, que dicen cosas pero sin decir nada.

Pues yo debo ser de los pocos que ni se imaginaba una cosa parecida (¡vamos, que me la han dado doblada!), porque a mi Gowex siempre me ha parecido un negocio muy interesante y me lo sigue pareciendo. Una empresa que fue capaz de abrirse un hueco en el mercado más competitivo del mundo, Estados Unidos, y hablar de tu a tu a grandes multinacionales.

Mi primera reacción al Informe Gotham fue el de negar la mayor –inocencia la mía–. Mis comentarios fueron del estilo de: ‘Estos (por Gotham City Research) lo están haciendo porque Gowex se ha hecho con el mercado de EEUU y seguro que algún competidor de allí está dolido y quiere echar mierda sobre ellos‘. Tal cual. Pero estaba equivocado; yo y cientos como yo que habían alentado y alabado las ¿virtudes? del fundador de Gowex. Decir lo contrario o negarlo sería una mentira tan grande como la que ha mantenido durante tantos años el fundador de Gowex.

Reconozco que me ha sorprendido la rapidez con la que el fundador de Gowex ha admitido su culpa y ha exonerado al resto de directivos de la compañía. Los ‘entendidos’ dicen que se debe a su estrategia de defensa para no ser extraditado a EEUU, donde la Justicia no se anda con preámbulos, y para conseguir una reducción de condena, llegado el caso, pero –insisto– me sorprende la premura y la autoinculpación. Ya me gustaría que otros en su caso le imitaran.

En cualquier caso, no seré yo quien entre a valorar si hubo o no delito en el comportamiento de este directivo –y otros de la compañía–. Ni tengo todos los datos ni poseo los conocimientos necesarios para entender y explicar operaciones financieras de guante blanco. Ese papel le toca a la Justicia.

Pero sí me mojaré en valorar otros aspectos relacionados con este caso:

1. No creo que el fundador de Gowex sea el único culpable (si es que así lo decide un juez) de esta gran mentira. ¿Cómo puede el presidente de una compañía ocultar y/o falsear durante tantos años la situación real de su organización sin que nadie más de la empresa, con cargos de responsabilidad, lo supiera? En su defensa, el fundador de Gowex dice que, “por la forma en que venía dirigiendo la empresa, y debido a la fe en mi proyecto y liderazgo, nunca justificaba ni explicaba a ningún miembro de mi equipo las decisiones que iba tomando”. Poco creíble esta afirmación. ¿Cómo eran las reuniones del consejo de administración? O ¿cómo no eran? Porque si ‘nunca justificaba ni explicaba nada‘ ¿qué era? ¿un ordeno y mando? Me cuesta creer que nunca diera explicaciones o, al menos, que no se las pidiera nadie.

2. No me convence tampoco el argumento del fundador de Gowex de que “mi objetivo era que, a pesar de que esa realidad subyacente no se correspondía con la realidad reflejada formalmente [es decir, las cuentas desde la salida a Bolsa no respondían a la realidad], con el crecimiento del negocio acabarían convergiendo en el medio plazo. A mi juicio, la empresa tenía un altísimo potencial, pero para poder acometer el coste del crecimiento era necesaria una mayor financiación en cada ejercicio”. Sí estoy de acuerdo en que la compañía –o mejor dicho, su negocio– tenía un ‘gran potencial’, pero no en que ‘para poder acometer el coste del crecimiento era necesaria una mayor financiación en cada ejercicio‘. No obstante, reconozco que muchas empresas, debido a las condiciones de sus respectivos mercados, necesitan o se ven ‘obligadas’ a disponer de mucha financiación para inversiones y para cubrir grandes plazos entre sus cobros y sus pagos. El problema de esto es un endeudamiento galopante que lleva a muchas empresas a morir por asfixia financiera y a otras a mentir. En el segundo caso, les lleva a entrar en una peligrosa rueda de ‘como necesito más dinero para financiarme, pido más dinero y para que me lo den tengo que decir que nuestras cuentas son buenísimas‘. Pero las mentiras siempre tienen un final.

3. Relacionado con el punto anterior, y según ha reconocido el propio fundador de Gowex, las cuentas de la compañía no eran reales. Y si eso es así, ¿qué hacían los auditores del Mercado Alternativo Bursátil, los del Banco de España, los del ICO, los de los bancos que les han prestado créditos, los inversores y hasta el Sursum corda? Dando por hecho que siempre habrá personas que se salten la ley, ¿dónde están los vigilantes de que se cumplan las leyes? ¿Por qué siempre nos sorprende que haya estafadores a los que criticamos y nunca enfocamos nuestras críticas hacia aquellos organismos encargados de vigilar que la ley se cumpla? Lamentablemente, lo de Gowex no es el único caso ni será el último, pero para eso deben cumplir su función los organismos reguladores de que esto no se produzca.

4. La historia demuestra que los mercados financieros –así en genérico–, donde se juega y se apuesta con intangibles como si de un casino fuera, están fuera de la realidad y la lógica humana. Se ha llegado a un punto donde todo vale para conseguir el enriquecimiento de unos pocos a costa del sufrimiento de una gran mayoría (en este caso, los pequeños inversores o los propios trabajadores de Gowex, que son los grandes damnificados). Cambiar esto es muy complicado, porque todo el sistema económico financiero de las mal llamadas sociedades ¿desarrolladas? está montado sobre una brutal especulación, que acapara todos los mercados, desde la alimentación más básica hasta la energía necesarias para la supervivencia. Y hasta de eso, se hace negocio especulador.

5. Y esto no podría acabar sin hacer autocrítica. No sólo se deben tirar balones fuera, culpabilizando a unos y otros. Los medios de comunicación –de los que yo formo parte desde hace unos cuantos años– también han contribuido a alimentar este canto de sirenas, ensalzando, alabando y vanagloriando a personajes de una calidad empresarial como lo que representa el fundador de Gowex. También es culpa nuestra esa falta de rigor a la hora de tratar determinados temas. Nosotros, los medios, también tenemos una responsabilidad. Y de esto último no he leído ni oído mucho estos días.

  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Emprendedores,Javier Escudero

10 Comentarios Añade un comentario

  • 1. http://prestamosrapidosya.net  |  24 de octubre de 2014 a las 16:12

    Es increíble la falta de control del gobierno para con este tipo de empresas, no son capaces de controlar el capital especulativo, lo cual deja en mal sitio al mercado español.

  • 2. mas informacion  |  16 de enero de 2015 a las 18:52

    El gobierno margina a las pymes en este país.

  • 3. www.anadirrecordatorio  |  17 de mayo de 2015 a las 23:59

    Lo de siempre, el gobierno manejando el mercado a su antojo mediante la especulación.

  • 4. bolas chinas  |  26 de febrero de 2016 a las 20:25

    Podía haber funcionado muy bien la idea es muy buena, pero le pudo el dinero a la iniciativa.

  • 5. guernsey green  |  2 de marzo de 2016 a las 22:50

    A cualquiera le hubiera seducido los numero, en cuanto a la idea es muy buena, soporte publicidad conexión a internet, muchos estarían dispuestos pagar ese coste por tener internet.

  • 6. wevibe rave  |  13 de abril de 2016 a las 18:36

    La idea muy buena pero sellevo toda la pasta

  • 7. Emprendedores  |  31 de agosto de 2016 a las 17:05

    Si todo el mundo sabía, ¿Porqué no les han parado? Una falta mas de los responsábles de nuestros país. Lo malo de todo esto, Pymes y Emprendedores que somos serios, pagamos por los pecados de los demás.

  • 8. ypf  |  22 de septiembre de 2016 a las 5:27

    ha idea siempre ha sido buena, desde ya muchos años

  • 9. http://tarotamorgratis.co/  |  17 de octubre de 2016 a las 15:47

    Tanto las PYMES como los proyectos personales, siempre fuimos dejados de lado..no es ninguna novedad

  • 10. desratización  |  24 de octubre de 2016 a las 17:08

    las pymes lo seguimos tenindo crudo

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


8 + dos =

Siga los comentarios en RSS